Las UCI del Hospital Joan XXIII están al 100% de su ocupación

Pese al aumento de contagios por la variante Ómicron, actualmente, el 70% de los ingresados en la unidad de críticos son pacientes con patologías que nada tienen que ver con la Covid-19

| Actualizado a 11 enero 2022 06:26
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Las UCI del Hospital Joan XXIII de Tarragona se encuentran al 100% de su ocupación desde este pasado fin de semana. Pese a que los contagios por Ómicron no paran de subir, las patologías graves relacionadas con la Covid-19 no son tan habituales como lo fueron en las otras olas. Esto, junto con la recuperación de la actividad normal del hospital, explicaría que el 70% de los ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Joan XXIII son pacientes con dolencias que nada tienen que ver con la pandemia. Solo el 30% son enfermos con patologías derivadas de la Covid-19.

El ambiente en el hospital tarraconense empieza a tensionarse más de lo habitual. Tanto es así que la dirección del centro ha decidido en los últimos días adaptar algunas zonas del equipamiento como UCI, tal como se hizo en el momento más duro de la pandemia. Sin embargo, el problema sigue siendo la falta de personal, en una unidad tan compleja como esta.

Las UCI conocidas como 1 y 2 del Joan XXIII –ubicadas en la primera planta y que cuentan con 14 y 13 camas de críticos respectivamente– están totalmente llenas. Los enfermos Covid se encuentran concentrados en la número 2, compartiendo espacio con los pacientes graves con otras patologías. Según explica una enfermera, «esta UCI acogerá pacientes exclusivamente Covid cuando estos ocupen más de la mitad de las camas. Mientras tanto se comparte».

La UCI coronaria, conocida como número 5 porque está en la quinta planta, también tiene casi la totalidad de las camas ocupadas. Este fin de semana quedaba una libre por si a caso ingresaba algún paciente con un cuadro de infarto. No obstante, los trabajadores aseguran, resignados, que «enseguida se ocupara también. Es cuestión de horas».

Finalmente, hace pocos días se optó por habilitar parte de la sexta planta como UCI. Esta parte del edificio es una especie de comodín que se activa dependiendo de la demanda. Si todo está tranquilo, es una planta de hospitalización normal y corriente.

La razón por la que la mayor parte de ingresados en las UCI son pacientes con patologías ordinarias –es decir, que nada tienen que ver con la Covid-19–, es porque hace unos meses se recuperó la actividad habitual en los quirófanos del hospital, lo que implica que algunos procesos postoperatorios puedan complicarse y el paciente deba acabar la recuperación en la UCI. Hasta ese momento, la mayor parte de los esfuerzos de los profesionales estaban destinados a la lucha contra la pandemia. Ahora, la cosa ha cambiado y la actividad vuelve a la normalidad, con todo lo que esto conlleva.

Falta de personal

El problema, según los sindicatos, sigue siendo la falta de personal «crónica» que sufre el hospital y, en concreto, la UCI, según la CGT. «La ratio de enfermeras ha disminuido, atendiendo hasta a tres pacientes de la UCI cada una, cuando las recomendaciones del Ministerio de Sanidad es de una o dos enfermos como máximo», dice el sindicato, quien denuncia jornadas «maratonianas» de hasta 14 horas, que pueden llegar a nueve días. La CGT asegura que es imposible conciliar la vida familiar con la laboral y que, en algunos casos, se han denegado días personales por defunción de familiares. Algunos de los trabajadores preguntados por el Diari explican que están buscando otros destinos laborales con mejores condiciones.

Comentarios
Multimedia Diari