Paran las obras de Ca l'Agapito por la aparición de restos medievales

El Ayuntamiento asegura que ahora tendrá que procederse a su excavación, pero que 
«de momento no se retrasa» el calendario, muy ajustado por la ayuda de Porta Tarraco

NÚRIA RIU

Whatsapp
Desde hace algunos días las obras de rehabilitación de Ca l’Agapito están paradas. FOTO: ÀNGEL ULLATE

Desde hace algunos días las obras de rehabilitación de Ca l’Agapito están paradas. FOTO: ÀNGEL ULLATE

Las obras de rehabilitación del antiguo beaterio de Ca l’Agapito, en la Plaça del Pallol, están paradas. En esta última semana no se ha visto movimiento de operarios, ya que según confirma el concejal de Patrimoni, Hermán Pinedo, «se han encontrado restos arqueológicos en el primer piso del edificio que ahora tienen que excavarse».

No es una sorpresa. De hecho, ya se esperaba que pudiera aparecer algún ‘contratiempo’ de estas características. Sin embargo, esto obliga que la Comissió Territorial de Patrimoni de la Generalitat tenga que dar luz verde a los trabajos que tendrán que realizarse y que servirán para conocer mejor los vestigios, que pertenecen al periodo medieval. «Antes de Ca l’Agapito había un convento medieval y parece que son estructuras de esta época», indica Pinedo.

La comisión se reunirá el próximo miércoles, cuando está previsto que se apruebe el inicio de la excavación y a partir de ahí se espera que puedan retomarse los trabajos.

Las obras en este edificio ubicado a escasos metros del Portal del Roser empezaron el pasado 30 de septiembre. Estas hacen referencia, por un lado, a la recuperación de la estructura del edificio de la Volta del Pallol y la eliminación de las patologías de la bóveda. Y, por otro lado, se consolidará y restaurará la fachada del antiguo convento. De esta forma, se garantizará la seguridad estructural del inmueble y se podrán poner en valor las diferentes épocas constructivas de la fachada.

El proyecto supone una inversión de 1,2 millones de euros, de los cuales 759.000 los aporta el Estado, a través del 1,5% Cultural y los otros 470.000 son recursos municipales. Asimismo, la actuación forma parte del proyecto Porta Tarraco, que servirá para crear un espacio de bienvenida a los turistas en la Part Alta. Para dicho efecto, el Ayuntamiento dispone de una subvención de 300.000 euros, por parte de la Direcció General de Turisme. Esto obliga a que el Ayuntamiento tenga que tener el proyecto finalizado en octubre del año que viene, si no quiere perder esta ayuda que representa el 50% del coste total del proyecto y no hay posibilidad de prórroga. Sobre al respecto, el responsable de Patrimoni indica que «tenemos casi todas las semanas reuniones para el tema de Porta Tarraco y se está trabajando intensamente en cuanto a la logística y el software que habrá dentro».

Los calendarios ya iban muy ajustados. La rehabilitación de la Volta del Pallol tiene una ejecución prevista de ocho meses y después tienen que hacerse la musealización del espacio. Pese a ello, Pinedo afirma que «vamos bien de plazos, ya que no hay ninguna demora». La previsión es de que la obra pueda finalizar en «abril» y, desde el Ayuntamiento se asegura que «la dirección facultativa de la obra y los arquitectos siguen trabajando». Al respecto, Pinedo insiste en que «a lo mejor no se está picando piedra, pero esto no significa que esté parado, sino que se hace el trabajo de oficina y de gestión».

Pese a ello, la excavación que tendrá que hacerse «implica temas estructurales» ya que «hay unos estratos arqueológicos» y esto hace que no se haya podido instalar, por el momento, la gran grúa de hasta 50 metros de altura, que facilitará el manejo de los materiales.

Inicialmente estaba previsto que esta ya estuviera en su sitio a finales del mes de noviembre y aunque, según el Ayuntamiento, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ya ha dado su autorización aún no se sabe cuándo podrá entrar. «Con las fiestas no sabemos si estará a punto antes de fin de año o después, espero que sea pronto», indica Pinedo. El Ayuntamiento asegura que será en este momento cuando se moverán las terrazas de los tres bares que hay en la plaza. Una situación que ha generado cierta inquietud en los negocios, que aseguran que fueron informados en septiembre, pero que no han recibido nuevas noticias sobre ello. «Está todo preparado para el traslado que será con la llegada de la grúa», concluye Pinedo.

Temas

  • Patrimonio
  • obras

Comentarios

Lea También