Más de Tarragona

Òdena, una voz imponente que reclama capitalidad de TGN en Santa Tecla

Pregón. El barítono, con una trayectoria internacional impecable,  pidió más amor colectivo a los tarraconenses durante su discurso

Gerard Cañellas

Whatsapp
Òdena y Ricomà desplegando la Senyera de la ciudad. FOTO: PERE FERRÉ

Òdena y Ricomà desplegando la Senyera de la ciudad. FOTO: PERE FERRÉ

Siete de la tarde del 21 de septiembre y las trompetas del Consell Municipal inundaban la Plaça de la Font con el Toc de Pregó, que daba inicio al pregón de las fiestas de Santa Tecla de este 2021. A pie de plaza, un público reducido esperaba el discurso del pregonero Àngel Òdena. En el balcón del Ayuntamiento de Tarragona, el alcalde de la ciudad, Pau Ricomà, se disponía a presentar al barítono. «Pasión y arte». Con estos adjetivos vestía Ricomà al intérprete, a la vez que reconocía que «es un orgullo que Tarragona tenga una de las mejores voces del mundo». Asimismo, el alcalde destacaba que con su actuación en la Ópera Rigoletto, producida en Tarragona, «Òdena emocionó al público, que reconoció su talento, su esfuerzo, su perseverancia y su profesionalidad con una gran ovación de ese orgullo tarraconense». En esta línea, Ricomà celebraba que «Àngel Òdena es nuestro, es de casa, siempre ha estado vinculado con la ciudad y la cultura, quiere a Tarragona con devoción y tiene claro el potencial que tiene. Te queremos mucho Àngel, muchas gracias». 

Después de estas emotivas palabras, era el turno de Òdena, que cogió el micro para, con su voz imponente, recordar su infancia, contar lo que significa Tarragona para él y, a modo de tirón de orejas a políticos y a los propios ciudadanos, reclamar una mayor capitalidad para la ciudad. En este sentido, defiende que es necesario un mayor amor colectivo de todos los tarraconenses. 
Cabe recordar que Òdena ha actuado en ciudades como París, Milán, Lisboa, Amsterdam, Hamburgo o Nueva York, entre otros, y en 2012 fue galardonado como mejor cantante de zarzuela y ópera española en los Premios Líricos Teatro Campoamor por su interpretación en el gato montés. No obstante, esta brillante carrera no le ha apartado de la militancia pública en defensa de su ciudad. 

Àngel Òdena y un miembro del Consell Municipal después del pregón. foto: pere ferré

«Soy lo que podríamos llamar un TTV, un Tarraconense de Toda la Vida, con más de 8 apellidos catalanes del Camp de Tarragona», empezaba señalando Òdena en su parlamento, a la vez que recordaba que sus años de colegio en el Sagrat Cor, en el Sant Pau Apòstol, en el Seminari y en la universidad «fueron los años que más me marcaron en mi formación y allí conocí la Tarragona de mi alrededor, la del conservatorio, la de la parroquia, la de la sala de ping-pong de mi admirado Mossén Serra, la del Nàstic, y tantas cosas más». 

En relación a Santa Tecla, Òdena aseguraba que de los primeros recuerdos que le vienen a la mente es ver los castells en la Plaça de la Font, además de ver como, con el paso de los años, la fiesta se iba haciendo más grande, con la época de la recuperación. «Todo el Seguici se amplió, todo el mundo quería salir: bailes, diablos, bestias diversas, más grupos de castells y bandas nos inundaban las calles los días de fiesta; pero quizás las Dames i Vells son quienes me impactaron más, dejaban por el suelo al alcalde Recasens, a los concejales de la época, al guardia civil e incluso al arzobispo. Esto me abrió los ojos a la nueva Tarragona, más plural, abierta y desvergonzada», comentaba el barítono. 

A partir de ahí, el pregonero cambió de tono y empezó a defender el patrimonio y el valor de Tarragona, a la vez que reclamaba que se trabaje para que tenga la capitalidad que merece. «Tenemos muchas cosas que nos vienen dadas. Clima, mar, sol, playas y un legado histórico insuperable. Pero, hemos sabido estar a la altura de todo esto que tenemos? Pues creo que no», lamentaba Òdena, que añadía que «no solo tenemos una ciudad maravillosa, sino que realmente los maravillosos somos los tarraconenses, que desgraciadamente hemos tenido demasiadas veces una falta de estima colectiva que en ciertos momentos ha llegado a ser enfermiza». Con todo, pedía a los propios ciudadanos y a la clase política que luche y trabaje para transformar Tarragona. «Queremos estar en la división de honor con el nuevo hospital, con el nuevo Museo Arqueológico, con el nuevo centro del Hidrógeno Valley del Camp de Tarragona, y con tantos otros proyectos que nos dan la capitalidad de verdad. Y esta capitalidad nos la tenemos que ganar día a día, en los despachos, en la calle, en los mercados, en los museos, etc.», terminaba Òdena.

El acto acabó con el despliegue de la Senyera de la ciudad, con la Tronada del Pregó y con el Amparito Roca a cargo de Tradiband, la Banda d’Instruments Tradicionals de Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También