Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Natàlia Mas: «El acuerdo con el PSC no prevé ni acelerar ni frenar el proyecto de Hard Rock»

    Entrevista a la consellera d’Economia i Hisenda

    16 febrero 2023 22:18 | Actualizado a 17 febrero 2023 07:00
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Natàlia Mas Guix (Sant Martí de Tous, 1979) es la consellera de Economia de la Generalitat de Catalunya desde el pasado mes de octubre, cuando relevó a Jaume Giró tras la salida del Govern de Junts per Catalunya. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y en Comercio Internacional, tiene un máster en Economía Europea y otro en Política Económica por la Universidad de Columbia. Mas, que es la primera mujer que asume la cartera de Economía, cuenta con una amplia experiencia en el sector. Entre 2004 y 2015 trabajó en el Banco Central Europeo (BCE). También ha sido directora general de Indústria del Departament d’Empresa de la administración autonómica y, entre 2019 y mayo de 2021, fue secretaria de Economia del Departament de Vicepresidència, cuyo conseller era el hoy President Pere Aragonès (ERC). Ayer estuvo en el Port de Tarragona para explicar el presupuesto de 2023 al sector económico.

    Todo apunta a que la Generalitat tendrá un nuevo presupuesto el 10 de marzo. Tras la covid y la inestabilidad por la inflación, ¿era más necesario que nunca tener cuentas renovadas?

    Exactamente. Estamos en un momento en el que las oportunidades y los retos, tanto globales como locales, coinciden como nunca en tiempo e intensidad. Este presupuesto permitirá atender las urgencias más inmediatas, pero también levantar la mirada hacia la Catalunya del futuro.

    Históricamente, Tarragona se ha sentido menospreciada en las cuentas del Govern.

    Tenemos el firme objetivo de generar una prosperidad compartida en el territorio, no solo con palabras, sino con hechos. Por esto priorizamos el Pacte Nacional per la Indústria, que es el sector que permite vertebrar mejor el territorio. Y esto debe ir acompañado de infraestructuras, de una estrategia de formación y energética. El Camp de Tarragona es un territorio clave para los próximos años. Tiene mucha potencialidad de futuro.

    ¿Tarragona es un eje inversor?

    Sí. En el debate público quizás se ha monopolizado Hard Rock, pero lo cierto es que Tarragona, como pocos lugares en Europa, tiene una diversificación económica y una industria con un peso muy superior a la media: un 28% del PIB, cuando el objetivo catalán es llegar al 25% en 2030. Debemos acompañar esta base industrial, junto al sector turístico y el agroalimentario. Es un área muy importante, donde en el último año y medio han aterrizado los proyectos más importante en dos décadas como son Iljin Materials, en Mont-roig del Camp, y Kronospan, en Tortosa. El Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre son ubicaciones estratégicas a nivel europeo. Desde aquí se puede cubrir todo el continente.

    ¿El futuro de la química pasa por la reconversión al hidrógeno?

    Debemos ir de la mano de la industria con su descarbonización. Hay procesos industriales que se pueden electrificar. La estrategia europea sitúa al hidrógeno como un vector clave en este sentido. Somos coherentes con esto y, por ello, apostamos por desarrollar tecnología con el Centre Català de Descarbonització, que en 2023 cuenta con cinco millones en el presupuesto y que pivotará alrededor de la URV.

    «No nos consta que el promotor de Hard Rock quiera retirarse»

    ¿La química debe seguir siendo un sector clave de la economía de Tarragona pese al accidente de Iqoxe en 2020?

    Debemos trabajar para tener una industria más verde, más digital y generadora de prosperidad compartida. Y con todas las garantías de seguridad y medioambientales. En pocos años veremos grandes cambios, pero debemos tener claro que aquellas economías con un peso industrial más relevante tendrán mayor fortaleza, innovación y mejores empleos. La industria es lo que vertebra el territorio.

    En el presupuesto se incluyen inversiones como el nuevo Hospital Joan XXIII, la Ciutat de Repòs o el Fòrum Judicial. ¿La incertidumbre por el contexto global de inflación y el aumento de los tipos de interés puede retrasar su ejecución?

    Trabajamos con el presupuesto anual, pero desde Economia diseñamos escenarios de inversiones plurianuales que, esto sí, deberían ir acompañados de la aprobación de futuros presupuestos.

    ¿Estas obras, pues, dependen de que cada año haya cuentas nuevas?

    Si hay prórroga, podrán tirar hacia adelante si se reprioriza el gasto departamental. Y para nosotros son inversiones prioritarias.

    En 2022 había 120 millones en el presupuesto para Hard Rock y ahora hay 0 euros. ¿Qué harán este año?

    Por la naturaleza de la operación no hace falta ninguna asignación presupuestaria. Es un proyecto que sigue un proceso administrativo del que se está reformulando el Pla Director Urbanístic (PDU) en las líneas marcadas por el TSJCat. Debe asegurarse que el plan cumpla con todos los requerimientos europeos medioambientales y de seguridad industrial. Todo este trabajo no necesita ninguna partida presupuestaria.

    ¿Entonces, el acuerdo con el PSC sobre Hard Rock no incorpora ninguna novedad?

    Exacto. Es un proceso que, en el momento en el que está, ni se puede acelerar ni se puede frenar. Seguiremos trabajando de forma rigurosa y diligente.

    ¿Le consta que el promotor quiera dejar el proyecto?

    No nos ha llegado nada de esto.

    ¿El Govern avala el proyecto actual de Hard Rock?

    Catalunya, a diferencia de muchos otros países europeos, tiene una gran diversificación económica, con un sector turístico que debemos desestacionalizar. El proyecto inicial no era adecuado ni razonable, pero se ha reconfigurado de manera significativa.

    «El Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre son un área estratégica de inversión a nivel europeo»

    ¿Lo definiría como macroproyecto? Así se ha calificado en las últimas semanas junto a la B-40 y el aeropuerto del Prat.

    Son adjetivos que simplifican mucho proyectos que tienen naturalezas muy diferentes.

    ¿Le cuesta explicar que la Generalitat esté en un proyecto entre dos privados?

    La Generalitat no comprometerá ningún recurso público por este proyecto.

    ¿Si ahora tuviera que tomar la decisión, volvería a implicar al Govern en este proyecto?

    Es imposible de decir. No estamos ni en el mismo momento económico ni medioambiental. La prioridad, esto sí, es que los proyectos tengan una adecuación correcta y el consenso del territorio. No queremos proyectos definidos desde 600 kilómetros.

    ¿La posible ampliación del aeropuerto del Prat puede perjudicar al de Reus?

    Al contrario. Queremos reforzar el de Reus y el de Girona con mejores conexiones entre los tres aeropuertos. Y el otro punto fundamental es la gobernanza. Mejorar la conexión intercontinental no se hace solo con cemento, sino mejorando la gestión conjunta con el resto de aeropuertos catalanes.

    En el Port, el presidente lo escoge la Generalitat. ¿El Govern, y no AENA, debería gestionar directamente el aeropuerto del Camp de Tarragona?

    Esta es la reivindicación que siempre hemos hecho y que seguiremos haciendo.

    «Trabajamos con la máxima intensidad para poder gestionar de manera conjunta el aeropuerto de Reus, de Girona y el del Prat»

    ¿Es optimista en lograrlo?

    Trabajamos con la máxima intensidad para ello.

    ¿Este año entrará en vigor el impuesto sobre los cruceros?

    No está previsto en el presupuesto. Se ha hecho el anteproyecto de ley, que cumple con la legislación climática. Es una tasa alineada con las indicaciones europeas que no debe perjudicar en nada a la competitividad de los puertos de Catalunya.

    El presidente del Port de Barcelona, el ebrense Lluís Salvadó (ERC), critica que el tributo puede generar «deslocalizaciones».

    En cualquier impuesto deben calibrarse muy bien sus parámetros y tener claros los objetivos. Y en este, el objetivo no es penalizar los barcos ni el comercio internacional, sino hacerlo con las pocas embarcaciones que afectan a la salud pública porque están muy por encima de los parámetros aceptables de contaminación. De hecho, hay lugares que ya ni permiten la entrada de estos barcos.

    ¿Es compatible la apuesta por los cruceros de los puertos de Barcelona y Tarragona con la economía verde?

    Sí que lo es porque a medio y largo plazo se irá hacia nuevas fórmulas de propulsión, como el hidrógeno o la electrificación, que no generarán gases contaminantes. Ahora, de momento, los que contaminan más deben tener un trato diferencial.

    ¿Cuándo entrará en vigor esta tasa?

    El próximo año, en 2024.

    «El tributo a los barcos que más contaminan entrará en vigor en 2024. El objetivo no es perjudicar al Port de TGN, sino impulsar nuevos sistemas de propulsión»

    Los alcaldes del entorno de la autopista C-32 (Pau Casals) piden más bonificaciones. ¿Las impulsarán?

    Hay tramos de esta carretera cuyo peaje estará a niveles del año 2005 a partir del mes de marzo. Es una reivindicación del territorio que hemos atendido en gran parte después de que esta petición hubiera estado estancada desde hacía años.

    Está previsto que las centrales nucleares cierren entre 2030 y 2035. ¿El Fondo de Compensación Nuclear llega demasiado tarde?

    Hay margen de tiempo. Con la finalización del Corredor Mediterráneo, las buenas universidades y la disponibilidad de suelo industrial estoy segura de que las Terres de l’Ebre estará bien posicionada en los próximos años.

    ¿Cree que el Estado cumplirá este calendario? Francia y Alemania están volviendo a apostar por la energía nuclear.

    Es difícil de saber. El escenario está cambiando, seguramente veremos replanteamientos en todos los países en el sentido de avanzarlo o retrasarlo.

    De momento, se han otorgado 105 millones de los fondos Next Generation en el Camp de Tarragona. ¿El gran reto es llegar al sector privado?

    Absolutamente. Es un fondo que se ha creado por primera vez, con unos parámetros que denotan mucha solidaridad y con una voluntad honesta para lograr la convergencia entre las economías europeas para lograr un impacto positivo y permanente.

    ¿Pueden ser un punto de inflexión para la economía de Tarragona y de Catalunya?

    Es una oportunidad y un reto histórico, sí.

    ¿Qué cantidad prevé que llegue a Tarragona?

    En 2022 fueron 105 millones. Catalunya es la comunidad que más fondos ha movilizado, pero calculamos que el mayor volumen llegará entre 2023 y 2024.

    Comentarios
    Multimedia Diari