Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Movilidad

«No me han dejado subir al bus porque no tengo bono»

La EMT no permite el pago del billete en metálico para evitar contagios del Covid-19

CARLA POMEROL

Whatsapp
Otra de las medidas es la presencia de una barrera protectora en primera fila. FOTO: PERE FERRÉ

Otra de las medidas es la presencia de una barrera protectora en primera fila. FOTO: PERE FERRÉ

Usuarios de los autobuses municipales de Tarragona denuncian no haber podido montarse al vehículo por no tener bonobus. Se trata de una de las medidas que se implantaron con la llegada del Covid-19 a nuestras vidas. No está permitido que los usuarios paguen en efectivo el billete del bus. Solo se aceptan las tarjetas recargables. Pese a ello, los conductores tienen instrucciones claras por parte de la Empresa Municipal de Transports (EMT): no pueden dejar a nadie en tierra.

Oriol quería coger el autobús para ir desde Torreforta –donde vive–, hasta el Parc Central. Tuvo que ir andando. Asegura que el conductor no le dejó subir porque tenía el bonobus caducado desde hacía días. A Maite, otra vecina de Tarragona, le pasó algo parecido. Solo llevaba efectivo y el conductor le dijo que solo podía entrar si tenía tarjeta. «Cojo muy poco el autobús y no sabía las instrucciones», asegura Maite, quien llamó a su cita al médico para anularla. Lo mismo le ocurrió a Florencia, quien debía acudir a una reunión. Llegó por su propio pie y una hora después de comenzar. Estas son algunas de las denuncias que han llegado a la redacción del Diari.

«Una ciudad como Tarragona no se puede permitir dejar a los ciudadanos sin transporte público, exigiéndoles comprar un bono de viajes», asegura Florencia, quien añade que «entiendo que la situación es excepcional y todos queramos prevenir el Covid-19, pero hoy en día no todos podemos permitirnos tener un bono».

Por su parte, desde el comité de empresa de la EMT aseguran que tienen instrucciones de no dejar a nadie fuera del autobús. «Estas son las directrices que nos han dado y así se están cumpliendo», asegura Rubén Vaquero, miembro del comité de empresa, quien reivindica que se utilicen más y mejor los canales de comunicación, como es por ejemplo, la web de la Empresa Municipal de Transports, para informar a los ciudadanos sobre las nuevas medidas implantadas a causa de la pandemia. Lo que el comité deja más que claro es que las órdenes son no dejar a ningún usuario en tierra, aunque no tengan bonobus. «De todos modos, somos conscientes de que llegará un momento en que los que siempre pagan, verán injusto que haya usuarios que entren gratis al bus», añade Vaquero.

Por su parte, fuentes oficiales de la EMT aseguran que «la oficinas de recarga y compra de tarjetas están abiertas desde hace semanas con la finalidad de cubrir esta demanda», y añaden que «la empresa trabaja para ampliar estos puntos de venta, no solo de bonos, sino también de billetes sencillos, para garantizar que todo el mundo pueda utilizar el servicio». Cabe recordar que las tarjetas pueden recargarse en algunos quioscos y en los centros de atención al usuario, donde se deben solicitar.

Más medidas

La de prohibir pagar en metálico no es la única medida que se ha tomado para combatir con los contagios del Covid-19. El aforo es limitado y solo pueden viajar simultáneamente 15 pasajeros, cuando, en situaciones normales, la capacidad es de más de 70. Por otro lado, todo aquel usuario que entre al autobús deberá llevar puesta la mascarilla. Finalmente, una barrera protectora protege al conductor. Más adelante, estas se quitarán para instalar mamparas de metacrilato.

Temas

Comentarios

Lea También