Preocupación médica por el aumento de ‘chapuzas’ estéticas

El Col·legi de Metges de Tarragona denuncia el «desmesurado» auge de tratamientos estéticos sin regular y alerta de los descuentos y promociones

Raúl Cosano

Whatsapp
Reunión de la sección de medicina estética con la junta del Col·legi de Metges de Tarragona. Foto: COMT

Reunión de la sección de medicina estética con la junta del Col·legi de Metges de Tarragona. Foto: COMT

«La medicina estética se está frivolizando. Tiene ese apellido de estética, pero sigue siendo una medicina. Empiezan a aflorar intrusos y queremos lanzar un mensaje de empoderamiento del paciente», explica la doctora Esther Mayol, presidenta de la sección de medicina estética del Col·legi Oficial de Metges de Tarragona (COMT). Estos facultativos también lamentan la intromisión de profesionales: «El intrusismo es un problema muy importante y está creciendo desmesuradamente en Tarragona. Vemos casos de personas que no son médicos y empiezan a hacer tratamientos».

Mayol y otros compañeros notan las consecuencias en el día a día: «Estamos viendo cada vez más efectos adversos, casos en los que se hace mala praxis y acuden después a nosotros para que intentemos arreglarlo». 

Profesionales no médicos o centros no registrados convenientemente se convierten cada vez en más habituales. «Queremos que el paciente tome consciencia, que cuando acuda a una clínica pueda exigir la titulación del médico estético y las licencias de sanidad del centro, así como pedir que sea informado minuciosamente sobre el procedimiento y que todos los productos que se utilicen estén aprobados por la Agencia Española del Medicamento. Los médicos adquirimos y utilizamos productos a través de laboratorios de reconocido prestigio. Es sabido que también se piratea comprándolos por internet sin asegurar que mantienen la calidad». 

Mayol advierte, a las puertas del Black Friday, de las rebajas que puedan aplicar estos establecimientos que operan al margen de la normativa: «No nos gustan los descuentos o las promociones, ni sorteos porque son contrarios al código deontológico. Hay que desconfiar de todo eso, porque estamos hablando de medicina».

Temas

Comentarios

Lea También