Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El derribo de la plataforma del Miracle generará una plaza, sin parking, de 6.500 m2

Es la solución que se adoptará a corto plazo, hasta que pueda hacerse la renaturalización del entorno. El desmontaje del mamotreto se iniciará en el segundo semestre del año que viene

| Actualizado a 18 noviembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El desmontaje del mamotreto del Miracle se iniciará el segundo semestre del año que viene y, en un primer momento, la solución que se adoptará es la habilitación de una plaza, en este entorno privilegiado, que será un primer paso de cara a la renaturalización. Esta es la hoja de ruta con la que está trabajando el equipo de gobierno, que el pasado mes de mayo obtenía los recursos necesarios para que finalmente esta polémica estructura pueda deconstruirse.

La actuación se trabaja de forma conjunta entre las áreas de Territori y Medi Ambient del Ayuntamiento de Tarragona, siendo la primera la que ejerce el liderazgo de esta fase inicial. Esta pasa por la redacción del proyecto en el que tendrá que definirse cómo se aborda este desmontaje, teniendo en cuenta que el objetivo es priorizar la «economía circular» y, por tanto, que se generen «residuos cero» en la operación. «Podemos eliminarlo todo, pero la idea es reaprovechar el hormigón y valorizarlo, lo que nos juega a favor, ya que la empresa podrá sacar un rendimiento», indica el responsable de urbanismo, Xavier Puig.

El desmontaje de la estructura se prolongará por espacio de cuatro meses

Según el calendario actual, a finales de este mismo año se adjudicará la redacción del proyecto, el cual se prevé que esté terminado a lo largo del primer trimestre del año que viene. Su redacción se externalizará, a partir de un contrato menor ya que el Ayuntamiento asegura que los servicios técnicos municipales ahora mismo no pueden asumir. Este documento será el que acabará de definir el presupuesto. No obstante, los técnicos del Ayuntamiento ya hicieron hace un año una primera estimación, según la cual la inversión necesaria oscilaría alrededor del medio millón de euros. Esta cifra está en cuarentena y tendrá que actualizarse, teniendo en cuenta el actual incremento de precios y que se priorizará el reaprovechamiento de los materiales de la estructura, por lo que tendrá que verse si este importe puede reducirse.

A partir del proyecto podrán adjudicarse las obras, que comenzarán a lo largo del segundo semestre del año que viene. «En cuanto a los tiempos podríamos empezar antes, pero no queremos que coincidan en plena temporada de playas, por lo que no se ejecutarán hasta otoño o invierno», explica la concejal de Medi Ambient, Eva Miguel Gascón. Esta afirma que «queremos ser prudentes» ya que el objetivo es que los bañistas no tengan que convivir con las máquinas.

Las obras tendrán una primera fase que se prolongará por espacio de cuatro meses. Se eliminará toda la parte visible de la plataforma, a excepción de dos de los cinco módulos existentes en la parte frontal. Los que se mantendrán son el de Creu Roja y los baños públicos, ya que estos tienen una funcionalidad que quiere mantenerse. También se retirará toda la estructura de vigas, formada por cuatro traviesas longitudinales de grandes dimensiones, que se construyeron in situ, además de otras 597 unidades, en este caso de 7,5 metros de longitud, que están dispuestas de forma perpendicular. Con todo, estamos hablando de una estructura de 7.200 toneladas de hormigón armado, o lo que es lo mismo 2.864 metros cúbicos.

Por fases

Esta primera parte mantendrá los cimientos de la estructura. «Lo que tenemos claro es que no podemos sacarlo todo, porque nos dicen que cuando acuñaron las columnas se hicieron unos fundamentos muy bestias y la roca madre es irregular, por tanto no sabemos qué nos encontraremos», añade la titular de Medi Ambient, quien considera que esta estructura «es una barbaridad equiparable al Jaume I». Sobre esta cuestión se habló en una visita que se hizo in situ con los responsables de este departamento, además de los ingenieros y el concejal de Territori, con las entidades ecologistas, que son las que han liderado esta reivindicación.

Puig: «La idea es reaprovechar el hormigón y valorizarlo, lo que nos juega a favor»

El desmontaje de esta estructura aérea dejará una plaza de 6.500 metros cuadrados, que será la solución provisional que se adoptará hasta que pueda seguirse con la segunda fase. En la superficie no podrá aparcarse y se aprovechará que van a hacerse unas catas para conocer el subsuelo para que pueda plantarse vegetación. Asimismo, está previsto que se instale más iluminación para que pueda aprovecharse el espacio de forma segura.

El proyecto Greenbelt’26, que es el que obtuvo los 3,3 millones de euros de las ayudas europeas Next Generation establece que el conjunto de las actuaciones tienen que están finalizadas en 2026. Esta bolsa de dinero permitirá financiar tanto esta primera fase como una parte de la segunda, que es la que hace referencia a la redacción del proyecto ejecutivo para la renaturalización del entorno. Este determinará qué se hace en un futuro en este espacio para que quede más integrado con el paisaje litoral de la ciudad.

Miguel: «Empezamos a deshacer los despropósitos de este urbanismo que no respetaba el paisaje»

Miguel Gascón avanza que esta parte se abordará con el Consell Municipal de Medi Ambient, que se constituyó recientemente, y en el que están representados los diferentes estamentos y entidades de este ámbito. «Queremos que sea este organismo el que debata y proyecto cómo debe ser este espacio sin olvidar que el objetivo final es la renaturalización y que esto sea un espacio natural con un valor paisajístico notable», concreta.

La concejal cupaire pone en valor que «es la primera vez en la que se invertirá dinero público en quitar cemento». Por este motivo, considera que la actuación supondrá «un antes y un después». «Empezamos a deshacer los despropósitos de este urbanismo que no respetaba el paisaje y los entornos naturales», concluye. En esta misma línea se expresa el responsable de Territori quien asegura que esta «no es una actuación aislada» sino que va en la línea de otras iniciativas que se están trabajando para el canal de La Móra, la desembocadura del Gaià y la recuperación del entorno del Francolí.

La plataforma del Miracle supuso una inversión de 8,4 millones de euros y se inauguró hace más de 21 años. En los últimos nueve años ha estado cerrada por varios problemas.

Comentarios
Multimedia Diari