Más de Tarragona

Un último aplauso para las víctimas del coronavirus

Homenaje. El Parc del Francolí acogió un acto en reconocimiento a todas las personas que han luchado para combatir la Covid-19 en la ciudad

LAURA ROVIRA

Whatsapp
Un total de 200 invitados asistieron al acto en homenaje a las víctimas del coronaviurs en el Parc del Francolí. FOTO: PERE FERRÉMOSSÈN FORT, DEDICÓ UNAS PALABRAS DE AGRADECIMIENTO.  FOTO: PERE FERRÉ

Un total de 200 invitados asistieron al acto en homenaje a las víctimas del coronaviurs en el Parc del Francolí. FOTO: PERE FERRÉMOSSÈN FORT, DEDICÓ UNAS PALABRAS DE AGRADECIMIENTO. FOTO: PERE FERRÉ

Pasaban unos minutos de las ocho de la tarde de ayer cuando el Parc del Francolí se enmudecía de una mezcla de orgullo por la lucha de la ciudad al hacer frente a la crisis sanitaria de la Covid-19 y de tristeza por aquellas personas que no han podido superar este virus. Una combinación de sentimientos traducida en silencio que se mantuvo durante todo el acto homenaje a las víctimas de la pandemia organizado por el Ayuntamiento de Tarragona. Un total de 200 sillas fueron ocupadas tanto por representantes políticos y de diferentes entidades como por personas que vivieron de cerca este virus.

El silencio se rompió con un emotivo aplauso por parte de todos los asistentes en recuerdo a todas las víctimas del coronavirus. La periodista tarraconense Yolanda García fue la encargada de conducir el acto que empezó con la presentación de la Olivera, plantada como un símbolo de paz acompañada de una placa conmemorativa en homenaje a las víctimas de la Covid-19 y a toda la ciudad de Tarragona por su esfuerzo durante estos meses.

Ángeles con batas multicolor

A continuación, se realizó un emotivo minuto de silencio en el que todos los asistentes se levantaron y en el que el Parc del Francolí volvió a enmudecer.

Después, mossèn Fort, el histórico cura del Hospital Joan XXIII, que a sus 82 años ha superado el virus, dedicó unas palabras en agradecimiento a los que considera sus ángeles de batas multicolor. «La vida és una oportunitat, aprofita-la». Así empezaba el texto de Fort con el que daba un mensaje de esperanza con un tono muy emotivo en el que también recordó a todas aquellas personas que pasaron por lo mismo que él pero que no lograron sobrevivir. «No les pudimos dar la mano, pero el corazón de todos los trabajadores del hospital estaba con ellos», concluía Fort.

De las palabras del mossèn a la música. Profesores de l’Escola de Música de Tarragona fueron la

banda sonora de este evento e interpretaron varias piezas. A la actuación le siguió la escritora Lourdes Malgrat, que volvió a emocionar con un relato que reflejaba la situación vivida estos meses.

Para acabar, el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, dedicó unas palabras de agradecimiento a todos los asistentes y a la ciudad en general por su comportamiento y por la solidaridad y responsabilidad demostrada aunque advirtió

que aún queda mucho por luchar: «Seguimos conviviendo con la amenaza, superaremos esto si aprendemos la lección, nos necesitamos los unos a los otros».

El acto terminó con una nueva actuación musical que acompañó el inicio del atardecer. De nuevo, se vivió un mezcla de sentimientos. Del enmudecimiento del público escuchando la interpretación musical al aplauso, el último y uno de los más significativos.

Temas

Comentarios

Lea También