Esquerra y PSC pactan el ‘Reset’ en TGN con 900.000 euros en subvenciones

El modificativo de crédito saldrá adelante después del acuerdo de ayer en comisión para acelerar la gestión de las ayudas a clubes y asociaciones

| Actualizado a 25 enero 2022 06:46
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El gobierno de Pau Ricomà (ERC) tendrá el viernes fumata blanca para aprobar el esperado modificativo de crédito «Reset», que debe servir para dar el primer paso para «adaptar el presupuesto de 2021 a la realidad de 2022», según indica el concejal de Serveis Centrals, Jordi Fortuny (ERC). El ejecutivo de la Plaça de la Font (Esquerra-Junts per Tarragona-CUP) opta por el Plan B –la vía de la conversión de las cuentas– al no poder gestionar unas nuevas previsiones económicas para este año ante la falta de acuerdo político con el que fuera su socio entre junio de 2019 y junio de 2021, En Comú Podem.   

Por ello, y para poder hacer frente al incremento salarial del 2% de los trabajadores municipales, así como a la actualización de los contratos de servicios por la subida del 6,7% del IPC y el encarecimiento en 2,2 millones de euros de las amortizaciones por la deuda bancaria, el gabinete de Ricomà presentará al pleno de este próximo viernes un cambio de 13 millones de euros en las cuentas que están actualmente en vigor, y que son las correspondientes a 1 de enero de 2021. Para ello, necesitará la mayoría absoluta del Saló de Plens, un requisito que ayer se confirmó en la comisión de Serveis Centrals.  

Ayer, abstención de la oposición
Tras iniciar los contactos la pasada semana, el acuerdo para sacar adelante el modificativo se selló ayer por la mañana entre los dos principales partidos de la Plaça de la Font: Esquerra y PSC, que además contó con la abstención del resto de grupos de la oposición y el voto a favor de Junts per Tarragona y la CUP.

El pasado jueves, los socialistas plantearon al ejecutivo municipal una condición sine qua non para avalar la operación, como era acelerar la gestión de las subvenciones a las entidades e incorporarlas en el expediente que se votará este viernes en el pleno, que de nuevo volverá a ser telemático. Así, el pacto entre los dos partidos contempla un montante global de 917.440 euros, la mitad de los cuales –unos 485.000– se destinará para el deporte de la ciudad, con una especial implicación para el Gimnàstic (155.000) y el CBT (100.000). También habrá unos 55.000 para colles castelleres.

«Éramos conscientes de las necesidades que tienen las entidades de la ciudad, algunas de las cuales les urge el dinero para poder acceder a operaciones de crédito», afirmó ayer el primer teniente de alcalde, Jordi Fortuny, quien recalcó que la cantidad que ahora se dibuja «se complementará con el remanente del mes de marzo». 

Desde el PSC, su portavoz –Sandra Ramos– se mostró especialmente satisfecha por el hecho de que se hayan acordado las subvenciones a las entidades «a propuesta» socialista. «Si hay diálogo y voluntad de consenso por parte del gobierno municipal, esta ciudad seguirá hacia adelante», indicó Ramos, quien añadió: «Las entidades cumplen una función social importante, por esto hemos presionado al gobierno».    

Carla Aguilar (ECP) tiene la llave del presupuesto. «Haya o no, lo que no haremos será bloquear el día a día de la ciudad», afirmó ayer la edil de la formación progresista, quien destacó que «se trata de un modificativo importante en el que, además, hay el compromiso de que las partidas que se dan de baja se recargarán con el remanente». José Luis Martín (PP) pide al alcalde que sea «valiente» y que «presente un presupuesto. Y si no se aprueba, que se someta a una moción de confianza».

¿El desenlace de pasado mañana en la Terra Ferma influirá en la Plaça de la Font? Solo Ricomà tiene la respuesta.  

Comentarios
Multimedia Diari