Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pasar el verano rehabilitando un piso social de Campclar

Reportaje. Veinticuatro jóvenes de toda Catalunya se citaron en Campclar para participar en un campo de trabajo cuya misión era restaurar un bloque de protección oficial

Andreu Varea

Whatsapp
Los participantes en el programa muestran los diplomas acreditativos de su trabajo. FOTO: Pere Ferré

Los participantes en el programa muestran los diplomas acreditativos de su trabajo. FOTO: Pere Ferré

«Ha sido una experiencia inolvidable. Estoy segura de que el año que viene volveré, y con más ganas», relata Lola, una joven barcelonesa que, junto a otros 23 jóvenes catalanes de entre 14 y 17 años, ha participado en el campo de trabajo ‘Ree-Coopera Ponent’, organizado por la entidad Fundació Casal l’Amic de Campclar. Se trata de una de las actividades comprendidas en el plano veraniego de l’Agència Catalana de la Joventut (ACJ) de la Generalitat de Catalunya, que tiene como objetivo fomentar el compromiso de los jóvenes para mejorar el entorno de viviendas sociales. 

Para la gran mayoría de los 24 jóvenes, que han participado desinteresadamente en la rehabilitación de uno de los bloques de pisos de protección oficial de la plaza Camarón del barrio, ha sido la primera vez. Sin embargo, tienen la absoluta certeza de que repetirán. «Es muy enriquecedor ayudar a la gente que más lo necesita», explica Ferran, de Granollers, con una sonrisa de oreja a oreja. Además, al preguntarles sobre qué quieren estudiar cuando terminen bachillerato, no dudan en que será «algo que contribuya a construir una sociedad mejor» y más igualitaria. 

El grupo que ha actuado en la restauración del bloque también ha tenido que aprender a convivir estas dos semanas, desde el 30 de junio: los monitores los separaron en 3 grupos de 8 personas, y mientras unos invertían el día en pintar, barnizar las paredes y arreglar las ventanas de los pisos, los demás cocinaban para los que llegaban exhaustos a l’Escola de Riu Clar, donde se han hospedado. «Por las tardes organizaban charlas muy interesantes en el centro educativo», añade Lola, la joven barcelonesa. Compartir alojamiento y comida ha fomentado en el grupo otro aprendizaje, el del respeto hacia sus compañeros. 

Los participantes han quedado muy satisfechos con la experiencia, y, además, aseguran que los trámites de inscripción fueron «bastante fáciles de realizar y accesibles». Aprovechan para recomendar a otros jóvenes de su edad a probar la experiencia. Y es que la mayoría de ellos conocieron la actividad gracias a sus amigos y familiares, quienes ya habían pasado algún verano realizando este tipo de actividades. 
Como era de esperar, el altruismo ha sido muy bien recibido por la comunidad de vecinos del bloque. «A veces nos traían agua y cogían la brocha para ponerse a pintar con nosotros», explica Sara Antler, una de las monitoras del grupo. El presidente del bloque, pletórico, comenta que «gracias a estos jóvenes, nuestros rellanos tienen mejor aspecto que antes».

Una participación inmensa

Ayer, la directora general de Joventut, Marta Vilalta, junto al director de l’ACJ, Cesc Poch, visitó el bloque de pisos rehabilitado y valoró «muy positivamente» la contribución de los jóvenes en las actividades organizadas por la ACJ. El campo de trabajo de Campclar que termina este sábado, 14 de julio, es uno de los 11 que han tenido lugar en la demarcación del Camp de Tarragona. «El Tarragonès es, hasta ahora, la comarca con más participantes inscritos, más de 7.700», asegura Vilalta. Cabe destacar que las entidades organizadoras de los campos de trabajo pueden notificar la actividad con un plazo de hasta 7 días antes de su inicio, de manera que las cifras todavía aumentarán más durante las próximas semanas. 

La directora aprovechó la visita para agradecer la colaboración de los 22.000 participantes de todo el territorio catalán que «han hecho posible más de 500 actividades de educación». El acto terminó con una entrega de diplomas que acreditan y reconocen el gran trabajo que han llevado a cabo los jóvenes y los monitores. 

Otro de los proyectos de verano organizados por l’ACJ es el de las colonias de ‘l’Estiu és Teu’, que tiene lugar en los Albergs de la Xanascat de Coma-ruga, Altafulla, l’Espluga de Francolí i l’Hospitalet de l’Infant. En total, participaran 1.490 niños y jóvenes de toda Catalunya realizando actividades multideportivas y de idiomas. El programa es una propuesta de l’Agència Catalana de la Joventut del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat dirigida a jóvenes de 5 a 16 años con un fin lúdico y didáctico, durante las vacaciones de verano en los albergues de la Xarxa Nacional d’Albergs Social de Catalunya (Xanascat). 

Temas

Comentarios

Lea También