Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Muchas guarderías ya habrán cerrado el curso que viene»

No todos los centros del territorio regresarán a la actividad el lunes para acoger a los alumnos de uno a tres años

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Preparativos para recibir a un pequeño grupo de alumnos en la Escola Bressol Teresianes- Jaycar.  FOTO: PERE FERRÉ

Preparativos para recibir a un pequeño grupo de alumnos en la Escola Bressol Teresianes- Jaycar. FOTO: PERE FERRÉ

«Algunas guarderías no solo no abrirán el lunes próximo, sino que ya no sobrevivirán hasta el curso que viene. Si no hay una ayuda desde la administración peligra su supervivencia», advierte Mercè Artigau, de la Associació de Llars d’Infants de Tarragona.

Y es que, a partir del lunes que viene, en el marco del plan presentado por el Departament d’Educació de la Generalitat, las guarderías de las regiones sanitarias que se encuentran en fase 2, como el Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre, podrán reabrir con una serie de limitaciones. Las principales son que no podrán acudir los menores de un año debido a la inmadurez de su sistema inmunológico y que deberá haber grupos de máximo cinco niños por espacio.

Cada municipio, un mundo

La decisión de si abren o no, queda en manos de los titulares de los centros, ya sean públicos (municipales en su mayoría) o privados; lo que ha provocado que la situación varíe significativamente incluso dentro de los mismos municipios.

Ayer el Ayuntamiento de Tarragona anunciaba, por ejemplo, que a partir del lunes podrán acudir a las Llars d’infants municipales los niños de las familias que lo necesiten por asuntos laborales y, el 4 de junio lo hará el resto. El horario será de las 9 a 13 h.

No obstante en Reus, y después de hacer una consulta a las familias, el ayuntamiento decidió no reabrir los centros el lunes. En Salou sí que abrirán, lo mismo que en Vila-seca. En Cambrils lo harán a partir del día 15, mientras que en Torredembarra ya habían anunciado que no lo harán hasta septiembre «para priorizar la salud y el bienestar de los niños», mientras que en Mont-roig seguirán cerradas. En el Ebre, en Amposta, la voluntad también es abrir las dos municipales, aunque ayer no era 100% seguro. En Valls también abrirán las públicas.

No compensa

La situación también varía en las guarderías privadas, tal como reconoce el director de Teresianes de Tarragona, Francisco Sardaña, quien explica que su Escola Bressol Jaycar abrirá a partir del lunes solo para unos 10 alumnos (tienen 61 plazas). Económicamente, asegura, no compensa, pero es un servicio para las familias de la escuela.

Señala que se lo pueden permitir porque la guardería depende de una estructura más grande, pero coincide con Mercé Artigau en que, sin algún tipo de plan desde la administración, muchas guarderías no van a sobrevivir «porque tenemos gastos y estamos sin ingresos desde el 12 de abril... Cuando se levanten los ERTE y la gente tenga que volver a trabajar vamos a tener un problema de país», asegura. En su Escola Bressol se pidió una cuota voluntaria de 25% a los padres para ayudar a sostener la infraestructura.

Aquí los niños, en grupos de cinco, permanecerán en aulas separadas con una zona de patio segmentada para cada uno. Sólo podrán acudir los que han avisado previamente y los grupos siempre serán los mismos para garantizar la trazabilidad. Trabajarán de 9 a 13 horas.

Otras guarderías privadas, no obstante, han decidido no abrir todavía, bien porque no era fácil garantizar el cumplir con todas las medidas o porque las familias ya se habían organizado o, simplemente, tenían miedo.

Mercé Artigau, quien está al frente de una guardería de Cambrils que no abrirá todavía, explica que una de las dificultades es que las instrucciones no eran fáciles de interpretar por parte de los centros y, además, han ido cambiando. Por ejemplo, aunque luego se amplió, en un principio se dijo que solo podrían abrir de 9 a 13 horas y este horario se quedaba corto para muchos padres.

Llars de Criança

También retomarán su actividad el lunes las Llars de Criança. Montse Oliveres, educadora infantil que trabaja como madre de día en Blancafort, explica que el sector en el que trabaja lleva ya años esperando una regulación por parte de la Generalitat que no ha acabado de concrertarse.

Por lo pronto consideran que en su caso rigen las instrucciones dictó del Departament d’Educació. Con las ratios, asegura, no tienen ningún problema «porque justamente trabajamos con grupos pequeños de no más de cinco niños. Solo nos tocará será extremar las medidas higiénicas».

De hecho algunas llar ya tienen consultas de familias cuyas guarderías no abrirán de momento.

Mantener las distancias

Por su parte los sindicatos de las Llars d’Infants catalanas ya mostraron esta semana su rechazo a la reapertura de los centros el lunes. En un comunicado, el Comité Intercentros denunció la «imposibilidad» de mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros entre personal y niños o entre los mismos niños y expresó su desacuerdo por el traspaso a cada centro de la «responsabilidad» de la organización y las medidas sanitarias.

Aseguran que hacer volver a los niños a las guarderías el lunes, después de haber convivido «exclusivamente» con la familia los últimos meses tiene «poca visión pedagógica», puesto que tendrán que superar un periodo de adaptación, sabiendo que su estancia en la escuela terminará en pocos días.

Temas

Comentarios

Lea También