Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La Audiencia Provincial respalda la petición de eutanasia del ‘pistolero’

Las víctimas presentarán recurso de amparo ante el Constitucional. Si el Tribunal no decreta medidas cautelares, Sabau recibirá la muerte asistida en un plazo máximo de dos meses

| Actualizado a 05 agosto 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La Audiencia Provincial de Tarragona desestimó ayer los recursos presentados por las víctimas de Eugen Marin Sabau, quienes pedían paralizar el proceso de eutanasia del pistolero de Securitas hasta que no se celebrase el juicio contra él, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa. Con el fallo de la Audiencia encima de la mesa, las víctimas han decidido ir más allá y presentarán, durante el día de hoy, un recurso de amparo al Tribunal Constitucional. El debate jurídico llega ahora a las más altas esferas.

El auto de la Audiencia deja claro que Sabau podrá recibir la muerte asistida en un plazo máximo de dos meses, a no ser que el Tribunal Constitucional paralice la tramitación como medida cautelar. El escenario sigue abierto, aunque la totalidad de los fallos emitidos hasta ahora dejan claro que prevalece el derecho a la muerte digna por encima del de la tutela judicial efectiva que reivindican las víctimas.

Los tres jueces de la sección segunda de la Audiencia deliberaron durante toda la mañana de ayer sobre el asunto. Finalmente, al mediodía, emitieron el auto que desestimaba los recursos de apelación interpuestos por las víctimas: tres compañeros de trabajo de Sabau, más dos Mossos que se encontró en su fuga y a los que hirió.

Cabe recordar que la jueza de instrucción número 5 ya autorizó a principios de julio el proceso de eutanasia para Sabau. Pero, posteriormente, un juez sustituto decidió suspenderlo cautelarmente hasta resolver los recursos a la Audiencia, denegándole así la muerte asistida a Sabau, prevista para el pasado 28 de julio. Justo a principios de esta semana, la Comissió de Garantia i Avaluació , formada por un médico y un jurista, avaló la muerte asistida de Sabau. Este órgano es el único competente para aprobar o denegar las solicitudes de eutanasia. Esta comisión considera que Sabau cumple con los requisitos de «sufrimiento grave, crónico e imposibilitante», sin entrar en la «polémica judicial», ni dejarse «influenciar». Dice que hace una «abstracción del debate jurídico sobre la situación procesal y de privación de libertad del solicitante».

Los hechos se remontan al 14 de diciembre del año pasado, cuando Sabau disparó contra sus excompañeros en la oficina de Securitas de la calle Unió. Se fugó del lugar, hirió a dos Mossos, y después se atrincheró armado en una masía abandonada en Riudoms. Sabau fue neutralizado por la policía y, a consecuencia de los tiros, sufre una tetraplejia irreversible. Los médicos le diagnosticaron una fractura vertebral con lesión medular, fracturas en los brazos y en una pierna, que acabaron amputándole.

La cronología de los hechos

La cronología judicial de los hechos se remonta a hace poco más de un mes y medio, cuando Sabau, ingresado en el Hospital Penitenciari de Terrassa, solicitó la eutanasia. Así lo notificó el abogado del exvigilante de seguridad al Juzgado de Instrucción número 5 de Tarragona, quien llevaba el caso. Fue entonces cuando las defensas de las víctimas decidieron presentar un recurso pidiendo que se paralizara el proceso de muerte asistida hasta que no se celebrase el juicio contra Sabau. La jueza denegó la petición a principios de julio, alegando que la justicia no tiene competencia para tomar esta decisión y razonando que el derecho a la eutanasia prevalece por encima del de la tutela judicial efectiva.

Esta decisión hizo que las víctimas –y también el Ministerio Fiscal–, recurrieran la resolución a la Audiencia Provincial. Según el punto de vista de las víctimas –tal como recoge el recurso–, el auto vulnera el derecho a un juicio justo, y pide al órgano judicial que la decisión «no sea el resultado de presiones externas». La defensa de los Mossos heridos opina que «entre el derecho a la dignidad y el derecho a la tutela judicial efectiva, debe primar el segundo de ellos».

El auto que ayer emitió la Audiencia repite casi en exactitud los argumentos de la jueza. También concluye que, «pese al dolor y daño físico y moral de las víctimas provocado por Sabau, nos encontramos ante un investigado que está en un estado de salud grave, que le origina sufrimientos físicos y psíquicos constantes e insoportables sin posibilidad de alivio, con un pronóstico de vida limitado, en un contexto de fragilidad progresiva».

La Audiencia también asegura que una muerte asistida es considerada, por ley, como muerte natural y que, por lo tanto, «de igual manera se impediría la celebración del juicio». Además, recuerda a las víctimas la posibilidad de ir por la vía civil, para resarcirse de los daños, ya sea a nivel moral o económico.

Finalmente, el auto acaba diciendo que, «atendiendo a los parámetros jurisprudenciales y legales, consideramos que debe preponderarse el derecho a la dignidad y a la integridad física y moral del investigado, frente al derecho a la tutela judicial efectiva de los denunciantes».

Antes de terminar septiembre

Las reacciones por parte de los implicados no tardaron en llegar. Por su parte, el portavoz del sindicato USPAC –que actúa como representante de los dos Mossos d’Esquadra heridos durante la fuga del pistolero–, aseguraba, minutos después de recibir el auto de la Audiencia, que presentarían, durante el día de hoy, un recurso de amparo al Tribunal Constitucional.

Las víctimas están dispuestas a llegar hasta el final. «Ya veríamos que opinaría el poder judicial y el político si, en lugar de tratarse de un vigilante de seguridad, fuera un terrorista. Estoy seguro que la cosa cambiaría», decía Palacio, quien quiso dejar claro que «no es que le neguemos la eutanasia a Sabau. Lo único que queremos es que se le practique después de haberse celebrado el juicio». El representante sindical añadía que «solo se trata de que haya voluntad judicial para adelantarlo. Que pongan la carpeta de este caso en primer lugar».

El abogado de Sabau, Gerard Amigó, explicaba ayer que «pese a tener muy presentes a las víctimas de mi defendido, reconocemos que estamos contentos, teniendo en cuenta el sufrimiento de Sabau».

Ahora, la pelota está encima del tejado del Tribunal Constitucional. La única manera que hay para que se paralice el proceso de eutanasia es que este órgano judicial decida poner medidas cautelares a la espera del fallo. Si no es así, Sabau recibirá la eutanasia antes de terminar el mes de septiembre.

La Audiencia asegura que prevalece el derecho a la muerte digna frente al del juicio justo
Comentarios
Multimedia Diari