Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Toni Vilafranca: «Se han doblado los accidentes en la AP-7 en seis meses»

El inspector señala que se activa una campaña «muy fuerte» para controlar la velocidad en toda la autopista

| Actualizado a 08 junio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El inspector Toni Vilafranca cumple 11 años al frente del Àrea de Trànsit de la Regió del Camp de Tarragona. Natural de Les Borges Blanques (Lleida) ha trabajado en la misma área en otros puntos de Catalunya. Antes de aterrizar en la Costa Daurada había sido jefe en la Catalunya Central, con base en Manresa, y anteriormente, y en dos etapas diferentes, en Los Pirineos.

¿Este primer fin de semana de junio, con el lunes festivo en toda Catalunya, es un reflejo de lo que nos espera este verano?

Probablemente es una primera prueba de fuego de lo que viene, pero los datos que manejamos ya nos estaban avisando. No ha sido una sorpresa el volumen de coches, colas y retenciones.

Todo parece que vuelve a la época anterior a la pandemia.

Llevamos en estos primeros seis meses de 2022 una accidentalidad más elevada de la que registramos en 2019, el año en el que podemos compararnos dada la singularidad de los dos últimos ejercicios.

¿Qué datos manejan para intuir que la temporada de verano será altamente complicada?

Si analizamos los seis primeros meses de este año y lo comparamos con los de 2019, vemos que sube la accidentalidad global en las carreteras de la región del Camp de Tarragona en un 15-20%. Si nos centramos en la vía más concurrida, la AP-7, esta siniestralidad ya se dispara.

Tradúzcalo en cifras.

Los primeros seis meses de 2022 la AP-7 ha registrado un total de 120 accidentes y en el mismo periodo de 2019, contabilizamos 55. Esto significa que en seis meses se ha doblado el número de accidentes en la autopista.

Vamos por mal camino.

Desde que estoy al frente de esta región, es la primera vez que la media de accidentes es tan elevada. En 2022 hemos registrado 880 accidentes en seis meses, 120 más que en 2019. Este mayo, por citar un ejemplo, se ha cerrado con 207 accidentes, de los cuales 32 han sido en la AP-7. Son muchos.

¿Son datos que preocupan?

Sí. Además, de los cinco muertos en la AP-7, cuatro han sido por atropellos al salir del vehículo (el quinto un camionero que perdió el control). Quizá si hubieran salido y no hubieran pasado por los carriles, estas muertes se habrían evitado. Hemos dado la consigna que en cualquier incidencia en la AP-7 se debe acudir lo antes posible.

¿Cuáles son las causas principales de estos accidentes?

Encalces (colisiones por detrás) y distracciones. Este factor es el 65-70% de las causas que provocan los accidentes: uso indebido del móvil, somnolencia...

¿Y el alcohol y la droga han perdido relevancia en los factores que causan accidentes?

El número de personas que dan positivo (sin contar estos dos años por la Covid-19) está en los mismos porcentajes de 2019, pero sí hemos notado un aumento de la cantidad de alcohol ingerido por los conductores.. Hay un aumento de delitos penales (porque la tasa supera los 0,60 mg/l). Hemos registrado un 30-35% más de alcoholemias penales de las que detectábamos antes.

¿Cuáles son las razones por las que se han disparado los accidentes en la autopista?

La consecuencia directa de este aumento está relacionada directamente en la supresión de los peajes. La movilidad de la AP-7 ha aumentado a nivel de Catalunya entorno a un 40%. Para hacernos una idea, pasamos de 69.000 camiones de media diarios por esta vía rápida en 2019 a un total de 83.000 en este 2022. Esto significa que además del flujo de vehículos particulares (coches, motos, furgonetas...), hay un aumento de los transportes pesados. Y el incremento de camiones e la AP-7 va estrechamente relacionado con la probabilidad de que haya un accidente y que un camión esté implicado.

¿Hay más accidentes registrados en la AP-7 desde la supresión de los peajes?

En la AP-7 tenemos actualmente un 90% más de accidentes en general de los que había con las barreras y de este incremento, el 90% más de accidentes con camiones implicados. Hay que tener en cuenta que entorno al 35% de los vehículos que circulan por la AP-7 son vehículos pesados y ellos ya suman la mitad de los accidentes que se contabilizan en esta vía.

¿El incremento de vehículos que tienen contabilizados solo es consecuencia de la supresión de los peajes?

Básicamente, el incremento de tráfico en la vía rápida son la ausencia de los peajes. Esta situación de un flujo más denso de tráfico se ve claramente con el comportamiento del tráfico en la autovía A-7. En esta vía ha bajado la movilidad de forma importante. Casi estamos hablando de un tráfico de proximidad, de trayectos cortos. Y si hablamos de camiones en la A-7 es prácticamente una circulación casi imperceptible porque el tráfico pesado se ha desviado casi en su totalidad a la AP-7.

¿Entonces el descenso de accidentes en la A-7 viene motivado por la pérdida de tráfico?

Es una consecuencia directa, pero no es proporcional a la subida de la siniestralidad en la AP-7. Hay un trasvase de tráfico de una vía a otra (A-7 a AP-7). Pero este evecto no es igual en el tramo de la AP-2 que cruza esta región de tráfico. La AP-2 recibe desde la supresión de los peajes a vehículos que antes no pasaban, porque su trayecto era la autovía A-2, que no pasa por la zona del Camp de Tarragona. En este caso sí es un tráfico nuevo que debemos gestionar.

¿La AP-7 sin peajes es segura?

La autopista, con sus peajes troncales motivaba una conducción partida, donde se debía parar, frenar, arrancar... Cualquier motivo que rompa la velocidad continuada en un viaje ayuda a tener una mejor concentración al volante. Ahora podemos recorrer la AP-7, más de 300 kilómetros de punta a punta de Catalunya, sin ningún obstáculo que nos obligue a reducir la velocidad. Los peajes troncales ayudaban a mejorar la seguridad.

Si a la ausencia de peajes le sumamos un 40% más de tráfico rodado, la complejidad de la gestión de los Mossos en la vía es máxima.

Un 40% más de vehículos representa un porcentaje más alto de accidentes. Es lógico. Y un incremento de vehículos pesados, todavía es un punto añadido de riesgo que en todas las condiciones anteriores a septiembre de 2021. Con este nuevo panorama en la AP-7 se trabaja. Los controles que montábamos en los peajes troncales eran ideales: se podía vigilar todo tipo de vehículo y cualquier especifidad (velocidad, carga, alcoholemia...). Ahora este comodín no lo tenemos. El tráfico de la AP-7 hay que controlarlo en dinámico (en movimiento). Y con las patrullas destinadas en la vía hay que trabajar de forma diferente, es más complicado.

¿Qué se puede hacer desde la competencia de los Mossos para romper esta tendencia de incremento de accidentabilidad en la AP-7?

Trabajar de la mejor forma posible para reducir al máximo los accidentes en la vía.

¿Qué medidas están activadas o se pondrán en marcha en este sentido?

La AP-7 ha pasado a ser (a partir de la supresión de los peajes) una vía en la que permanentemente tiene patrullas de Mossos vigilando y controlando el tráfico. No la abandonamos. Hay patrullas permanentes en diferentes puntos: en las salidas, circulando, en los controles de velocidad...

Una presencia necesaria para disipar las nfracciones.

Debemos ser visibles para una mejor circulación: velocidad controlada, distancia de seguridad... Desde hace poco, estamos llevando a cabo controles de transportistas para reducir la accidentabilidad que se ha disparado en esta vía. Son controles de toda clase: permisos, descansos, alcoholemias, carga... Lo que buscamos es que este aumento de vehículos pesados en la autopista desde esta ausencia de los peajes vaya de la mano de un control de seguridad para reducir el riesgo de siniestralidad.

¿Estos controles de camiones se han multiplicado desde el último trimestre de 2021?

A nivel de Catalunya no sabría decirlo con precisión, pero en el área regional del Camp de Tarragona el control de vehículos pesados ha aumentado en un 30 o 40%.

¿Y las furgonetas también pasan estos controles?

También hacemos controles en estos transportes de paquetería, que cada vez tienen más presencia en las vías rápidas. Estos controles que hemos realizado se extenderán al resto de Catalunya.

Camiones, furgonetas... me falta preguntarle por los controles de velocidad.

Iniciamos ahora una campaña muy fuerte para controlar la velocidad. Prácticamente habrá entre 15 y 20 controles de velocidad en toda la AP-7 a diario. Y calculo que terminaremos el mes rondando el millar de controles de velocidad en toda la AP-7, desde La Jonquera hasta Ulldecona. El objetivo es saturar la autopista con controles para intentar reducir la velocidad media en la vía rápida. Serán combinaciones de controles estáticos y dinámicos, además de los radares fijos que tiene el Servei Català de Trànsit.

¿La velocidad máxima permitida en la autopista seguirá siendo de 120 km/h?

Así es la norma vigente.

¿Y la propuesta al Estado (titular de la vía) de reducir hasta 110 km/h como se planteó la semana pasada desde la Conselleria d’Interior?

La propuesta está encima de la mesa, pero hasta que no sea una realidad, nos debemos acoplar a las actuales normas.

La ausencia de peajes debería reducir las colas en fechas señaladas.... pero no ha sido así.

Hay más colas ahora porque hay más conductores que escogen la AP-7. Las retenciones que había por ejemplo en la salida de Torredembarra (terminaba la A-7 y la gente entraba en la autopista) venía dada por la lenta absorción de los peajes que había en sus entradas y salidas. Ahora ya no se crea este embudo, pero recordamos que tenemos un 40% más de vehículos. Por ello, en este puente (sin accidentes o averías que condicionaran la cola) se ha visto la intensidad de tráfico que recorre la AP-7 y las retenciones que se han creado son las mismas de antes. No por los peajes sino por un aumento de vehículos en la calzada.

Se habla de un servicio de grúas para mejorar la gestión de las averías y accidentes.

La vía ha pasado de una concesión privada a titularidad pública. Y las gestiones en caso de avería o de accidente no es tan fluida como antes, cuando había peajes. Si el servicio de grúa es más lento y hay un incremento de coches en la vía, cualquier percance conlleva la aparición de una retención. Por ello, se está trabajando desde hace un tiempo con una solución para estas situaciones y con la llegada del verano quiero entender que se intensificará. El Servei Català de Trànsit está analizando tener un contrato con algunas empresas de servicio de grúa del territorio con el objetivo de actuar rápidamente en una avería o accidente. La idea es que este servicio gestionado por el Servei Català de Trànsit pueda retirar de la calzada el vehículo a una zona segura. Así, el tráfico podría reanudarse. Luego la gestión particular de la retirada hasta el taller ya sería competencia de las partes implicadas.

Comentarios
Multimedia Diari