Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Volver a casa tras una okupación y ver que se lo han llevado todo

Una familia de Calafell descubrió hace 8 meses que había ocupas en su casa. Ayer pudieron volver a entrar 
Whatsapp
Mario Martino y Sonia pudiereon volver a entrar a su casa tras meses de calvario.  Foto: JMB

Mario Martino y Sonia pudiereon volver a entrar a su casa tras meses de calvario. Foto: JMB

Sonia sólo puede grabar con su teléfono móvil. Con rabia e indignación. Intenta captar cada rincón de su casa. La compró junto a su marido Mario Martino hace 35 años en Segur de Calafell. «Nos gustaba venir...», dice el matrimonio. «Pero ahora...».

En la casa no queda nada. «Los ocupas se lo han llevado todo en tres furgonetas», les ha explicado una vecina. El pasado noviembre Mario y Sonia llegaron desde Suiza, donde residen, a Segur para pasar unas vacaciones. Pero su casa estaba ocupada de forma ilegal. Y no pudieron entrar. Tuvieron que ir a un hotel.

Sentencia

Ayer entraron por primera vez  junto al Diari, una vez que la familia que la ocupaba se ha ido. Evelio García es el abogado de la familia. Explica que los ocupantes han marchado porque hay una sentencia para que abandonen la vivienda. «Han preferido irse antes de ser desalojados». 

Sonia fotografió cada rincón de la vivienda. Foto: JMB

Pero «se lo han llevado todo» narra Mario Martino.  Nevera, encimera, calefactores... «hasta los muebles que trajimos de Suiza. Las camas... No queda nada», explica el hombre que también repasa los daños.

Televisión alemana

A Mario Martino Gianinni y a su esposa les acompañaba un equipo de la televisión alemana que grabó el caso. Como un ejemplo de algo que no se entiende.  «En Suiza, en Alemania, los ocupantes están fuera a las pocas horas de que el dueño de la casa aporte un titulo de propiedad», explicaban los reporteros.
La familia que ha sufrido la ocupación considera que la situación va a hacer que muchos extranjeros dejen de comprar vivienda en España si no se toman medidas. «Hay preocupación entre quienes tienen propiedades aquí».

Los propietarios son suizos y les acompañó la televisión alemana que prepara un reportaje sobre la situación

La casa es una vivienda unifamiliar. Son las que prefieren los ocupas ya que pasan desapercibidos. Y más en urbanizaciones en las que hay poco tránsito de vecinos. En un bloque pueden ser denunciados antes de las 48 horas que la Ley española da a los ocupas para asentarse y tomar la vivienda como su domicilio.
Además la ocupa, que dijo que se empadronó como ocupa, denunció al dueño porque el propietario llegó a decirle que la sacaría de la casa como fuese. Por ello fue denunciado por amenazas.

La situación preocupa en Calafell y el pasado miércoles hubo una reunión de todas las asociaciones de vecinos con el Ayuntamiento y cuerpos policiales para analizar cómo hacer frente a la situación.

Distinguiendo entre las ocupaciones que se realizan por necesidad y generalmente en pisos propiedad de bancos, de aquellas otras a cargo ‘de vividores’ que suelen ser en viviendas unifamiliares que tienen propietario.

Las habitaciones de la casa parecen arrasadas.  Apenas queda un pequeño armario y una vieja televisión dentro.  En la cocina queda una licuadora. «La encimera y el frigorífico eran nuevos». Ni termo, ni camas, ni sillas.... Nada.

El matrimonio ya se plantea vender la casa. «Pero antes poned una alarma», les recomienda un vecino. «Para que no vuelvan a entrar».

Pagó 500 euros por las llaves de casa que tenía luz y agua

La ocupación de la casa en Segur de Calafell ya motivó un juicio en El Vendrell. En la sesión, la mujer que ocupó la casa en la que vivía con sus tres hijos de 6, 9 y 17 años, explicó que pagó por las llaves 500 euros.

Según relató, en la estación de Segur hay un grupo de personas que ofrecen llaves de viviendas. Por 500 euros logró unas sabiendo que la vivienda tenía luz y agua. Hasta que el dueño supo de la situación de su propiedad y decidió cortar los suministros.

El caso ha destapado una operativa de mafias que entran principalmente en segundas residencias de urbanizaciones y tras cambiar las cerraduras venden las llaves. Sin papeles. Y dure lo que dure la ocupación, que suele ser mucho por las actuales leyes.

El alcalde pidió a los vecinos que denunciasen ocupaciones

El Ayuntamiento de Calafell prepara un protocolo para frenar las ocupaciones de viviendas. Una de las acciones pasa por la colaboración ciudadana para denunciar las ocupaciones que detecten en su entorno. Esas denuncias son anónimas y pretenden poder actuar antes de las 48 horas en las que los ocupantes pueden argumentar que es su domicilio.

Sin embargo en el caso de la vivienda de Segur de Calafell, según se relató también en el juzgado, algunos vecinos facilitaban leña a la familia para poder calentarse. El propietario de la casa ha lamentado esa actitud. «Los vecinos que han dado la leña sabían que la casa estaba ocupada y han ayudado a mantener la ilegalidad».

La ley iguala el derecho de la propiedad a la inviolabilidad del domicilio

Evelio García es el abogado del propietario de la casa.

Evelio García, de El Vendrell, es el abogado del propietario de la casa. Señala que la actual legislación es muy lenta para los desalojos. También señala que debe revisarse la igualdad del derecho de la propiedad con el de la inviolabilidad del domicilio al que se acogen los ocupas cuando entrar en una casa.

 

Temas

Comentarios

Lea También