Más de Costa

Cambrils vuelve a suspender la tasa por ocupación de la vía pública

El pleno aprueba aplicar la medida, por segundo año consecutivo, para ayudar a comercios y restaurantes

CRISTINA SIERRA

Whatsapp
Los comercios de la calle Consolat de Mar ocupan una parte de la vía pública con sus productos. FOTO: ALBA MARINÉ

Los comercios de la calle Consolat de Mar ocupan una parte de la vía pública con sus productos. FOTO: ALBA MARINÉ

El pleno del Ayuntamiento de Cambrils aprobó esta semana unas nuevas medidas extraordinarias para ayudar a los empresarios cambrilenses y reactivar la economía local. Por segundo año consecutivo, el equipo de gobierno vuelve a eximir a comerciantes y hosteleros de la tasa por ocupación de la vía pública durante este 2021.

El concejal de Hisenda, Jaume Gila, fue el encargado de explicar la modificación de las ordenanzas fiscales para dar continuidad al Plan de Reactivación Económica y Social, que se inició en 2020 con el fin de minimizar los efectos económicos derivados de la pandemia. Esta modificación incluye dos variaciones: por un lado se ofrecerá la posibilidad de fraccionar el pago de tributos municipales para minimizar el impacto fiscal y, por el otro, la exención de la tasa por la ocupación de la vía pública.

El edil apuntó que el gobierno había decidido adoptar nuevamente estas medidas para que los establecimientos locales puedan trabajar con la mayor normalidad posible en este segundo año marcado por las medidas anti-covid en el interior de los locales. «Tenemos que adoptar medidas extraordinarias para dar facilidad a los particulares, comercios y empresas (…) El uso de la vía pública, con la instalación de terrazas y la exposición de la mercancía en la calle, puede contribuir a compensar esta disminución de la capacidad de su oferta en el interior», dijo Gila.

Además de comercios, bares y restaurantes, esta medida beneficiará a las paradas del mercado ambulante y el material de obra. «Es de interés general procurar que estos sectores locales retomen su actividad y que puedan mantener, en la medida posible, su capacidad de negocio y puestos de trabajo», manifestó el concejal, que añadió que también es una buena estrategia para «asegurar la imagen del municipio para que se parezca lo más posible a temporadas anteriores».

La oposición celebró esta decisión del equipo de gobierno aunque lamentó que la medida se debería haber aplicado el pasado octubre, cuando se aprobaron inicialmente las ordenanzas fiscales para este 2021. El portavoz del PP, David Chatelain, apuntó que ya habían reclamado esta modificación tanto en octubre como en diciembre, con la aprobación definitiva, y aseguró que se había creado un «agravio comparativo» entre empresas porque la suspensión se activará en junio y los negocios que hayan meritado entre enero y mayo sí pagarán. En esta línea, Ana López, del PSC, dijo que este agravio era «evitable» y el portavoz de Cs, Juan Carlos Romera, se quejó de que la medida se debería haber adoptado hace cinco meses.

En el turno de réplica, Jaume Gila asintió que el gobierno no podía tomar esta decisión antes porque no se podía prever cómo sería la situación sanitaria en la actualidad.

Vila-seca se suma a la medida

La semana pasada el pleno del Ayuntamiento de Vila-seca también aprobó la suspensión de la tasa de ocupación de mesas y sillas en la vía pública en bares y restaurantes. Una medida que funcionará desde el 1 de marzo al 31 de octubre, por lo que en los meses más importantes de trabajo la ocupación será gratis para estos negocios. De esta manera el gobierno quiere ayudar a uno de los sectores más afectados por la pandemia.

Como aseguró el concejal de Hisenda, Xavier Farriol, esta regulación «se añade a las otras líneas de ayuda que el consistorio aprobó para este año y que están incorporadas en el presupuesto».

Temas

Comentarios

Lea También