Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los Xiquets de Tarragona superan el primer reto de la temporada

Los de la camisa rayada organizaron su primera jornada de donación de sangre en el local improvisado de la Plaça del Pou 

NÚRIA RIU

Whatsapp
Un momento de la jornada de donación de sangre en el local de los Xiquets de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Un momento de la jornada de donación de sangre en el local de los Xiquets de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

No tienen un local en el que puedan ensayar en condiciones. Sin embargo, los Xiquets de Tarragona han demostrado que durante las inclemencias, la colla se crece. Lo pusieron de manifiesto el año pasado. En la temporada en la que peor lo tuvieron para ensayar consiguieron meterse en el sexto puesto en el Concurs de Castells de Tarragona, recuperando las mejores sensaciones después de mucho tiempo. 

Ayer, los de la camisa rayada volvían a demostrarlo. En una mañana de fría lluvia, en la que lo que más apetecía era quedarse en casa con el pijama y una manta, esta entidad organizó su primera jornada de donación de sangre y consiguió superar las treinta donaciones. «La estimación previa que hace el Banc de Sang en primeras jornadas de entidades siempre es de quince a veinte personas», explicó la responsable del área de solidaridad de la colla, Inés Solé. 

El «hospital de campaña» se habilitó en la Plaça del Pou, en el antiguo espacio que ocupaban los técnicos de la Oficina de Projectes, dentro del Palau Municipal. Las camillas y mesas de trabajo compartían espacio con los bártulos del colectivo, que en las próximas semanas arrancará de nuevo los ensayos de forma regular. «Es básico que si decimos que los castells tienen unos valores, debemos hacerlos efectivos en el día a día de la entidad», decía Solé. 

Los miembros de la propia colla fueron los protagonistas, aunque estos también sumaron a familiares y a amigos en una jornada en la que, tras su primera edición, los de la calle Santa Anna ya quieren incorporar en su calendario de actividades regulares. «Debemos buscarle un encaje dentro del inicio de la temporada, porque así la gente ya está movilizada y conseguiremos más participación. Pero está claro que el crecimiento de una entidad pasa por cosas como ésta», argumentaba Inés Solé. 

Para animar a la participación estaba prevista la celebración de un vermut, amenizado con música de grallas. No obstante, éste tuvo que suspenderse a causa del mal tiempo. Los Xiquets planificaron que pudiera hacerse a las puertas del ayuntamiento, para que así sirviera como reclamo para la gente que pasara por la Plaça de la Font. El mal tiempo lo impidió y, finalmente, por cuestiones de espacio y sonoridad, se decidió aplazarlo para otra fecha. 

Desde el Banc de Sang, Montse Sanchís destacó la importancia de que entidades como los Xiquets de Tarragona se sumen a una iniciativa que tenía lugar dos días después de cerrarse la campaña #SangFluencer. «Para nosotros es un colectivo muy importante porque mueven a mucha gente, de todas las edades y, sobre todo, porque vemos que los jóvenes están respondiendo y están cogiendo el relevo», decía Montse Sanchís.

Un esfuerzo adicional
Para los de la camisa rayada, la jornada de ayer también fue una oportunidad para reivindicar que «el hecho de no tener un local propio nos supone un handicap muy importante», decía la presidenta, Mireia Mohedano, quien afirmaba que «además de hacer castells, somos una entidad con una actividad social». Fueron desalojados de forma precipitada el año pasado de la calle Santa Anna, cuando se detectó los problemas estructurales del local.

La temporada pasada la prepararon primero en el Recinte Firal y después ya en la Plaça del Pou del Ayuntamiento. Son conscientes de que este año seguirán con esta situación de provisionalidad. «Estar fuera de casa supone un esfuerzo adicional muy importante», decía Mohedano.

Temas

Comentarios

Lea También