Proliferan las caravanas que aparcan ilegalmente en la Platja Llarga de TGN

La situación ha ido en aumento en los últimos años. No obstante, la ciudad de Tarragona aún no tiene un sitio reglado para estacionar, más allá de los campings

| Actualizado a 21 abril 2022 05:12
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las autocaravanas y furgonetas adaptadas se han convertido en una modalidad de vacaciones en auge. Sin embargo, cuando no se dispone de la infraestructura necesaria estas pueden llegar a convertirse en un problema. Más allá de los campings, la ciudad de Tarragona no dispone de una zona regulada para pasar la noche, con los servicios que exigen estos vehículos. Y esto hace que sus usuarios se busquen la vida ‘ocupando’ cualquier rincón que les ofrezca unas mínimas garantías de tranquilidad y seguridad.

La Platja Llarga se ha convertido en uno de estos aparcamientos ‘ilegales’ esta Semana Santa. «No es raro, siempre se veía alguna, pero tantas como este año yo no lo había visto nunca y a ver cómo lo dejan después», decía Maria Pilar López. Estaban estacionadas en el parking junto al restaurante La Sardineta y el antiguo Iot, en una zona en la que en verano aparcan los bañistas, pero que estos días estaba prácticamente ocupada por estos vehículos. Entre furgonetas y autocaravanas había alrededor de una quincena, lo que hizo que algunos vecinos no acabaran de verlo con buenos ojos. «Personalmente no me molestan, pero hay gente que sí, porque les genera un poco de inseguridad y aquí mismo hay dos campings», explica Salvador Minguella, vecino de la zona. El malestar de los vecinos está en que denuncian el «abandono» de este entorno. «Está muy dejado y durante toda la noche no hay luz, además de la calle que está muy deteriorada y claro, ahora eso...», añade Minguella.

«Hay un boom en general y un parking a primera línea de playa, en una zona como esta es un caramelo», argumenta Paco, restaurador de la zona.

No es el único espacio de Tarragona en el que se ha detectado un incremento de estos vehículos durante esta Semana Santa. En la Vall de l’Arrabassada, unos terrenos junto al supermercado Aldi también se convertían en un camping improvisado, en este caso en pleno centro de la ciudad.

La ordenanza municipal permite que estos vehículos puedan estacionar en la ciudad. Pese a ello, sus usuarios no pueden quedarse a pasar la noche en su interior. «La utilización de un vehículo, caravana o similar como habitáculo tendrá la consideración de acampada ilegal», dice el texto. En este caso, se considera una infracción leve, que puede comportar una sanción tipificada como de carácter «leve». Esto representa que estas personas podrían ser multadas con hasta los 200 euros.

Desde el Ayuntamiento de Tarragona se asegura que el cuerpo de la Guàrdia Urbana tiene un servicio planificado que se hace cargo del control y seguimiento de estas situaciones. Es la unidad de playas que durante el verano se encarga específicamente de patrullar la línea litoral, evitando los coches mal estacionados, informando y facilitando la convivencia con las zonas residenciales.

En el caso de la Platja Llarga, los terrenos son de la Generalitat de Catalunya, ya que forma parte de la propiedad que incluye los restaurantes Iot y La Sardineta, además de la Ciutat Residencial. Fuentes de la Delegació del Govern aseguraban «no tener conocimiento» de que la situación y que, en todo caso, debía ser la Guàrdia Urbana la que debería haber actuado.

Sin embargo, el problema de fondo es que, mientras por un costado se está produciendo un auténtico auge del caravaning, Tarragona no dispone de ningún aparcamiento regulado. Había un proyecto para la construcción de un parking, en la zona de la montaña de L’Oliva, pese a ello, la oposición vecinal hizo que finalmente el proyecto diera marcha atrás, cuando su propietario llevaba años tramitando las autorizaciones. Finalmente, el pleno del pasado mes de junio se aprobó una moción en la que se instó a estudiar un nuevo emplazamiento.

Finalmente lo han encontrado, está en la zona de Terres Cavades y Maroem Serveis, la empresa promotora, asegura que está en fase de definición del nuevo proyecto. El espacio ocupa una superficie de 1,5 hectáreas, aproximadamente, lo que podría traducirse en una capacidad para entre sesenta y ochenta vehículos. «Debemos acabarlo de ver con el proyecto ya que debemos hacer los accesos y los servicios, y en función de las plazas hay unas ratios que lo establecen», explica el promotor de este proyecto.

Está previsto que además de la zona de estacionamiento, el espacio esté equipado con un servicio para el tratamiento de las aguas, duchas y baños. Pese a ello, de momento no hay una fecha estimada para su puesta en servicio. «Los tiempos administrativos son muy lentos», apunta el responsable de la empresa.

Desde el Ayuntamiento de Tarragona, el concejal de Territori, Xavier Puig, afirma que «estamos trabajando para tener un espacio ordenado y aceptado para poder acoger a este nicho de mercado en auge, que tiene su interés, y que no entre en colisión con los campings». La administración local ha mediado entre los particulares para que la opción de Terres Cavades siga adelante, ya que es una ubiación que «está bien conectada con la carretera y es accesible desde el centro de la ciudad». Asimismo, el tercer teniente de alcalde afirma que, en paralelo, «estamos mirando solares municipales que también podrían acoger una infraestructura de estas características en régimen de concesión».

Comentarios
Multimedia Diari