Un halcón en mi tejado... A las rapaces les gusta TGN

La iniciativa de ciencia ciudadana formará en la observación de estas aves e impulsará la instalación de cajas nido para que críen y se queden en la ciudad

| Actualizado a 28 diciembre 2021 06:23
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Halcones, gavilanes, azores, cernícalos, águilas calzadas... Ferran Aguilar, el multipremiado fotógrafo de naturaleza, nos explica que un buen día pueden verse hasta siete especies de aves rapaces distintas patrullando la ciudad. Cuenta que les gusta Tarragona porque encuentran agua y cobijo, pero especialmente gran cantidad de alimento por la abundancia de palomas, tórtolas y estorninos.

Aguilar lleva ocho años haciendo fotos de estas especies. Todo comenzó con un encargo del Port de Tarragona para fotografiar las aves del puerto, pero desde entonces no ha podido quitarles ojo, especialmente a una hembra de halcón peregrino que viene cada año a la ciudad desde hace seis.

El salto cualitativo se produjo cuando hace dos años la hembra vino con un macho. Allí Aguilar comenzó a pensar que podríamos hacer algo para que nidificara en la ciudad.

Este es el punto de partida de la iniciativa de ciencia ciudadana Urban Raptors que se acaba de formar y que busca la ‘sedentarización’ de estas especies.

Educar en la mirada atenta

Uno de los objetivos de la iniciativa es conseguir que los tarraconenses formen una red de observadores y ayuden a hacer seguimiento del comportamiento y los hábitos de estas aves en la ciudad.

Santiago Begué, consultor tecnológico, formado en biología y también miembro del proyecto, explica que nada más comenzar el año arrancarán las formaciones para los ciudadanos interesados en sumarse a la red.

La intención es ofrecerles información para que tengan indicios de cuándo hay una rapaz presente (cuando las palomas vuelan juntas y en círculo es un ejemplo) y sepan identificarlas.

La idea es que con fotos, vídeos o audios puedan incluir sus observaciones en la web iNaturalist (Natusfera en España), algo que se puede hacer por medio de una App para el teléfono móvil.

Una casita de protección oficial

Y el segundo objetivo, además de estudiar a estas aves, es la colocación de las jaulas nido para los halcones, que se colocarán en los puntos más indicados en función de los datos que se obtengan en las observaciones y siguiendo las recomendaciones de los asesores científicos del proyecto.

Aguilar y Begué explican que si se consiguiera colocar las cajas y además las aves anidaran sería una gran noticia para la ciudad porque sería una ayuda determinante para controlar la población de palomas.

Aguilar apunta que un halcón pude cazar unas mil palomas al año, pero además hay que tener en cuenta que además puede causarles un gran estrés que limita su reproducción.

Para la instalación de las cajas, algo que esperan hacer entre febrero y marzo, se abrirá en breve una campaña de micromecenazgo en Verkami.

La iniciativa ha despertado gran interés, comenzando por los vecinos que dejan sus terrazas a Aguilar para que suba a fotografiar a las rapaces y que acaban interesándose por el tema. «Es un espectáculo fabuloso y está pasando delante de nosotros, aunque no lo veamos»», insiste.

+ Información

Comentarios
Multimedia Diari