Más de Tarragona

Royal Caribbean apuesta por Tarragona de cara al año que viene

La segunda compañía líder a nivel mundial de cruceros llegará con el ‘Jewel of the seas’, siendo una de las apuestas estrella de una temporada que de momento tiene treinta escalas

NÚRIA RIU

Whatsapp
Uno de los barcos que llegó en 2019 al dique de Llevant. FOTO: PERE FERRÉ

Uno de los barcos que llegó en 2019 al dique de Llevant. FOTO: PERE FERRÉ

La covid-19 truncó el estreno de Royal Caribbean desde el Port de Tarragona durante el año pasado. Sin embargo, la segunda compañía más importante del mundo del sector crucerístico mantiene su apuesta por el enclave tarraconense de cara al año que viene, cuando se prevé que esta actividad recupere una cierta normalidad.

La compañía ha dado a conocer los cinco únicos itinerarios que realizará durante la próxima temporada, y uno de estos tiene su punto de partida desde el enclave tarraconense. Es el que realizará el Jewel of the Seas, un crucero que se inauguró en el año 2004, con capacidad para 2.501 pasajeros y una tripulación de más de 850 empleados, que fue renovado íntegramente en 2016. Ahora mismo se han dado a conocer tres escalas para este barco desde nuestra ciudad, de las cuales dos hacen referencia a una ruta por el Mediterráneo, con un itinerario que se promociona como la oportunidad de visitar destinos «inusuales».

Este mismo barco también tiene prevista una última salida desde el enclave tarraconense. Está fijada para el 25 de octubre, una fecha en la que el Jewel of the Seas dará por finalizada la temporada en el Mediterráneo e iniciará la travesía de regreso a su puerto base, con un viaje de trece días cruzando el Atlántico con destino final a Puerto Canaveral (Orlando).

Además de Royal Caribbean, la naviera Oceania Cruises también tiene dos rutas por el Mediterráneo con parada en Tarragona de cara al año que viene. Mientras, que está por acabar de ver cuál acaba siendo la apuesta que hará Costa Cruceros, que es el otro gigante del sector en el mercado y que siempre ha mantenido una relación de idilio con esta ciudad. Por el momento, hay un par de reservas para el Costa Fortuna, que busca promocionarse de cara al público familiar con importantes descuentos y la gratuidad de cara a los niños.

A la espera de que aún puedan confirmarse nuevos compromisos, el hecho de que la compañía con sede en Miami mantenga su compromiso con el Port de Tarragona es una de las mejores noticias para el enclave tarraconense, y la apuesta que se lanzó desde el territorio a través de la Taula de Creuers. Y es que, ahora mismo, a nivel interno ya se está trabajando para una recuperación de la actividad de cara a la próxima temporada.

Unos 40.000 pasajeros

Según fuentes de la Autoritat Portuària, en estos momentos hay confirmadas un total de 30 escalas para 2022, que corresponden a una previsión de unos 41.000 pasajeros. Unas cifras equivalentes a las que se registraron durante el verano de 2017, cuando se inició la senda de crecimiento que en 2019 alcanzaba cifras de récord, con 65 escalas y más de 110.000 pasajeros.

Estos registros se rompieron del todo con la irrupción de la pandemia. Durante el año pasado tan solo se registró una escala con 1.463 personas a bordo, que llegó el primer fin de semana de marzo. Siete días más tarde se decretaba el estado de alarma y el Gobierno español decidía cerrar los puertos, para evitar la propagación de la pandemia. Con todo, hace más de diecisiete meses que no se ha registrado la llegada de ningún crucero al Port de Tarragona.

Este año la temporada aún no se da por perdida. De hecho, el la página web de Costa Cruceros aún hay tres escalas programadas para el Costa Fortuna desde Tarragona, que están fijadas para este otoño. No obstante, habrá que esperar unas semanas para ver si estas aguantan o finalmente acaban cayendo del calendario, como ha ido pasando durante todos estos meses.

Lenta recuperación

Y es que la recuperación de este nicho de actividad está siendo mucho más lenta de lo previsto. La quinta ola no ha ayudado y las medidas sanitarias que se han impuesto, que no permiten ir por libre, sino que hay que hacer las excursiones en grupos burbuja, tampoco han contribuido a ello. Con todo, algunas navieras ya están mandado a sus tripulaciones de vuelta a casa, a la espera de que la situación pueda normalizarse de cara al año que viene.

Y es que el Port de Barcelona, que lidera la actividad crucerista en el Mediterráneo, tuvo que esperar hasta el 26 de junio para ver la llegada del primer crucero internacional. Durante estos dos meses, el tráfico ha sido regular. No obstante, en un verano normal podían coincidir tres o cuatro embarcaciones atracadas de forma simultánea, una situación que este año está lejos de producirse, a pesar de que compañías como Costa Cruceros han recentralizado desde este puerto toda su actividad.

Temas

Comentarios

Lea También