Más de Tarragona

Un parque agrario en la Horta Gran de TGN, la apuesta del PSC para el nuevo POUM

La formación socialista asegura que una de las líneas rojas será evitar que se construya alrededor del río

NÚRIA RIU

Whatsapp
Tramo final del Francolí, con la planta de CLH al fondo. FOTO: PERE FERRÉ/DT

Tramo final del Francolí, con la planta de CLH al fondo. FOTO: PERE FERRÉ/DT

A mediados de los años cuarenta, toda la zona alrededor del Francolí era la gran huerta de Tarragona. La ciudad construida prácticamente acababa en la Imperial Tarraco, aún no había empezado la implantación de la industria química y a partir del río se iniciaban una zona de campos de cultivo, que en aquellos momentos no tenía problemas de agua.

Recuperar esta tradición agraria alrededor del río es uno de los puntos que el grupo municipal del PSC en el Ayuntamiento de Tarragona defenderá, de cara a la redacción del nuevo Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM). Así lo avanza la concejal Begoña Floria quien argumenta que «ya que hemos entrado en una época más sostenible, toda esta zona podría ser un parque agrario, con huertos familiares, lo que nos permitiría recuperar esta parte de la historia de la ciudad».

Es una proyecto que defendió en el anterior mandato el exconcejal de Territori, Josep Maria Milà, y que apoya la formación, de cara al proceso que se abrirá los próximos meses. Y esto pasa por impulsar un conjunto de actuaciones como las que en su momento se hicieron en el Gaià o en la desembocadura del Llobregat, donde se cultivan gran parte de las hortalizas que abastecen el área metropolitana de Barcelona.

La recuperación de este espacio pasa en un primer lugar por una modificación del contenido del POUM de 2013 –que se anuló a raíz de una sentencia del TSJC– y que contemplaba que los terrenos del costado izquierdo del río formaran parte del plan parcial 46, conocido como el de la Horta Gran.

Con una superficie de 108 hectáreas, este sector era uno de los grandes ámbitos de crecimiento de la ciudad, por la zona de Ponent. La ficha correspondiente del plan general señala que la edificación prevista era de 5.979 viviendas, que se concentraban en la zona más próxima a la T-11. «Construir en esta parte es una barbaridad», indica la edil socialista.

Defiende que esta parte de Tarragona debe ser la «rótula» entre los barrios de Ponent y el centro, y que el impulso de esta gran zona verde debe servir para «religar» y «cohesionar» ambas partes de la ciudad, teniendo en cuenta el cambio que puede suponer en todo este entorno la recuperación del antiguo edificio de La Tabacalera.

Floria lo tiene muy claro: «En ningún caso debe preverse la construcción de nuevas viviendas en este entorno». El PSC defiende que el crecimiento de la ciudad debe producirse en la zona de Llevant, por lo que, el partido ya avanza que la preservación de la Horta Gran «será una de las líneas rojas en la negociación del POUM».

Hay un segundo aspecto que los de Josep Fèlix Ballesteros ya avanzan que será prioritario. Se trata de la Platja Llarga. «Debemos establecer una protección urbanística que nos permita salvarla», indica Floria. En su momento, este ámbito se vinculó al desarrollo del plan parcial 24, conocido como el de La Budellera. Los promotores compraban los terrenos, que revertían a la ciudad como zona verde. De momento, Floria ya avanza que pedirá al gobierno municipal que se impulse un plan especial que permita la preservación medioambiental de este entorno.

Temas

Comentarios

Lea También