Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    ¿Del paro a la jubilación?

    Más de la mitad de las personas mayores de 55 años que están en el paro en la actualidad creen que directamente pasarán a ser pensionistas por la falta de oportunidades laborales

    12 julio 2023 19:30 | Actualizado a 13 julio 2023 19:22
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    El paro se encuentra en uno de sus mejores momentos de los últimos años. En Tarragona su descenso es constante desde hace ya meses. Sin ir más lejos, el pasado mes de junio se registraron 38.463 personas paradas en la provincia, lo que supone una disminución de 679 respecto al mes anterior (-1,73%). Las cifras a nivel local y nacional son tan positivas que no se daban desde el 2008. Sin embargo, ¿es todo de color de rosa?

    La respuesta es no. Hay un grupo de la población que todavía representa un problema a nivel laboral. Son las personas mayores de 55 años. Esas a las que encontrar trabajo les cuesta mucho más que al resto. Los datos ofrecidos en junio revelan claramente este hecho preocupante. De las 38.463 personas en Tarragona que estaban en situación de desempleo, 9.601 eran hombres mayores de 45 años y 13.611 eran mujeres mayores de 45 años.

    «Este problema ya hace muchos años que lo tenemos. Lo peor es que son parados de larga duración no es que lleven poco tiempo sin trabajar. Estamos en un momento en el que en la demarcación es casi imposible encontrar trabajo si hablamos de personas mayores de 55 años». Son las palabras de Mercè Puig, secretaria general de CCOO.

    Joan Llor, secretario general de UGT, también lamenta esta situación y su discurso va encaminado al apoyo total a estas personas: «Es un problema porque es gente que busca trabajo, pero no encuentra. Profesionalmente es buena, pero lo que ocurre es que a las empresas les cuesta contratar. El otro día el Círculo de Empresarios proponía aplazar la edad de jubilación hasta los 72 años, a mí me gustaría preguntarles a los empresarios que forman parte de esa institución si tienen a alguna persona mayor de 60 años contratada en sus empresas».

    El otro día el Círculo de Empresarios proponía aplazar la edad de jubilación hasta los 72 años, a mí me gustaría preguntarles a los empresarios que forman parte de esa institución si tienen a alguna persona mayor de 60 años contratada en sus empresas

    ¿Por qué se da esta situación? En muchos casos se tiene el conocimiento, la experiencia y la responsabilidad suficiente como para desarrollar sus tareas de manera eficiente, pero a la hora de encontrar empleo se encuentran con barreras mayúsculas. «Se trata de un contrasentido que urge revertir, si queremos que nuestro Estado del Bienestar sea sostenible en el tiempo. Contamos con profesionales séniores que están en la plenitud de su carrera, con inmensas capacidades y cuya contribución es esencial para la competitividad del país. En este sentido, no es de recibo que su desempleo se cronifique hasta el punto de enganchar directamente con la jubilación. Muy al contrario, hemos de garantizar que, si quieren y necesitan trabajar, solo encuentren facilidades para hacerlo», destaca Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

    ¿Cuáles son estas barreras?

    La primera es esa que asocia a este tipo de profesionales con personas con capacidades obsoletas, menor flexibilidad y mayores exigencias salariales. Precisamente, en el primer punto es en el que cree Puig que está la clave de esta falta de oportunidades laborales: «Hemos entrado en el mundo de la digitalización y la formación tiene que ir dirigida a ese sector. Si las personas de 55 años no han sido formadas por sus empresas y ahora tampoco se les forma para reinsertarlos en el mundo laboral nos encontramos con una situación de estancamiento total».

    La segunda barrera es la que se encuentran estas personas a la hora de encontrar trabajo. No están habituados a ese contexto, así que «no están familiarizados con las nuevas estrategias, canales y fórmulas de búsqueda de empleo, necesitando una actualización de competencias para poner en valor sus capacidades», señala la Fundación Adecco.

    Se prevé que en España en el 2028 la edad media de la población activa sea de 50 años

    Llort cree que el problema está más en la mentalidad de los empresarios y lo argumenta de la siguiente manera: «Para mi falta profesionalidad en los recursos humanos de las empresas. Las personas mayores de 55 años son gente formada, madura y que suele dar un mayor rendimiento profesional del que se espera. Nos creemos que todo pasa por los jóvenes y hay veces que hay tener más confianza en los mayores porque sus conocimientos son buenos».

    Precisamente, esta Fundación ha realizado una encuesta que refleja cual es el sentir de las personas que se encuentran dentro de este grupo. Los resultados no engañan y señalan lo siguiente: «El 51% de las personas desempleadas en Catalunya mayores de 55 años cree que no encontrará trabajo y que pasará, directamente, del desempleo a la jubilación». Esto supone un pensamiento que choca de manera frontal con las previsiones del INE que para 2028 prevé que la medida de la edad de la población activa en España sea superior a los 50 años.

    ¿Dónde está la solución?

    Las cifras y las sensaciones son preocupantes. Para Puig la solución pasa por dos factores: la formación y la bonificación. «Si la gente estuviese formada en conocimientos útiles para las empresas estas estadísticas serían otra cosa, pero otro punto clave es que hay que bonificar a las empresas. Hay que ayudarlas porque si no van a seguir apostando por gente joven formada y más adaptada a su visión de futuro», explica la secretaria general de CCOO.

    Llort, por su parte, hace hincapié en la idea de que hay que apostar con más firmeza por el trabajador mayor de 50 años: «Hay gente mayor que profesionalmente sabe de su sector o que incluso se ha reciclado y está listo para trabajar en otro, pero si no se les da la oportunidad nunca van a poder demostrarlo».

    Mesonero sigue en la misma línea y cree que hay que derribar ciertos falsos mitos que terminan actuando como barreras que en muchas ocasiones no se logran superar: «Hay muchos prejuicios muy arraigados en el imaginario social, que cuestionan la flexibilidad y la capacidad de adaptación de los profesionales sénior, o asocian su contratación a elevados costes salariales. Muy al contrario, cuando una persona mayor de 55 años busca activamente empleo, muestra una elevada capacidad para adaptarse a la realidad del mercado laboral, con el valor añadido de la búsqueda de la estabilidad y la tendencia a desarrollar una alta fidelidad a los proyectos, siendo doble su compromiso».

    Comentarios
    Multimedia Diari