Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Este verano llegaremos a los 50 conciertos, será el mejor
de los últimos diez años»

Los sectores que viven de ellas lo celebran, aunque los feriantes empiezan a facturar menos a causa de la inflación

| Actualizado a 16 agosto 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Fueron dos años, los de la pandemia, en los que se pudo celebrar muy poco. Las continuas restricciones no permitían llevar a cabo actividades que comportaran aglomeraciones y grandes concentraciones de gente. Pero esto ha cambiado. El 2022 ha sido el año en el que se ha recuperado prácticamente la normalidad total y, con ella, han vuelto las fiestas mayores, y con mucha fuerza.

Así, tras dos veranos en blanco, los sectores económicos que viven de las verbenas están teniendo más trabajo que nunca. Orquestas y empresas dedicadas al alquiler de sillas, mesas y vallas y a la instalación de carpas para conciertos afirman estar incluso más ocupados que en 2019. Por contra, los feriantes, ya están notando, desde finales de julio, que la inflación pasa factura a las familias y estas gastan menos que antes.

«Este verano haremos un total de 50 conciertos, y será el mejor de los últimos años», asegura Sixto Lara, representante y contrabajista de la Orquestra Montgrins, que añade que durante todo el año llegarán a los 72 bolos. «Se está notando mucho que volvemos de la pandemia y que hay ganas de fiesta», señala Lara. Asimismo, sostiene que «los ayuntamientos están dispuestos a pagar más, ya que debido a la inflación hemos subido los precios».

El músico de la Montgrins asegura que sus declaraciones se pueden extrapolar al resto del sector: «Hablamos de esto entre las diferentes orquestas y todas están igual, es un verano en el que se está trabajando mucho y estamos muy contentos».

Paralelamente, Lara destaca que «este año nos están contratando más a última hora, y no con tanta previsión como solía ocurrir, para algunas actuaciones nos han contratado un mes antes».

De esta tardanza a la hora de fichar un servicio habla también Kiko Sanz, gerente del Grupo Maestrat que, con sede en Amposta y Vinaròs, está formado por Espectacles Maestrat, agencia de espectáculos que incluye también la infraestructura necesaria para estos, y por Carpes Maestrat, dedicada al alquiler de carpas de distintos tipos. «Este ha sido un año loco para nosotros, ya que el trabajo nos ha sobrevenido de repente. Debemos tener en cuenta que la contratación de las fiestas mayores se efectúa a un año vista, es decir, sobre octubre se empiezan a contratar las fiestas del próximo verano. Pero este año, debido a que a partir de Navidad se paralizó todo por la nueva ola de covid en marzo y abril, cuando todo volvió a arrancar nos llegó todo el trabajo de golpe y con muy poco tiempo de antelación», explica Sanz.

En esta misma línea, y como comentaba Lara, el gerente de Grupo Maestrat dice que, «sin duda, este ha sido el verano que más trabajo hemos tenido, incluso más que en el de 2019. Junio y julio ya daban alguna pista de cómo iría el verano y agosto lo ha confirmado. Esto se debe a que, además de las fiestas mayores, en las que todos los pueblos se han volcado, se han organizado muchos actos paralelos o dentro de las mismas fiestas enfocados a la juventud, que en el aspecto social y de ocio son quienes más ha sufrido las restricciones durante la pandemia».

En relación a la inflación, Sanz comenta que «este ha sido un problema importante, ya que nuestro trabajo se realiza a un año vista y, por tanto, muchos precios vienen dados del año anterior». Asimismo, lamenta que «la inflación ha sido terrible, sobre todo en el tema de los sueldos que, obviamente, hemos tenido que regular, a los gastos propios de nuestro trabajo como el combustible, a las dietas de los trabajadores, proveedores, etc. En consecuencia, hemos tenido que retocar los precios para adaptarlas a la situación actual» y, aún así, los ayuntamientos les han seguido contratando –trabajan para más de 150 corporaciones locales–.

La recaudación de los feriantes ha caído un 30%: «La gente ya no gasta tanto como antes»

Quienes sí que están sufriendo las consecuencias de la inflación de forma directa son los feriantes, en el sentido que han notado que la gente ya no tiene tanto poder adquisitivo y, por ello, gastan menos. Ramon Pàmies, vicepresidente del Gremi d’Atraccions de Fira de Tarragona, concreta que, aunque se han celebrado más fiestas mayores y, por lo tanto, se han montado más ferias, «desde la última semana de julio estamos notando un bajón en la facturación, de alrededor de un 30%, es decir que si en un día de agosto de 2019 facturábamos 1.000 euros, a día de hoy facturamos 700». Y pone un ejemplo propio que aún es peor: «Para las fiestas del barrio de Bonavista en Tarragona, de estos días, he montado la churrería, no la montaba ahí desde 2017. Pues estoy ganando la mitad de lo que ganaba por aquel entonces». Insiste que los meses de mayo, abril, junio y julio fueron buenos, pero lamenta que «la gente ya no está aguantando el tirón, ya no gastan tanto».

Toni es otro feriante que dispone de colchonetas e hinchables. «Nos hemos visto obligados a subir un poco los precios, pues tengo que pagar la luz y la gasolina y, además, la gente gasta menos, con lo que al final los padres y madres les piden al hijo que elija una atracción, cuando antes a lo mejor se subían a todas», cuenta Toni, que recuerda que durante los dos años de pandemia estuvo parado, «tuvimos que plegar».

Comentarios
Multimedia Diari