Solo 63 de los 14.000 agentes del dispositivo del 14-F acusan efectos secundarios de la vacuna

Estos han sido relevados por otros compañeros. El dispositivo de seguridad se está llevando a cabo según lo previsto

ACN

Whatsapp
Imagen de la reunión de los miembros de Interior sobre el dispositivo de seguridad del 14-F. Cedida

Imagen de la reunión de los miembros de Interior sobre el dispositivo de seguridad del 14-F. Cedida

Interior ha constatado que solo 63 de los 14.000 agentes de los Mossos y las Policías Locales del dispositivo electoral están afectados por los efectos secundarios de la vacuna, que han podido ser relevados por un remanente de suplentes ya previsto.

Así lo ha avanzado el comisario de Mossos Joan Carles Molinero, que también ha asegurado que los 2.770 colegios electorales están cubiertos por un dispositivo estático de dos agentes policiales. La noche, según Interior, ha sido "tranquila" y los Mossos solo han detectado dos sabotajes en repetidores de telefonía y canales de televisión y radio en Canet d'Adri (Gironès) y Cubells (Noguera), que no afectan al funcionamiento del 14-F.

En una atención a los medios posterior a la reunión del centro de coordinación (CECOR) del dispositivo policial por las elecciones, el conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha afirmado que la jornada del 14-F ha sido "diferente" por la pandemia y que, por eso, se ha impulsado el dispositivo "más ambicioso de la historia de la democracia".

El conseller ha querido poner en valor la "colaboración" con las Policías Locales, sin las cuales "no habría sido posible". Interior se reunirá cada dos horas para evaluar el funcionamiento.

Tanto para el comisario de Mossos como para el conseller, el momento más "complicado" de la jornada es el que se está produciendo en estos momentos, con la constitución de las mesas.

Sàmper también ha asegurado que el cuerpo han tenido que alquilar muchos coches para un dispositivo excepcional y circunscribe el traslado de miembros de mesa en casos "puntuales".

Temas

Comentarios

Lea También