Tarragona prevé perder este año 6,5 millones en tasas e impuestos

Un informe del Interventor Municipal referente al primer semestre de año dibuja una caída de ingresos del 5,8% a final de este 2020 por la paralización de la actividad a raíz de la Covid-19

Octavi Saumell

Whatsapp
Los bares vuelven a no pagar terraza por el nuevo cierre decretado el pasado viernes.  FOTO: ALBA MARINÉ

Los bares vuelven a no pagar terraza por el nuevo cierre decretado el pasado viernes. FOTO: ALBA MARINÉ

El Ayuntamiento de Tarragona prevé perder este año un total de 6,5 millones de euros en ingresos de impuestos directos, indirectos y tasas. Así lo pone de relieve un informe del Interventor General que, con números del pasado 30 de junio, contempla una reducción total del 5,8% respecto a lo presupuestado en las cuentas municipales de 2020 de cara al cierre del presente ejercicio, totalmente marcado por el coronavirus.

Así, según el análisis de los altos funcionarios municipales, la crisis sanitaria de la Covid-19 provocará que, a 31 de diciembre, el cobro global de los tributos ascienda hasta los 113,68 millones de euros, una cifra que se queda notablemente por debajo de los 120,1 dibujados en las cuentas avaladas el pasado mes de diciembre por ERC, Comuns, Junts y CUP. En caso de confirmarse estos datos, el músculo recaudador se situaría en los mismos números que en 2019, sin el aumento previsto por el gobierno municipal (ERC-Comuns) en las subidas aprobadas para este año en el IBI (3%), la basura (12%) y la plusvalía (30%).

El mayor golpe para las arcas municipales es en los impuestos directos, que se reducirán –según los especialistas de la Plaça de la Font– en 4,6 millones de euros, pasando de los 80,6 millones previstos a 75,9, lo que se traduce en una caída del 5,8%. Por lo que se refiere a los indirectos, estos bajarán en unos 750.000 euros, lo que significa una reducción del 12%. Así, se pasa de los 6,2 millones presupuestados a una previsión a día de hoy de 5,5.

Por lo que se refiere a las tasas, Intervenció calcula la pérdida de un millón de euros, pasando de los 33,2 millones previstos a 32,1, lo que significa una disminución del 3,2% respecto a lo presupuestado hace diez meses.

Solo un 22% de la plusvalía

Hasta la fecha, Recaptació Municipal ya ha ingresado el 96,8% de lo previsto por IBI. Los tributos fraccionados, así como la domiciliación que se pasó antes de verano, permite que el Consistorio ya haya cobrado 49 de los 50,6 millones previstos por este concepto. En la misma linea se ha ejecutado el impuesto de vehículos, que también se puede pagar en diez recibos –nueve este año–, y por el que las arcas municipales ya han logrado el 97,4% de lo previsto: 6,9 de los 7,1 millones estipulados. Por lo que se refiere a la tasa de la limpieza y la recogida de la basura, el informe aún no disponía de datos de recaudación, ya que la gran parte de los contribuyentes no la han pagado hasta este mismo mes de octubre.

Importante es también el golpe previsto en la plusvalía. De hecho, el incremento que el gobierno liderado por Pau Ricomà (ERC) avaló para este año en la Plusvalía ya fue el punto «caliente» de la negociación de las cuentas. Las previsiones del nuevo ejecutivo eran las de aumentar los ingresos en un 88% por este concepto, pasando de los 3,6 millones de 2019 a los 6,8 previstos para este 2020 que, en teoría, se financiaban con un aumento de la actividad económica, así como por el encarecimiento de un 30% en su tributación para «frenar la especulación».

Pese a ello, la paralización económica de la pasada primavera, la inactividad propia del verano y los nuevos rebrotes han frenado mucho las operaciones inmobiliarias. De hecho, con fecha al pasado 30 de junio, solo se había cobrado un 22% de los esperado, ya que al final del primer semestre el Consistorio había sumado 1,5 millones de euros, por lo que aún restaban 5,3 respecto a lo especificado en los presupuestos.

Ni museos ni grúas ni terrazas

En el informe elaborado por el Interventor General se detalla numéricamente cuál fue la afectación que la paralización económica por el coronavirus tuvo durante el segundo trimestre del año. Así, por lo que se refiere a la actividad relacionada con el sector del turismo, destaca que solo se había ingresado un 10% de lo previsto para los museos y los recintos históricos –84.000 euros sobre los 810.000 previstos–. Pese a ello, al cierre del informe aún faltaba por contabilizar los meses de julio y agosto, por lo que la cifra final será mayor, si bien la temporada turística ha sido la más floja de los últimos años según indican los profesionales del de la hostelería, los hoteles y los campings.

Asimismo, la gratuidad de la tasa de las terrazas ha provocado que, de los 500.000 euros calculados en las mesas y sillas en la vía pública, solo se habían cobrado 25.000, lo que significa un 5%. Además, esta cifra prácticamente no crecerá, ya que la tasa fue gratuita hasta el pasado 30 de septiembre, y solo se volvió a pagar entre el 1 de octubre hasta esta semana debido al nuevo cierre decretado en los establecimientos hosteleros.

En su informe, el interventor reconoce que la bajada de ingresos se debe «al efecto de la crisis sanitaria» y recomienda que «se adapten los gastos con las medidas presupuestarias necesarias para compensar esta disminución», ya que de lo contrario «esto podría afectar a magnitudes como el ahorro neto». Por ello, insta a «realizar un seguimiento» de ello para evitar «un cierre del ejercicio en negativo», lo que «implicaría el impedimento para la concertación de nuevos créditos para financiar inversiones durante el ejercicio 2021».

Temas

Comentarios

Lea También