Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de L'Arrabassada se quejan de suciedad y plagas en dos solares

En uno de los terrenos se acumulan muebles, electrodomésticos viejos y todo tipo de desperdicios. Además, hay un grupo de cabras sueltas que ha llegado a cruzarse en la carretera
Whatsapp
En este solar, visible desde la A-7, se acumulan todo tipo de desperdicios, desde la carrocería de un coche a electrodomésticos viejos.  Foto: Lluís Milián

En este solar, visible desde la A-7, se acumulan todo tipo de desperdicios, desde la carrocería de un coche a electrodomésticos viejos. Foto: Lluís Milián

Una docena de cabras abandona una zona verde y sale a la carretera. Un coche baja la velocidad para no llevarse ningún animal por delante. Finalmente las cabras vuelven al monte... La escena no tiene lugar en una carretera rural; ha sido grabada por los vecinos en plena calle Internet del barrio de L’Arrabassada.

Las cabras que campan por el lugar provocan sólo una de las quejas que genera este solar ubicado entre la autovía y la calle Internet. El terreno, donde hay una caseta, está inundado de desperdicios de todo tipo: la carrocería de un coche, muebles abandonados, electrodomésticos destartalados y basura en general.

El presidente de la Associació de Veïns de L’Arrabassada, Josep Maria Bertran, explica que a los vecinos les preocupa la suciedad y las ratas que salen del lugar, pero también que las cabras vuelvan a saltar, esta vez a la autovía, y causen un accidente.

Consultados al respecto, desde el Ayuntamiento de Tarragona han respondido que «se pedirá una inspección de los servicios de la Guàrdia Urbana y en caso de que esté sucio (el solar), se requerirá su limpieza a los propietarios».

Mosquitos y culebras

En otro extremo del barrio, esta vez en la calle Carles Babot Boixet, frente a la Escola l’Arrabassada, otro solar vacío también genera molestias. La dueña de una casa cercana dice que llevan años quejándose y sólo han conseguido que vallaran el lugar: «Pero han dejado toda la basura en montones dentro del solar... Hay ratas, serpientes y mosquitos».

Apunta que en los último dos años, cuando llega el verano, «no podemos disfrutar de los exteriores porque no damos abasto para erradicar los mosquitos». No obstante, lo que más les preocupa es el temor a un incendio debido a la acumulación de maleza seca.

Respecto a este solar, desde el ayuntamiento indican que se abrieron dos expedientes en 2013, donde se requirió su limpieza y mantenimiento y se abrieron expedientes sancionadores que finalmente se archivaron cuando se procedió a la limpieza. También en este caso han prometido solicitar una inspección a la Guàrdia Urbana y en caso de que esté sucio se requerirá la limpieza a sus propietarios.

Josep Maria Bertran se lamenta de que, además de los solares vacíos, en general apenas se da mantenimiento a las zonas verdes del barrio. Uno de los casos más llamativos es el de los terrenos municipales que están detrás de la calle Joan Fuster, en el lado que da a la montaña, donde, asegura, la vegetación crece sin control muy cerca de las casas. De hecho, apunta que hay rutas para hacer senderismo que están impracticables por la maleza. Finalmente se queja de que muchas aceras del barrio están invadidas por plantas que crecen sin control.

Tras la constitución del nuevo ayuntamiento, todavía no se han nombrado los concejales de barrio. Cuando se designe al responsable de esta zona, sin duda el tema del mantenimiento de los solares abandonados y las zonas verdes estará entre los primeros temas a tratar.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También