Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Spam, empresarios tarraconenses con ganas de agitar la ciudad

El capitán de esta nueva asociación, Spam, es Jordi Viñolas, gestor de la Sala El Cau. Asegura que en el territorio hay grandes profesionales capaces de todo
Whatsapp
Seis jóvenes empresarios tarraconenses quieren hacer que en la ciudad pasen cosas. Foto: Pere Ferré

Seis jóvenes empresarios tarraconenses quieren hacer que en la ciudad pasen cosas. Foto: Pere Ferré

Jordi Viñolas es un pensador nato. Si tiramos de currículum podemos recordar que ya fue impulsor de la entidad de ocio La Pipel Entertainment, organizadora en los últimos años de eventos del renombre de la Baixada del Pajaritu o la Sindriada. Jordi es tarraconense y actualmente gestiona la actividad de La Sala El Cau y La Cova. Confiesa que siempre se pregunta «el porqué de las cosas», y es que su objetivo es hacer la vida más divertida a los ciudadanos de su ciudad.

Miles de iniciativas pasan por su mente a lo largo del día. Hace unos meses llevó a cabo una de elles. Recibe el nombre de Spam, y es una asociación de jóvenes empresarios tarraconenses que tienen un objetivo común: llevar a cabo ideas y proyectos para reactivar la ciudad. Su lema es Fem que passi, no esperem y su primera acción fueron las campanadas y el mapping que tuvieron lugar la noche de fin de año en la Catedral de Tarragona. Viñolas capitanea este nueva embarcación.

La asociación tiene nombres propios que corresponden a empresarios de la ciudad: Melcior Bustos, propietario de la tienda de regalos El Lloro; Jordina Cusidó, de la peluquería La Saleta; Agustí Arévalo y Aitor Pombo, de Pixel Moreno;y Jordi Massagué, de la Indústria de La Goma. Aseguran que cuando Viñolas les presentó el proyecto, no dudaron ni un momento en participar en él. «Confiamos en él porque siempre tiene buenas ideas», comentan. «Som Pelacanyes Amb Motivació», así se definen, haciendo referencia a las siglas de su nombre: Spam. También explican que como su nombre indica, la asociación ha aparecido sin que nadie lo esperara con la intención de que las acciones repercutan en sus negocios, no tanto a nivel económico, sino más bien a nivel de imagen. Viñolas, el presidente de Spam, asegura que es necesario explotar y valorar a los grandes profesionales de la ciudad: «Tenemos que mirarnos a nosotros mismos, y dejar de mirar hacia afuera. Los tarraconenses somos capaces de hacer grandes cosas», sentencia.

Melcior Bustos, propietario de la tienda de El Lloro y miembro de Spam, explica que los componentes de la reciente asociación «siguen un mismo sentido empresarial, por esto estamos tan motivados con la iniciativa». Añade que «queremos tener una ciudad completa y con diversidad de actividades para futuras generaciones».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También