Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Secciones
Canales
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El Ayuntamiento de TGN ‘blinda’ la calle Canyelles y prohibe que se instalen terrazas

Se trata de una medida que pidieron los mismos comerciantes al convertir la calle en peatonal. La proliferación de bares en el entorno de la Plaça Corsini ponía en alerta al sector

| Actualizado a 14 noviembre 2022 06:30
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El Ayuntamiento de Tarragona ha decidido blindar la calle Canyelles, comprometiéndose con los comerciantes a no autorizar ninguna terraza en el lugar. El Consistorio no quiere que esta calle –peatonal, desde hace quince días– acabe siendo como las calles Lleida o Reding, donde en los últimos años han proliferado los bares y las terrazas. El objetivo, aseguran fuentes municipales, es proteger el comercio que queda en la zona centro y ofrecer al peatón un espacio donde poder andar sin tener que sortear mesas y sillas.

Desde la concejalía de Domini Públic aseguran que «el nuevo diseño de la calle Canyelles está pensado para acoger otros usos, distintos a los bares», y añaden que «la instalación de una terraza sería incompatible con el nuevo espacio de zona verde y de descanso». En esta misma línea, el concejal de Comerç del Ayuntamiento de Tarragona, Dídac Nadal, dice que cuenta con el compromiso de todo el Consistorio de no dar ninguna licencia de ocupación de la vía pública.

Dídac Nadal (Concejal de Comerç): «La calle Canyelles también debe ser la vía de evacuación en caso de emergencia en la Plaça Corsini»

Actualmente, solo estaría en condiciones de solicitar terraza un establecimiento, el Frankfurt Tarragona I. De hecho, lo pidieron y el Ayuntamiento ya se negó. Tanto la Sirvent como el Brasilia –los otros dos locales de restauración de la calle–, tienen su terraza ubicada en la Plaça Corsini y en la Rambla Nova, respectivamente.

«Tras muchas reuniones con los comerciantes de la calle Canyelles, vi clara cuál era su principal preocupación. Por eso hice la petición expresa, tanto al gobierno como a la concejala de Domini Públic», explica Nadal, quien añade que «creemos que ya hay suficientes terrazas en la ciudad y, lo que hay que conseguir, es que estas se ganen la vida, pero también garantizar la accesibilidad de los ciudadanos».

Para el concejal de Comerç, la calle Canyelles debe ser el centro comercial de la ciudad, «además de la vía de evacuación de la Plaça Corsini, en caso de emergencia», teniendo en cuenta las muchas actividades que se organizan.

Judith Sentís (Dinamizadora Via T): «Es importante ‘blindar’ la calle, al tratarse de la más concurrida por los tarraconenses»

La preocupación, tanto de vecinos como comerciantes, es que esta medida desaparezca cuando entre otro gobierno. Por eso piden que se trabaje para encontrar una fórmula jurídica que consiga proteger la normativa, independientemente del color político que haya en la Plaça de la Font.

«¿Terrazas? Ni verlas»

Prohibir la instalación de terrazas en esta calle es un decisión municipal que se tomó a petición de los comerciantes, cuando empezaron las obras para convertirla en peatonal. «El día que me dijeron que empezaban las obras, me fui a hablar con los concejales. Les dije que si su intención era poner terrazas, no hacía falta que hicieran la calle peatonal. Que la dejaran como estaba», explica el presidente de la Associació de Comerciants del carrer Canyelles, Jordi Gombau, quien añade que «ni los vecinos ni los que tenemos tienda queremos ver ni en pintura las terrazas. Ya tenemos suficientes en las calles Lleida y Reding».

El resto de comerciantes de la calle apoyan la opinión de Gombau. Núria Alegret, encargada de la papelería Vicenç Piera, asegura que esta posibilidad le preocupaba. «La gente que viene a un bar se sienta a tomar algo, pero no compra. Y encima, hacen jaleo», opina. A pocos metros, Adrià Marsal, de la tienda Calçats Núria, insiste en la idea de llevar a cabo alguna normativa que permita que la medida tenga continuidad.

Jordi Gombau (Presidente Comerciants del carrer Canyelles): «Ni vecinos ni comerciantes queremos ver las terrazas ni en pintura»

Por su parte, desde la asociación Via T, su dinamizadora, Judith Sentís, asegura que esta decisión era necesaria. «Calles como Governador González, Reding o la misma Plaça Corsini, han sufrido la proliferación incontrolada de bares y terrazas. Por una parte es positivo, porque aporta ambiente. Por la otra no, porqué a los comercios no les beneficia. La zona deja de ser comercial para ser de ocio», explica Sentís, quien destaca la importancia de «blindar» la calle Canyelles, «al tratarse de la vía más concurrida por los tarraconenses».

El Diari habla también con un comerciante que ha vivido la conversión de su calle, de zona comercial a zona de terrazas. Se trata de Josep Maria Juan Biosca, de la tienda Pirineus 3 de la calle Reding. «Es un acierto que no se instalen terrazas en la calle Canyelles, ya que, por experiencia propia, puedo decir que no aportan ni un duro a los comercios», dice Juan, quien explica que la proliferación de bares en la calle Reding empezó cuando el mercado estaba en la carpa de Corsini. «Ya entonces avisé de que esto acabaría convirtiéndose en una Plaça de la Font 2. Y así ha sido», acaba el empresario.

Comentarios
Multimedia Diari