SOS Costa Daurada propone desmantelar la plataforma del Miracle para cubrir las vías

La entidad ecologista ha hecho un proyecto para generar un pulmón verde delante del mar que suma patrimonio y naturaleza. El colectivo solicita que se abra un proceso participativo

NÚRIA RIU

Whatsapp
La entidad ecologista aboga por la creación de un parque natural. ilustración: hugo prades

La entidad ecologista aboga por la creación de un parque natural. ilustración: hugo prades

El futuro de la plataforma de la playa del Miracle sigue siendo incierto. Construida hace más de veinte años, la estructura de hormigón que costó ocho millones de euros lleva más de ocho años abandonada, y en estos momentos no hay un proyecto de consenso para recuperar un espacio que tiene potencial para ser una de las joyas de la fachada marítima tarraconense.

En medio de esta indefinición, la plataforma SOS Costa Daurada ha redactado una propuesta que prevé la reconversión de la Punta del Miracle en un gran parque litoral, en el que la naturaleza y el patrimonio tengan un papel protagonista. El colectivo, que agrupa a varias entidades ecologistas del territorio, apuesta por el desmontaje y posterior reutilización de la plataforma. «La idea no es derribar o eliminar, sino desmantelar y reaprovechar la estructura», explica Lluís Estamariu, portavoz del colectivo.

El objetivo es que estos materiales permitan crear una especie de túnel para cubrir la vía férrea en este tramo. Una propuesta que, afirman que debería consensuarse con el ente gestor de infraestructuras Adif, y que permitiría «abrir y permeabilizar la ciudad al mar, incrementando la superficie del parque, interconectarla mejor con la playa y salvar la herida/trinchera que es la vía del tren y que sufre la ciudad».

Asimismo, SOS Costa Daurada defiende que la reutilización de estas vigas «resolvería el problema ecológico de qué hacer con estos elementos constructivos», si se prescinde de la estructura actual, que es la postura que defienden los ecologistas. «Tan solo desmantelando la plataforma y que entrara la luz, el cambio sería brutal», añade Estamariu.

El «reciclaje» de la estructura de hormigón es uno de los puntos fuertes de este proyecto que apuesta por la renaturalización del espacio, por tal de crear un nuevo Parc de la Punta del Miracle.

El nuevo espacio incluiría los dos fortines, el de la Reina y el de Sant Jordi, la roqueda, el parque de Anna Maria Matute, los jardines del Passeig Marítim de Rafael de Casanova, el parque de Mas Rosselló y el cementerio del Jans, que el Ayuntamiento está negociando con la embajada inglesa, para que pase a manos de la administración local.

Por otro lado, se mantendrían los elementos simbólicos de esta parte de la ciudad, como son el jardín romántico y la pérgola, así como las estructuras de márgenes de piedra seca existentes.

El colectivo defiende que además del incremento de la zona verde, el nuevo espacio generado podría acoger equipamientos como zonas de ocio y de deporte, además de plazas con miradores al mar «en las que podrían realizarse eventos culturales». De hecho, el eje cultural representa la segunda pata de este proyecto y, en este sentido, los ecologistas solicitan que el conjunto patrimonial formado por los dos fortines y el cementerio de los ingleses constituya un centro de interpretación histórica de la Guerra de Successió.

La propuesta también es rompedora en cuanto a la reordenación de la movilidad de la zona. «Como cuestión principal se sugiere sustituir la carretera existente por un pavimento de sablón y arena que permita el acceso a los vehículos de emergencia además del mantenimiento y aprovisionamiento de los fortines», indica la propuesta. Asimismo, se aboga por completar el carril bici que muere en el Passeig Marítim del Miracle, con la infraestructura existente en la playa de la Arrabassada, de tal forma que el acceso a toda esta zona se haría a pie, en bicicleta o fomentando el transporte público.

Esta transformación persigue la «renaturalización» del espacio con vegetación autóctona como la sabina, el pino blanco y el pino piñonero. Más allá de la plantación de estas especies, se defiende la recuperación del ecosistema dunar. «Todo esto contribuiría a la protección de la playa de los embates de las tormentas, que se prevén cada vez más agresivas en el contexto de crisis climática», argumenta el colectivo.

SOS Costa Daurada asegura que la propuesta podría ejecutarse por fases. Además, defiende que pueda impulsarse un proceso participativo para recoger las propuestas ciudadanas sobre el nuevo espacio natural, de forma que pueda surgir una propuesta «que reúna valores paisajísticos, ecológicos, sociales y simbólicos, que puedan aplicarse de forma coherente en uno de los espacios más representativos de la ciudad».

El documento que han redactado los ecologistas incluye unas ilustraciones de Hugo Prades, que permiten ver cómo quedaría el espacio. De esta forma, quieren conseguir que el Ayuntamiento de Tarragona «desestime» la opción de reabrir la actual plataforma del Miracle, mediante una remodelación que consideran que sería el «enésimo parche» a la ciudad y que «eternizaría» una solución para el espacio. «Si los técnicos del Ayuntamiento dicen que solucionar las patologías de la estructura son 800.000 euros y por esto se han pedido los fondos Next Generation, lo que nosotros pedimos es que se replanteen el proyecto y que se haga una memoria valorada sobre qué costaría el desmantelamiento», indica Estamariu. Este es un tema que genera debate, incluso dentro del propio gobierno municipal.

Temas

  • urbanismo
  • SOS Costa Daurada
  • plataforma del Miracle

Comentarios

Lea También