Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'No aspiro a seguir viajando gratis, sino a que el tren llegue a tiempo'

En lo que va de este año el tren de las 9.36 de la mañana ha llegado tarde a la estación de Tarragona al menos el 61% de los días
Whatsapp
En esta foto de una usuaria se observa el retraso del tren que debía pasar a las 9.36 am. Foto: Silvia Rodríguez/Cedida

En esta foto de una usuaria se observa el retraso del tren que debía pasar a las 9.36 am. Foto: Silvia Rodríguez/Cedida

No es casualidad que un usuario de la red social Twitter lo haya bautizado como #eltrenquesiemprellegatarde. Se trata del 15032 con destino a Barcelona, procedente de Caspe, que debería parar en la estación de Tarragona a las 9.36 de la mañana. En lo que va de año ha sufrido retrasos al menos un 61% de los días.

A falta de los datos de puntualidad (que Renfe no ha suministrado), hemos tomado como referencia la aplicación informática Positrén que informa de los retrasos de los ferrocarriles en base a la página pública de información de situación de trenes de la propia Renfe.

Si se revisa lo que publica la aplicación en Twitter (podría haber más retrasos no publicados), este tren llegó tarde 15 de los 31 días del mes de enero, 18 de los 28 del mes de febrero y 11 de los 13 (hasta ayer) del mes de marzo. La impuntualidad no ha hecho más que acentuarse con los días. El tren se retrasó en e 48% de los días en enero, el 64% en febrero y el 85% en marzo. Algunos días, como el 13 de febrero, el retraso fue de 54 minutos.

 

Palpable indignación

El martes de esta semana decidimos constatar en la estación el motivo de las frecuentes denuncias de los usuarios. Ese día el tren también llegó con retraso, esta vez de 31 minutos.

Entre los viajeros la mayoría no son usuarios diarios, sino que acuden a Barcelona algunas veces a la semana o a hacer gestiones. Todos los que lo han usado alguna vez con anterioridad hablan de su impuntualidad.

A medida que se van anunciando los retrasos por altavoz, la indignación comienza a hacerse palpable. Una joven que iba a entregar un currículum no podía ocultar su enfado «he tenido que llamar para decir que voy tarde».

Otra mujer se lamenta de que llegar tarde a Barcelona le supondría dar más de una carrera para volver a tiempo a Tarragona a buscar a sus hijos en el colegio y una señora mayor, acompañada de su hijo, está preocupada porque tal vez no llegará a tiempo al sitio donde tenían que hacerle unas pruebas médicas que espera desde hace meses.

Otra mujer, que toma el tren dos días a la semana para ir a hacer un curso, cuenta que el retraso le supone perder media hora de clase cada vez.

 

Una forma de viajar gratis

Silvia Rodríguez, una usuaria que acude días alternos a trabajar a Barcelona explica que más de una semana le ha tocado ir un día más al trabajo para recuperar el tiempo perdido con los retrasos «No espero a seguir viajando gratis, sino a que el tren llegue a tiempo», reclama.

Se refiere a que, cuando el retraso es superior a los 15 minutos, se puede reclamar un billete de ‘Devolución Xpress’ para hacer otro viaje, algo que a ella le pasa con frecuencia.

Otro joven, que prefiere que sólo lo identifiquen por su apodo: ‘Mosca’ reconoce que, aunque tiene clases más tarde, coge siempre este tren «porque como siempre llega tarde me aprovecho de la devolución y al final es un buen ahorro».

El día que estuvimos en la estación, subieron, en Tarragona 102 viajeros. En el supuesto de que todas hubieran comprado un billete sencillo a Barcelona (6,15 euros) . En total, Renfe habría tenido que retornar, sólo a este grupo 627,3 euros en nuevos billetes.

Mientras hablamos con los viajeros una mujer, que dice ser trabajadora de la estación, nos anuncia que no se pueden hacer encuestas ni entrevistas sin un permiso previo. Su advertencia no consigue obstaculizar el trabajo, el tren ha tardado tanto que ha sido posible hablar con una docena de usuarios.

 

Los motivos:en la vía

Desde la oficina de prensa de Renfe en Barcelona, aunque no ofrecen los datos de los retrasos, explican que el principal motivo de la impuntualidad está en el hecho de que este tren circula por una vía única durante un largo trayecto antes de llegar a Tarragona, lo cual lo hace más vulnerable ante cualquier desajuste.

Además, durante el recorrido, está sometido a distintas restricciones de velocidad. Ambas circunstancias responsabilidad de Adif, encargada de estas infraestructuras.

No obstante, más allá del retraso de este tren en particular, los usuarios se quejan de la poca fiabilidad para contactar con Barcelona en general. Se estima que, en los días laborales 2.000 personas viajan al día entre Tarragona y la capital catalana.

Carlos Montejano, de la Plataforma per la defensa d’un ferrocarril public de Qualitat, Pdf.Camp, coincide en que las quejas por los retrasos en Rodalíes son recurrentes. Sobre este tren en particular «un histórico» considera que «es lamentable que la empresa siga insistiendo en mantener un horario que se incumple sistemáticamente».

Esta plataforma, junto con Promoció del Transport Públic (PTP), está trabajando en una propuesta para racionalizar los horarios de las cercanías del Camp de Tarragona.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También