Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rechazo en el Penedès a un nuevo polígono en su corazón agrícola

Asociaciones de productores vinícolas se unen a la protesta de SOS Penedès contra un proyecto de 110 hectáreas

José M. Baselga

Whatsapp
Rechazo en el Penedès a un nuevo polígono en su corazón agrícola

Rechazo en el Penedès a un nuevo polígono en su corazón agrícola

El Penedès reacciona contra el proyecto de un polígono logístico de 110 hectáreas que la Generalitat contempla entre  L’Arboç, Castellet i la Gornal y Castellví de la Marca.

La plataforma SOS Penedès ha presentado una moción en contra, que llevará a los municipios del Alt y Baix Penedès y a la que se han sumado asociaciones de productores agrícolas, como Quàlides Terrers del Penedès. También el Centre d’Estudis del Paisatge Vitivinícola (CEPVi) rechaza el proyecto.

En junio, la Generalitat publicó el anteproyecto del polígono entre L’Arboç, Castellet i la Gornal y Castellví de la Marca. Según dice, debe apoyar al futuro Logis Penedès previsto entre Banyeres y L’Arboç, pero para el que no hay fecha de inicio de obras.

Los terrenos donde se pretende la infraestructura.

SOS Penedès ve «incoherente» impulsar un polígono «en medio de la plana agrícola de un elevado valor paisajístico y con presencia de viticultura rica y activa». Destacan que la zona está calificada de «valor productivo agrario» en el catálogo de paisaje de la región metropolitana de Barcelona.

Excesivo
SOS Penedès dice que los planes generales de los municipios de la comarca están sobredimensionados por «excesivas previsiones del pasado siglo». Afirma que hay un excedente de suelo industrial y residencial, que impide una visión global.

El proyecto cae sobre el territorio en un momento en el que se está redactando el Pla Parcial Territorial y el Catàleg del Paisatge de la Vegueria Penedès. Así, SOS Penedès pide la retirada y una moratoria en todos los planes que puedan alterar futuras decisiones del territorio sobre los planes territoriales. 

La Generalitat explica que la infraestructura debe dar apoyo en su día al Logis Penedès y a polígonos del sur de Vilafranca. La Federació Empresarial del Gran Penedès (FEGP) vincula el proyecto a la necesidad de crecimiento del laboratorio de investigación del automóvil (Idiada), en Santa Oliva. De hecho, explicó la necesidad de expandirse e incluso ocupar espacio en el futuro Logis Penedès. La FEGP señala que el Baix Penedès necesita «oxígeno» para responder a las demandas de las empresas implantadas en la zona.

Paisaje
Pero diversas asociaciones y entidades están en contra. Una es Quàlides Terrers del Penedès, que agrupa a una quincena de bodegas y se creó en 2004 con el objetivo de conservar el cultivo de la viña de manera respetuosa.

La plataforma No Fem el CIM también se opone al proyecto.

También el Centre d’Estudis del Paisatge Vitivinícola (CEPVi) cuestiona el proyecto y alerta del impacto paisajístico y sobre la actividad vitivinícola y enoturística. Denuncian que el plan no incorpora estudios de impacto ambiental ni de integración paisajística «porque no se pueden justificar».

Valor de espacios
El proyecto reconoce el «gran valor de espacios agrícolas y de corredores ecológicos de la zona». Por ello, plantea limitar la conectividad a los ejes viarios y ferroviarios, hacerlo en continuidad con los núcleos urbanos o dejar áreas libres en el entorno de los espacios fluviales.
Las reacciones contra el proyecto se incrementarán en otoño. Los grupos contrarios al proyecto lamentaron que se hiciese el anuncio a principio de verano. 

CEPVi destaca que de los polígonos industriales del Alt Penedès un 27% está sin desarrollar y de los que hay, un 20% está sin actividad, unas cifras similares a las del Baix Penedès. 

Reunión informativa a vecinos de uno de los municipios.

El polígono planeado, según el Centre d’Estudis del Paisatge Vitivinícola, se contemplaba en los planes generales de L’Arboç, Castellet y Castellví de la Marca «pero sin contar con el consenso territorial».

La situación refleja la falta de una visión global del territorio del Penedès para repartir las áreas de interés agrícola, concentrar la industria y las principales infraestructuras. Durante décadas, muchos municipios han hecho planes locales sin pensar en la globalidad de un territorio entre Barcelona y Tarragona.

Noticias relacionadas:

El Baix Penedès como despensa de Barcelona

La plataforma ciudadana No Fem el CIM, que surgió hace más de una década como rechazo al proyecto logístico que la Generalitat proyectó para entre L'Arboç y Banyeres del Penedès, ha presentado su propuesta para esos terrenos. La opción es crear una Regió Agroalimentària (RAP).

Temas

Comentarios

Lea También