Más de Tarragona

Que no quede impune

Política. Habrá que hacer memoria, dentro de dos años, del papel jugado por cada uno en la destrucción del quiosco

XAVIER FERNÁNDEZ JOSÉ

Whatsapp
El quiosco de la Plaça Imperial Tarraco cierra hoy, por el empecina-miento del alcalde, tras cinco décadas de actividad. Foto: Pere Ferré

El quiosco de la Plaça Imperial Tarraco cierra hoy, por el empecina-miento del alcalde, tras cinco décadas de actividad. Foto: Pere Ferré

La memoria de los electores es débil. De ahí que a los políticos no les asuste cometer errores cuando su examen ante las urnas aún está lejos. Piensan que aplicar, contra toda lógica, sus fobias y filias, no les pasará factura. Que el votante hará borrón y cuenta nueva. Se lo enseñan en Primero de Política. Pues bien, en esta maquiavélica asignatura saca Matrícula de Honor el equipo de gobierno municipal, con Pau Ricomà al frente y sus amiguetes de la exConvergència, la CUP y el hombre pegamento (léase Hermán Pinedo, el concejal de ‘no-suelto-el-cargo-ni-que me-lo-pida-el-partido-por-el-que- fui-elegido-en-las-listas’).

El crimen del quiosco de la Plaça Imperial Tarraco no puede quedar impune. Como dije en un anterior artículo, no llamo «criminal» a nadie sino que me refiero a la segunda acepción de la RAE para definir crimen: «Acción indebida o reprensible». 

El empecinamiento en derribar un trozo de la historia de Tarragona no se entiende. Es una mezcla de soberbia, miedo e incapacidad. Habrá que recordar al votante el tristísimo papel que han desarrollado cada uno de los partidos de la coalición ‘destrozacomercios’.

Los votantes de ERC deberían plantearse si eligen a un candidato que es incapaz de mover dos metros un carril bici. ¿Cómo va a hacer algo positivo en pro de la muy complicada independencia de Catalunya si teme molestar y poner firmes al técnico lumbreras y al político de turno que han ideado un carril bici ‘mataquioscos’? Si no se atreve con un funcionario o un compañero de partido, ¿va a afrontar la tan ardua y secesionista tarea?

¿Cómo va a confiar un partido, Esquerra, que lleva en su ADN la democracia, en unos concejales que no la asumen? El pleno municipal aprobó por mayoría absoluta una moción para salvar el quiosco. Ricomà y los suyos no han hecho caso. No hay obligación legal alguna, desde luego, pero dicha moción refleja el sentir mayoritario de los ciudadanos. ¿No habíamos quedado en que de las urnas se desprende «un mandato», en que hay que respetar la voluntad del pueblo?

Pau, con todo el respeto y el cariño personales, tu pésima gestión política no debe quedar impune en las urnas.

¿Junts escogerá como cabeza de cartel a un edil, Dídac Nadal, que no apoya en la práctica lo que asegura defender de boquilla: el comercio local? ¿Qué botiguer va a creer en tu macroplan si a las primeras de cambio dejas tirado a un comercio familiar? 
Dídac, con todo el respeto y el cariño personales, tu sumisión a ERC no debe quedar impune en las urnas. Menos palabras y más hechos. Protege al quiosco. Ya.
Es tarea del periodismo defender a los ciudadanos. El quiosco se enfrenta a unos políticos incapaces de autocorregirse, encerrados en un mundo endogámico donde se cree que rectificar es de cobardes, y no de sabios. No es cuestión de elegir entre quiosco y carril bici. Son compatibles. 

Compañeras de la CUP, lleváis por bandera proteger a los débiles. No se entiende que no plantéis cara a Ricomà. ¿Tanto miedo os da? ¿Por qué no lucháis por los empleos de un negocio familiar y de kilómetro cero? La movilidad ecológica es imprescindible, por supuesto, pero el carril bici puede esquivar el quiosco. 

Hermán Pinedo ya no estará en el consistorio tras las elecciones de 2023, a menos que ERC, Junts o la CUP le fichen. Tampoco sería extraño dado el marxismo de Hermán. De Groucho, no Karl: «Éstos son mis principios, pero si no les gustan, yo los cambio».
Si un negocio cierra, nada se puede hacer. Otra cosa es que lo ‘ejecuten’. Y esto no puede quedar impune. Haremos memoria. 

Temas

Comentarios

Lea También