Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los 172 propietarios presentan el nuevo proyecto de la Budellera

Los técnicos municipales estudian las modificaciones que se han llevado a cabo desde el pasado mes de marzo

Octavi Saumell

Whatsapp
El futuro barrio enlazará la Vall de l’Arrabassada con la zona de Boscos y Cala Romana. Foto:Pere Ferré

El futuro barrio enlazará la Vall de l’Arrabassada con la zona de Boscos y Cala Romana. Foto:Pere Ferré

La Junta de Compensació Provisional de la Budellera ya ha presentado al Ayuntamiento de Tarragona el nuevo proyecto del polémico plan parcial que, a medio plazo, debe enlazar la Vall de l’Arrabassada con Boscos y Cala Romana mediante un nuevo barrio previsto para que allí vivan unas 10.000 personas mediante unas 4.200 viviendas. Según ha podido contrastar el Diari, los 172 dueños de los terrenos registraron el pasado día 10 de agosto el documento a la administración municipal para que el nuevo trabajo sea estudiado por parte de los técnicos. 

El Consistorio dio una prórroga de tres meses a la junta para que cambiara el proyecto inicial

De esta forma, los titulares de solares y viviendas de la zona –que cuenta con una superficie total de 132 hectáreas– presentan el plan con un mes de antelación respecto al límite de plazo que les había otorgado recientemente el Consistorio tarraconense. Inicialmente, la junta de la zona de Llevant debía cambiar el plan antes del pasado 26 de junio, pero la corporación local les concedió una prórroga de tres meses, que finalizaba el próximo 7 de septiembre.  

Suma un 80% de peticiones

La tramitación del plan parcial de la Budellera, que es el de mayor dimensiones previsto en el nuevo Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM), generó una gran polémica meses atrás entre los vecinos de la zona, entidades y los partidos de la oposición, que presentaron un total de 37 alegaciones al plan. De hecho, el pasado mes de enero la  Comissió Territorial d’Urbanisme del Govern también obligó a realizar cambios en el proyecto aprobado hace un año. 

Los propietarios tenían hasta el 7 de septiembre para presentar el nuevo documento

En marzo, el Consistorio comunicó a los propietarios que debían incorporar el 80% de las enmiendas presentadas. Entre las consideraciones que el Consistorio exige a los propietarios está el hecho de que la ejecución del plan parcial se lleve a cabo por fases, tal y como también pedían los técnicos de la Generalitat. Otra de las cuestiones a cambiar es la de la movilidad. Las asociaciones de vecinos de la Vall de l’Arrabassada y Cala Romana han presentado propuestas para evitar que se colapsen sus barrios, una posibilidad que es aceptada por el Consistorio.

También se pide a los propietarios que mejoren el enlace con la autovía A7 y que desaparezca el párking previsto en la Platja Llarga para 500 vehículos. Ese terreno será considerado como zona verde. 

Temas

  • Budellera

Comentarios

Lea También