Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Endesa estudia si denuncia el fraude eléctrico del edil de Torredembarra

La compañía reabriría el expediente del negocio de Lluís Suñé y tramitaría ante los Mossos la presunta estafa

J.Cabré

Whatsapp
L´Auca Taverna empezó en la primavera de 2012 y cerró puertas definitivamente a finales de octubre. FOTO: A.M.

L´Auca Taverna empezó en la primavera de 2012 y cerró puertas definitivamente a finales de octubre. FOTO: A.M.

La compañía eléctrica Endesa admitió ayer que está estudiando reabrir el expediente de fraude eléctrico que tiene del local de restauración L’Auca Taverna, que hasta su cierre –en noviembre del pasado año– regentaban el concejal Lluís Suñé, responsable de la cartera de Acció Social i Cooperació, y su esposa.

Fuentes de la compañía eléctrica explicaban la semana pasada que no todos los casos de fraude descubiertos terminan en denuncia policial. Lo justificaban por el alto número de casos descubiertos y el escaso personal de esta división. Endesa recuerda que en 2016 hubo 5.764 casos de defraudación de fluido eléctrico en la provincia. No todos los expedientes abiertos y clausura del suministro han llegado a manos de los Mossos «porque es imposible tramitar los 15 diarios de media que se registraron en 12 meses», argumentaban fuentes de Endesa. En cifras, el fraude descubierto equivale a más de 77 millones de kilovatios/hora recuperados. En otras palabras, el consumo del Camp Nou durante 6,5 años. Sin embargo, este caso de Torredembarra, que forma parte de la bolsa de los 5.764fraudes destapados en 2016, es singular. Se trata de un consumo de kilovatios ilegal del negocio privado de un concejal, un representante de la administración local que, además, es el encargado del Ayuntamiento de Torredembarra de negociar con Endesa las políticas municipales para evitar cortes de luz a aquellas familias afectadas por la pobreza energética.

Las mismas fuentes de la compañía eléctrica señalan que se está estudiando el caso de Torredembarra, pero declina dar explicaciones sobre qué pasos se tomarán a partir de ahora, tras el revuelo originado tras la publicación del caso.

En caso de que Endesa denunciara a Lluís Suñe, el edil sería acusado de cometer un presunto delito de defraudación de fluido eléctrico. El código penal fija en 400 euros la línea entre delito leve (antigua falta) y grave.

Es importante tener en cuenta que se considera sujeto activo del delito de defraudación de fluido eléctrico a quien utiliza fraudulentamente la energía, aun cuando no haya sido esta persona la autora de la instalación de los mecanismos empleados para la defraudación ni de la alteración maliciosa de los contadores.

Es decir, quien se aprovecha de la defraudación siendo consciente de ello también puede ser imputado por este delito, explica la abogada Inmaculada Castillo.

Cabe recordar que a finales de agosto de 2016 un técnico de Endesa cortó el suministro eléctrico de este local, situado en los bajos del número 4 de la Plaça de la Vila. Hasta entonces, el bar funcionaba con el contador clausurado porque en octubre de 2012 se cortó el fluido por morosidad, según confirmó Endesa. Faltaría saber qué cantidad económica equivaldría a estos cuatro años de consumo de luz en el bar.

Temas

  • COSTA

Lea También