Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden 55 años de prisión por asaltar bares y gasolineras

Los tres acusados habrían robado vehículos para después desplazarse a Constantí

Àngel Juanpere

Whatsapp
Así quedó la persina del bar de Constantí después de ser asaltado. FOTO: Pere Ferré/DT

Así quedó la persina del bar de Constantí después de ser asaltado. FOTO: Pere Ferré/DT

El próximo mes y durante tres días –11, 12 y 13–, la Audiencia Provincial de Tarragona juzgará a una «peligrosa banda», según los Mossos d’Esquadra, especializada en robar coches y posteriormente bares y gasolineras . Los acusados son tres –un cuarto logró huir del cerco policial y no ha sido localizado– para los que el fiscal pide una pena total de más de 55 años de prisión. 

Dos de los acusados son hermanos vecinos de Reus. Uno tiene un amplio historial delictivo y el otro también ya ha sido condenado. El tercero nunca lo había sido. El escrito del Ministerio Público recoge que en la noche del 19 de febrero de 2017 los tres procesados rompieron la persiana principal de cierre y forzaron el marco de la puerta de aluminio de un bar situado en la calle Deltebre de Torreforta. Sustrajeron la máquina registradora –que contenía una recaudación de 350 euros–, papeletas de lotería y 380 euros correspondientes a la venta de entradas de un concierto. También se llevaron una máquina de tabaco valorada en 2.700 euros y la de tabaco –por importe de 590 euros–. Causaron desperfectos valorados en 1.434 euros. 

A las diez menos cuarto del día 22 de abril, los encausados –junto con una cuarta persona no identificada– entraron en una gasolinera de la calle Francolí de Torreforta. Uno de ellos agarró a la dependienta por la nuca y le exigió que le diera el dinero de la caja fuerte. Se llevaron 398 euros de ella, 100 más del fondo y diversos alimentos. Asimismo robaron la máquina de tabaco, valorada en 8.312 euros, más 2.487 de la mercancía que había en su interior. 

Robar una radio
El 24 de abril, a las ocho de la tarde, cogieron un Opel Astra aparcado en la calle Mas Pellicer para desplazarse a Constantí. De su interior sustrajeron la radio. Lo mismo hicieron en otro turismo estacionado en la plaza Joan Maragall de Constantí. 

De dicha localidad, en la madrugada del día 25, sustrajeron una furgoneta aparcada en la plaza García Lorca del mismo municipio. Los cuatro individuos rompieron la persiana metálica y forzaron la puerta de aluminio y cristal de un bar situado en la calle Francolí de Constantí. Cargaron en la furgoneta una máquina tragaperras valorada en 3.400 euros. También intentaron hacerse con la máquina de Tabaco. En el establecimiento realizaron desperfectos valorados en 5.856 euros. Las dos máquinas robadas fueron recuperadas. 

Estos hechos fueron observados por un vecino, quien alertó a la Policía Local . Una patrulla acudió al bar a las 4.10 horas. Los acusados, al detectar la presencia policial, salieron corriendo del interior del local, iniciándose una persecución.

Resistencia al arresto
Uno de los acusados, J.L.S.C., mostró unas gran resistencia al ser detenido, provocando que cayeran al suelo los dos agentes –que resultaron heridos–, siendo finalmente arrestado a la altura de la calle Pallaresos. Otro de los procesados, J.R.S.C. –hermano del anterior– tocó el timbre de una vivienda de la calle Arquitecte Gaudí, donde se encontraba una mujer y su hermano. Cuando ella abrió, el procesado la empujó con el propósito de esconderse dentro. La cogió del cuello y le dijo que callara. Al ver los hechos su hermano, el delincuente salió corriendo, siendo también detenido. Uno de los ladrones logró huir y no ha podido ser localizado a pesar del gran dispositivo de cerco policial que se montó alrededor del barrio de Centcelles, incluso con la ayuda de un helicóptero. 

Los tres sospechosos se encuentran en prisión preventiva desde el 24 de abril de 2017. Todos ellos están acusados de dos robos con fuerza en establecimiento, robo con violencia en establecimiento, dos robos de vehículo, un robo con fuerza en vehículo y finalmente de pertenencia a grupo criminal. Uno de ellos está acusado también de atentado a agentes de la autoridad y de dos delitos leves de lesiones, y otro procesado de maltrato de obra. Los tres se enfrentan a un pago de 33.782 euros en concepto de responsabilidad civil, además de 240 euros a uno de los agentes y de 420, al otro.

Temas

Comentarios