Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Maria Mercè Martorell: «Vuelvo al PP para que TGN sea la número ‘1’ del New York Times»

    «Se han perdido 15 años, la ciudad necesita un impulso». «No se ha aprovechado la declaración de Patrimonio de la Humanidad. Tarragona está oscura, sucia y tiene un problema con la seguridad»

    28 enero 2023 20:41 | Actualizado a 29 enero 2023 07:00
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Contra todo pronóstico, Maria Mercè Martorell vuelve 16 años después a la primera línea política. Lo hará de la mano del partido cuyo carné rompió en 2006: un PP que, recientemente, ha vivido en Tarragona un tsunami con su inesperado regreso.

    ¿Por qué vuelve?

    La ciudad necesita un nuevo impulso. Tengo mucha ilusión, creo que ha sido un revulsivo en una campaña que, como Tarragona, estaba apagada.

    El anuncio generó malestar en el PP de TGN. ¿Qué sensaciones tiene?

    Muy buenas. Se nos ha acercado mucha gente que, tradicionalmente, no nos había votado. En las municipales prima más la persona que la ideología.

    Su anuncio fue una bomba.

    Lo dejé hace 16 años, tras ser concejal entre 1995 y 2007. Durante este tiempo he estado muy implicada en la vida asociativa con el Rotary, la Ordre del Sant Sepulcre...

    Ya se presentó en 2007 con Tarragona Grup Independent y solo logró el 2,8% de los votos.

    Sí, fueron unos 1.370. Fue una campaña muy corta, con pocos recursos. Nos adelantamos a los tiempos con una lista ciudadana.

    ¿Cuándo tuvo la oferta del PP?

    Todo ha ido rápido, me lo plantearon en Navidad. La política es estar al servicio de la ciudad, y lo cierto es que cuando estuve en el Ayuntamiento aprendí muchísimas cosas, especialmente en patrimonio o en medios de comunicación. Me lo pasé muy bien.

    Hasta que rompió el carné.

    Bueno... Con el tiempo estas cosas no tienen ninguna importancia. Lo importante es el camino y el recuerdo que queda, que es dulce.

    ¿Cuál es su mejor recuerdo?

    El 30 de noviembre de 2000, cuando logramos ser declarados Patrimonio de la Humanidad en Australia. Casi se nos paró el corazón a todos.

    ¿Cuándo aceptó el reto?

    Todo es un proceso. Tenía el corazón dividido porque nunca he dejado el despacho, pero cuando mucha gente me dice quina llàstima que no hi siguis me animé porque la ciudad está sucia y hay inseguridad. Esto antes no pasaba.

    Esto no pasa solo en Tarragona.

    Somos la segunda provincia española en okupaciones. Y la ciudad está oscura, me hace sufrir.

    ¿Quién la vino a buscar? ¿Es la alcaldable de Feijóo?

    Soy la candidata del PP de Madrid, de Catalunya y de TGN.

    Le designaron desde Génova.

    Fue un bombazo, sí. Estoy muy ilusionada.

    ¿Había tenido más ofertas?

    Sí, pero nunca había aceptado. El PP es mi casa y ahora quiero que sea la de todos los constitucionalistas para ganar las elecciones.

    ¿Qué lineas rojas tiene para pactar?

    No hará falta pactar con nadie. Queremos ganar, es posible.

    ¿Y con el PSC de Viñuales?

    Primero queremos ver si la ciudadanía quiere firmar el contrato que proponemos para Tarragona.

    ¿Ha hablado con Alejandro Fernández recientemente?

    No. Habríamos hablado el domingo en Madrid, pero él estaba en la manifestación de Barcelona. Tendremos muchas ocasiones para hacerlo, piense que nos conocemos desde que él estaba en Nuevas Generaciones.

    ¿Tienen buen relación?

    Sí. Cuando uno deja la política sigue su camino, yo he estado en el despacho y él en Madrid, en Barcelona... No hay ningún problema.

    ¿Se presentará como independiente o se afiliará al PP?

    Ideológicamente no me he ido nunca y, por esto, ya he pedido la afiliación. Fui independiente entre 1995 y 2003, cuando con Esteve Ortiz nos afiliamos tras los ataques a la sede de la calle Eivissa por la Guerra de Irak.

    ¿Qué PP se ha encontrado?

    Siempre miro adelante. ¿Quién daba un duro por la candidatura de Patrimonio de la Humanidad? Es un nuevo reto, como el de la Unesco o el hermanamiento con Pompeya. Quiero ser alcaldesa.

    Parte de solo dos concejales...

    Todo está abierto. Hay partidos que tuvieron mayoría absoluta y que hoy ya no están.

    Sí, usted gobernó ocho años con Convergència i Unió.

    Sí, cuando pasamos de dos ediles a cinco. Ahora CiU ya no existe y sus herederos no son lo mismo.

    Con Jordi Sendra (Junts) compartió gobierno.

    Sí, fue una época ilusionante. Fue un pacto de ciudad; cuando teníamos que votar juntos lo hacíamos, y cuando no, pues no.

    ¿José Luis Martín será su número ‘2’?

    Está por ver, queda tiempo. La lista está abierta, integraremos a todas las sensibilidades para sumar.

    ¿Qué valores quiere imprimir?

    El trabajo bien hecho, que creo que no tengo que demostrar.

    ¿Cómo ve la ciudad con el gobierno de Pau Ricomà?

    No se aprovechan todos los activos que tiene la ciudad. Compare lo que se hace ahora con las obras que hicimos en nuestra época con los Feders en el Amfiteatre, la Capçalera del Circ, el Pla de Muralles, el Pla de la Catedral, el Pont del Diable, la Maqueta... Por cierto, ¿dónde están las maquetas pequeñas del Pont del Diable, la Torre dels Escipions...? Todo esto costó dinero y ayudan a entender los 14 monumentos.

    ¿Se ha gestionado bien la declaración de la Unesco?

    No, para nada. Hemos perdido 15 años. Dejamos el trabajo difícil hecho –lograr la declaración– pero luego no se le ha dado valor pese a que ha sido lo más importante que ha pasado en la ciudad. Tarragona, además, está oscura y sucia. Falta color. Y no hacemos más que ver tiendas que cierran y que nos suben los impuestos.

    ¿Usted los bajaría?

    De entrada, los congelaría hasta que sea posible bajarlos. Con Ricomà la basura ha subido un 43%, la plusvalía y el IBI también se han disparado...

    El Ayuntamiento está muy endeudado.

    Deben buscarse recursos fuera, como los Feder, el 1% Cultural, las empresas privadas... Piense que todas las aportaciones al Patrimonio Mundial tienen una desgravación fiscal. Esta es la gracia de estar en el Grupo Patrimonio, que además nos da presencia internacional, mire el New York Times.

    Tarragona está en el número 31.

    Me presento para que Tarragona sea el uno. ¿Qué ciudad Patrimonio tiene nuestros activos? Debemos creérnoslo, que es lo que nos reclama la ciudadanía, pero que el gobierno local no ve.

    Comentarios
    Multimedia Diari