Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Vecinos de Tarragona, en contra de una sociedad cannábica

Piden al Ajuntament que no permita su apertura en El Miracle por la proximidad con menores

| Actualizado a 07 agosto 2022 06:30
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

Los vecinos del Miracle han pedido al Ayuntamiento de Tarragona que no permita una sociedad cannábica en el local situado en el bajo del número 46 de la calle Robert d’Aguiló. La formación de dichos clubes sociales está despenalizado al ser un uso privado y personal, pero en el barrio no ha gustado la idea. Sobre todo, por el hecho que justo al lado del local hay una escuela de baile con la presencia de menores y a pocos metros está el colegio público del Miracle.

Por ello, se ha escrito una carta directa al Consistorio pidiendo que se «prohiba urgentemente, ya que se están haciendo obras de adaptación y quieren abrir rápidamente, llevar a cabo actividades relacionadas con el consumo de cannabis». También quieren que no se tire adelante por estar a menos de 650 metros de centros educativos con actividad regular de menores. El escrito lo firman diferentes presidentes de entidades vecinales y de bloques de pisos que se podrían ver afectados. Tiene el apoyo de los responsables de los números 43, 45, 46, 47, 48, 49 y 50. El presidente de Propietaris Augusta Mar, Jorge De Andrés, fue uno de los promotores de la protesta. Es presidente de los números 48 y 50 de la calle Robert d’Aguiló y también del 83 de la Via Augusta. Detalla que les llegó la noticia de forma «sorprendente» y querían saber qué era exactamente eso. «Hoy mismo he recibido una contestación por parte del Ajuntament con tres informes urbanísticos y jurídicos que son favorables a la asociación», comenta De Andrés. También detalla lo que más les sorprende es que «si el Consistorio está estudiando cómo regular estas sociedades en un plano urbanístico, deberían haber esperado a aprobar una normativa y actuar en consecuencia, ya que lo quieren poner pared con pared con una escuela de danza».

Ese es el principal problema y lo que más preocupa a los vecinos. Como se detalla en la carta, justo al lado está la academia Artemis, en la cual se dan clases a niñas y niños. Cerca también hay un parque infantil, un equipamiento deportivo y el CEIP el Miracle. De Andrés avisa que es «un sitio donde hay muchos niños de una forma u otra». Él cree que no es un lugar adecuado para ponerlo. Comparte su opinión la presidenta de la Asociación de Vecinos del Miracle, Claustre Llasera. Comenta que «hay vecinos que vinieron muy preocupados» y también cree que se debería buscar otro sitio. En la carta presentada, los propietarios reclaman que tiene que estar, como mínimo, «a 650 metros de cualquier centro o actividad donde participen menores con regularidad»

Sociedades legales

Estas sociedades se encuentran en una situación jurídica complicada. El Código Penal castiga a los que «promuevan el consumo ilegal» y la Ley de Seguridad Ciudadana recoge como infracción administrativa grave «el consumo en lugares públicos». Aun así, el consumo individual no está penado y en espacios cerrados no hay posibilidad de sanción. Para que no se incurra en la ilegalidad, las asociaciones de cannabis deben controlar que el consumo sea inferior a tres gramos y que solo participen socios o gente con un aval de ellos. En Catalunya, existe la Federació d’Associacions de Cànnabis (CatFAC). Se define como una «una propuesta de autorregulación en que las personas socias se reúnen en círculos cerrados».

Comentarios
Multimedia Diari