Unos encapuchados asaltan una casa de la Pobla de Montornès para robar marihuana

Ataron al dueño mientras se llevaban 100 plantas. El hombre está en busca y captura mientras que su madre, octogenaria, está imputada por un delito contra la salud pública

| Actualizado a 01 febrero 2021 07:03
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Los Mossos d’Esquadra mantienen abierta una investigación por el ataque a una vivienda de una urbanización de La Pobla de Montornès con el objetivo de robar marihuana, lo que se conoce como narcoasalto. Los ladrones ataron al responsable y se llevaron unas cien plantas. La Policía catalana busca al dueño –y también a los asaltantes– y ha imputado a su madre también como responsable de la plantación. Los agentes se incautaron de 700 plantas que todavía quedaban en la casa.

Los hechos se remontan a la tarde del domingo día 17. A las 16.41 horas, los Mossos d’Esquadra recibieron la llamada de un testigo. Afirmaba que había visto a tres personas que salían huyendo de una casa unifamiliar situada en la calle Dels Rosers, en la urbanización Flor de l’Ametller. Los sospechosos se habían subido a un vehículo y habían huido rápidamente del lugar. Varias patrullas de la Policía catalana acudieron a la vivienda. Cuando llegaron, se encontraba en el lugar una mujer octogenaria, que al parecer reside en la casa junto con su hijo –que se había marchado–.

La víctima explicó a los agentes que habían venido unos individuos encapuchados diciendo que eran policías. Al parecer, ataron a su hijo con una pieza de ropa. Registraron toda la vivienda y se llevaron incluso las llaves de la casa. Pero los policías vieron que había una plantación de marihuana por el olor que desprendía y, además, observaron que la vivienda estaba conectada irregularmente a la red eléctrica. Ante ello, se acordonó la zona para que nadie accediese a ella, a la vez que se solicitaba autorización al Juzgado de Guardia para proceder a la entrada y registro.

Una patrulla estuvo custodiando la casa hasta la mañana siguiente, como comenzó el registro. Los policías hallaron en la parte posterior los restos de una plantación, ya que las plantas ya se habían cosechado y solo quedaban las macetas y herramientas. También había una habitación con dos puertas muy pequeñas y que estaban cerradas. En su interior se hallaron 700 plantas, y todo el material necesario para el cultivo indoor: lámparas, ventiladores, filtros, secadoras, etc.

Los agentes tomaron declaración a la octogenaria en calidad de imputada por un delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico (por conectarse ilegalmente a la red eléctrica). Ahora, los agentes de la Unitat d’Investigació de la comisaría de Tarragona están buscando a su hijo –al que acusan de los mismos delitos– y a los asaltantes.

Comentarios
Multimedia Diari