Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los hoteleros piden control ante el auge de los apartamentos turísticos

Aunque 'a día de hoy no son un problema', Ayuntamiento y sector crean una mesa de trabajo para poner orden en el asunto
Whatsapp
La oferta de apartamentos turísticos en Tarragona ciudad ha crecido considerablemente en los últimos años. Ahora hay 211 legalizados. Foto: Pere Ferré

La oferta de apartamentos turísticos en Tarragona ciudad ha crecido considerablemente en los últimos años. Ahora hay 211 legalizados. Foto: Pere Ferré

Tarragona se ha puesto manos a la obra para mantener bajo control el incipiente fenómeno de los apartamentos turísticos. El auge de esta modalidad de alojamiento, gracias a la proliferación de páginas web como Airbnb, Wimdu, Only-apartments o Booking que ponen en contacto a propietarios particulares con turistas y que ofrecen una alternativa generalmente más barata al hotel, ha revolucionado el sector a nivel mundial, y Tarragona, aunque con efectos por ahora moderados, no es ninguna excepción.

Por eso, «aunque en la ciudad a día de hoy los apartamentos turísticos no son un problema» y no se detecta «una urgencia» por regularlos como sí sucede en otras localidades como Barcelona, donde la polémica lleva meses siendo ardua, el Ayuntamiento y el sector se han puesto manos a la obra. Fue en la reunión del consejo rector del Patronat Municipal de Turisme de esta misma semana cuando se acordó constituir una mesa de trabajo para tratar específicamente y en profundidad el asunto de los apartamentos.

«Ahora mismo no existe ningún problema, ni es un tema urgente y hay otras prioridades. Pero sí es un tema que nos debe como mínimo ocupar», explica la concejal de Turisme, Begoña Floria, quien reconoce que, en parte, la iniciativa se ha tomado como consecuencia de la petición del sector hotelero.

 

¿Restringirlos a una zona?

«Por ahora, se trata sólo de analizar cuáles son nuestras competencias como ayuntamiento, ir controlando que no haya quejas –que por ahora no las hay–, y decidir de antemano, en este ámbito, si como ciudad queremos decidir y planificar la expansión de este tipo de alojamiento turístico, hasta donde la Ley nos otorgue competencias», reflexiona.

A partir de ahora, el consistorio solicitará a su secretaría un informe detallado de cuáles son sus competencias en este ámbito para saber, si fuera el caso, si por ejemplo tiene potestad para determinar en qué zonas de la ciudad puede haber oferta de este tipo y en cuáles no. «No se trata que de tengamos decidido ceñir los apartamentos a una zona u otra en caso de que sea posible, sino simplemente de conocer exactamente cuáles son las herramientas de las que disponemos para cuando llegue el momento de entrar a regular», aclara la concejal en este sentido.

Floria explica que en la citada reunión del Patronat de Turisme los representantes del sector hotelero reconocieron que «a día de hoy los apartamentos no son un problema», pero sí insistieron en que «es importante que haya un control sobre su proliferación y que los que se ofrezcan estén legalizados en el registro de la Generalitat», algo que por ahora se cumple o, cuando menos, «no constan denuncias». «Lo que piden los hoteleros es que estemos atentos, pero no preocupados», sentencia.

Las propuestas concretas sobre cómo regulará Tarragona este tipo de alojamiento se trabajarán en la citada mesa de trabajo. La idea es «que el crecimiento de este sector vaya de acuerdo a los intereses turísticos de la ciudad», argumenta la concejal del área.

 

Cada vez más legalizados

En la actualidad, en el registro de la Generalitat constan 211 «viviendas de uso turístico» dadas de alta en el término municipal de Tarragona, cifra que aproximadamente coincide con los que pueden encontrarse ofertados en internet, si bien con un sencillo cotejo puede detectarse que existen cuando menos varios casos de apartamentos que se anuncian en las citadas páginas pero que, sin embargo, no figuran en el registro legal.

En todo caso, el número de viviendas de este tipo no ha parado de crecer en los últimos meses en la ciudad de Tarragona: «En el Patronat de Turisme nos dala impresión de que es más una afloración de legalizaciones que un incremento real de la oferta, que lleva ya más tiempo en estos niveles. Seguro que se han incrementado, pero lo que ocurre sobre todo es que gente que ya los ofrecía ahora está empezando a darlos de alta», concluye Floria.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También