Ómicron dispara las reinfecciones en Tarragona

El 4% de los positivos en el Camp y el 3,1% en el Ebre son de personas que ya contrajeron el virus. Las recaídas eran anecdóticas hasta ahora pero la sexta ola las ha disparado

| Actualizado a 25 enero 2022 17:25
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La primera vez fue en octubre de 2020, cuando comenzó la segunda ola, que ahora parece prehistoria. Aún no había vacunas. La segunda ha sido esta Navidad, cuando esta familia tarraconense ha vuelto a caer contagiada por la Covid-19, en mitad de esta sexta ola tan masiva de la que está resultando muy difícil escapar. «En ambas ocasiones ha sido leve, por fortuna. En la primera vez tuve dolor de cabeza y perdí el olfato y el gusto. Ahora no lo he perdido, pero sí me ha dolido la cabeza», dice una de las personas infectadas por el SARS-CoV-2 y ya curadas.

Cada vez son más los casos de personas que se han infectado en más de una ocasión en estos casi dos años de pandemia. Hay quien ha sufrido esas versiones más variadas de coronavirus: tos y dificultad para respirar en un primer momento, con una mayor afectación pulmonar; y síntomas más catarrales ahora, con perjuicio para las vías altas, básicamente por la nueva variante.

Ómicron, que ha cambiado las reglas de juego por completo, tiene mucho que ver. Hasta la llegada de esta nueva cepa, las reinfecciones eran anecdóticas. Ahora se han convertido en habituales.

Así lo reflejan los informes técnicos de vigilancia del virus del Departament de Salut, que muestran cómo la irrupción de la mutación ha disparado exponencialmente las reinfecciones o las sospechas de reinfección. En la semana del 20 al 26 de diciembre, ómicron ya campaba ampliamente por el territorio. No solo era el linaje dominante del virus sino que se acercaba al 100% de presencia, según la secuenciación que hacía Salut en aquel momento.

De 58 a 194

En esa semana, la última con este tipo de datos disponibles, las reinfecciones se triplicaron, al pasar de 70 a 245 en solo siete días en Tarragona. El Camp de Tarragona creció de 58 a 194 y las Terres de l’Ebre de 12 a 51. Pero si se retrocede una semana atrás, cuando ómicron estaba entrando, la diferencia es más abultada aún y muestra que en el intervalo de 14 días las reinfecciones se multiplicaron por siete: de 32 a 245.

En el Camp de Tarragona, el 4% de los positivos detectados son de personas que ya se habían contagiado y en las Terres de l’Ebre es el 3,1%. A inicios de diciembre el porcentaje era solo del 1,6% en el Camp y del 1% en el Ebre, porcentajes que eran más o menos estables desde hacía meses, incluida la quinta ola veraniega, que desbordó los contagios pero no provocó un número tan elevado de recaídas. Es de esperar que durante el mes de enero la cifra de reinfectados por coronavirus se haya disparado aún más.

«Se han detectado 4.774 sospechas de reinfección, cosa que representa el 5,6% de los casos diagnosticados esta semana. Aumentan los casos de reinfección (+3.300) y crece la proporción respecto al total», expone uno de los informes de Salut sobre la situación en Catalunya. La proporción de reinfectados actualmente es muy superior a la media acumulada de toda la pandemia, lo que indica que el tsunami de ómicron lo es también para aquellas personas que ya habían contraído el patógeno. Hasta inicios de enero, Salut había detectado en Catalunya un total de 28.402 casos en personas ya infectadas. La cifra era un 2% del total, teniendo en cuenta los registros oficiales. Un 8% de los casos de menores de 50 años que Salut tenía contabilizados eran reinfecciones y, entre los mayores de esa edad, la cifra era del 5,25%.

Salut tiene constancia de que unas 330 personas se han contagiado tres veces y una ha llegado a infectarse en cuatro ocasiones.

Las proporciones varían en función de la región sanitaria. Barcelona ciudad es la zona con más porcentaje de casos de reinfección (6,8%), frente al Ebre (3,1%). Girona (5,3%) o Lleida (5,1%) tienen porcentajes ligeramente superiores a los de Tarragona (4%).

La influencia de la vacunación

Àlex Arenas, catedrático de Ingeniería Informática y Matemáticas en la URV, reconoce que «la reinfección es una parte del problema actual» y añade: «Ya vimos en un primer momento en Sudáfrica que mucha de la gente que había pasado la Covid-19 se volvía a infectar. Percibimos que esos casos suponían entre el 5 y el 5,5% de los contagios totales».

Arenas sostiene que «cada vez que pasas la infección generas inmunidad, así que la reinfección no suele ser más grave, pero depende, porque también hay mucha gente vacunada y eso influye».

Ómicron es mucho más contagioso pero, a estas alturas, aún es difícil dilucidar si la apariencia de una mayor levedad es inherente a la cepa o influye la inmunización masiva: «Parece ser que se trata de una generación de la vacunación y que esa menor gravedad está muy relacionada con la protección de las vacunas», apunta Arenas.

Antoni Romeu, catedrático de Bioquimíca y Biotecnología en la URV y estudioso del SARS-CoV-2, agrega que «ómicron ha tenido un número de mutaciones lo suficientemente grandes para ganar efectividad, así que cuando decimos que las vacunas no pueden ser igual de efectivas, hay algo de eso». Romeu añade que «estas mutaciones favorecen la interacción del virus con la célula, porque hay una mayor optimización».

En España, los datos de positivos por segunda vez son similares a los de Tarragona y las otras regiones sanitarias catalanas. Las reinfecciones se han multiplicado casi por cinco desde la detección en España del primer caso de ómicron, el 2 de diciembre. Hasta ese día, se habían notificado 14.215 casos de personas que habían sufrido dos veces la enfermedad.

Desde entonces, se han sumado 65.104 nuevas reinfecciones, que elevan el total de estos casos hasta los 79.319, según los informes de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Renave), recopilados por el Instituto de Salud Carlos III. Lejos queda aquella sensación de inicio de pandemia, en la que se pensaba que los anticuerpos generados tras la infección iban a evitar recaídas.

Un estudio del Imperial College de Londres muestra que existen hasta 5,4 veces más posibilidades de reinfección con ómicron que con delta. La tasa de protección frente a ómicron aumenta del 19% de eficacia de los anticuerpos naturales hasta incluso el 80% que puede alcanzar después de tres dosis de la vacuna.

Comentarios
Multimedia Diari