«Es una aberración poner una estación de aguas residuales a siete metros de nuestras casas»

Las 127 familias del complejo residencial Golden Pineda de Salou están indignadas con el proyecto, por los olores e insalubridad que comportaría. Exigen una alternativa a la ACA

Francesc Joan

Whatsapp
Vecinos del Golden Pineda con carteles de ‘NO a la EBAR’ en el punto donde está proyectada la estación. Detrás, sus casas. FOTO: ANGEL ULLATE

Vecinos del Golden Pineda con carteles de ‘NO a la EBAR’ en el punto donde está proyectada la estación. Detrás, sus casas. FOTO: ANGEL ULLATE

«No hay derecho»; «Esto es una aberración»; «van a convertir nuestras casas en una zona nociva»; «Somos personas, no ganado». Son algunas de las frases que podían escucharse ayer durante la acción de protesta que protagonizaron los vecinos del complejo residencial Golden Pineda, situado entre el Camí del Racó y el Pla del Maset de Salou. Se dejaron ver y oír para expresar sus quejas por la estación de bombeo de aguas residuales (EBAR) que la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) tiene proyectada en la parcela colindante a sus casas, a tan sólo siete metros de distancia de algunas viviendas.

La instalación de esta infraestructura ha puesto en pie de guerra a las 127 familias que tienen un piso en propiedad en esta comunidad con tres edificios. Consideran que comportaría graves perjuicios a los residentes en forma de malos olores, aire contaminado, ruidos, y la presencia de insectos y ratas así como agentes biológicos como virus y bacterias que llevan estas aguas fecales. «Los elementos sólidos de los residuos fecales se extraerán mediante puente grúa; serán cargados sobre camiones para que se los lleven a una depuradora; y todo se realizará a escasos siete metros de nuestras casas», denuncia Roberto Vilaplana, el representante de los afectados, que cuentan con el asesoramiento de técnicos y consultores externos.

Los vecinos han pasado a la acción tras cinco reuniones con miembros de la ACA y el Ayuntamiento de Salou, un recurso de revisión y un contencioso-administrativo por las incongruencias e inexactitudes que, según ellos, presenta el proyecto.

La prueba más flagrante, según explica Vilaplana, es la que se refiere a los criterios ambientales y socio territoriales esgrimidos, que obvian la presencia de las viviendas colindantes. «La ubicación de la EBAR en la alternativa 2, en una zona verde, con abundante vegetación y más alejada de edificaciones, permite conseguir un menor impacto...», cita textualmente el estudio.

Los vecinos protestando entre el Camí del Racó y el Pla del Maset de Salou.

A esa mención, que Vilaplana puso encima de la mesa en una de las reuniones con la ACA, se agarran los vecinos para que el proyecto se revise totalmente. «El representante de la ACA nos dijo que la redacción era desafortunada» explica el portavoz vecinal, quien resalta que el error es de bulto ya que las viviendas del complejo Golden Pineda llevan 20 años construidas.

«De haber considerado la presencia de viviendas», añade Vilaplana, «la opción escogida en el estudio de alternativas incluido en el mismo proyecto hubiera sido la que el mismo proyectista ubicaba la EBAR en el aparcamiento de la playa, a 100 metros de toda vivienda, evitando de entrada cualquier problema de salubridad y ambiental en el territorio y la ciudadanía (iría soterrada)».

Esa alternativa está ubicada en terrenos de La Pineda, en Vila-seca, algo que al parecer complica esta opción al tratarse de otro término municipal. Algo que los vecinos no entienden: «Los Ayuntamientos de Salou y Vila-seca son capaces de llegar a un acuerdo en temas de las nuevas inversiones en terrenos del CRT ¿y no en la ubicación de la EBAR en una parcela ocupada por un aparcamiento cercano a la playa que es donde se ubican algunas de las estaciones de bombeo de aguas residuales existentes?», reflexionan.

Los afectados incluso estarían dispuestos a costear de su bolsillo los 11.800 euros de diferencia que hay entre uno y otro proyecto si se eligiera la otra opción.

La opción de la ACA

Sin embargo la ACA únicamente parece dispuesta a estudiar la posibilidad de desplazar unos metros la estación ya proyectada, dentro de la misma parcela colindante al complejo Golden.

Así lo confirma el concejal de Gestió del Territori i d’Habitatge de Salou, Marc Montagut, presente en las reuniones con los vecinos: «La posición de la ACA es un compromiso adquirido para estudiar la posibilidad de instalar la estación de bombeo más alejada del bloque de viviendas, pero dentro de la misma parcela. Hasta primeros de 2022 no nos comunicarán si el proyecto se ha podido modificar».

Los vecinos llegarán hasta donde haga falta si ésa es la alternativa final. «Si no se encuentra una solución satisfactoria acudiremos a las instancias y vías necesarias exigiendo incluso responsabilidades penales por todo lo que estamos viviendo».

Y quieren dejar también claro que no se oponen a una obra que entienden que es necesaria para el saneamiento de Cala Crancs, Mar i Pins y la zona de levante del Cap de Salou.

Según la ACA no hubo alegaciones cuando el proyecto estuvo a exposición pública (era época de confinamiento, indican los vecinos) y añade que el equipamiento tendrá un sistema de desodorización para evitar posibles problemas de olores.

Temas

Comentarios

Lea También