El sector turístico reclama medidas urgentes para superar su peor año de la historia

Los empresarios de la Costa Daurada y Ebre solicitan un paquete de iniciativas, como ayudas directas, menos impuestos o ERTE, que sirvan para reactivar el 25,7% del PIB de la provincia

| Actualizado a 30 enero 2021 07:52
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El sector turístico de la Costa Daurada y Terres de l’Ebre dejó de facturar el año pasado más de 4.500 millones de euros en la que fue catalogada por los propios empresarios hoteleros como «el peor año de la historia del turismo en la provincia de Tarragona». 2020 se cerró con récords absolutos negativos en cuanto a un sector que ha vivido caídas en las pernoctaciones -se habla de cifras del 73% en muchos casos- y en los que el empleo se resintió notablemente dado que sólo se mantuvieron una tercera parte de los trabajadores en estos establecimientos.

El propio sector turístico catalán sigue solicitando ayudas directas dada la actual situación de incertidumbre.

La patronal solicita apoyo en ámbitos como el laboral, fiscal, sanitario y de promoción

Los representantes del sector turístico catalán aprovecharon la semana pasada una reunión con el conseller de Empresa de la Generalitat, Ramon Tremosa, para reclamar ayudas directas y solicitar poder despedir tras aplicar un ERTE «sin tener que devolver el importe total de las cuotas de la Seguridad Social».

La patronal siempre ha reclamado ERTE específicos para el sector que permitan una gran flexibilidad en la entrada y salida de trabajadores en función de la coyuntura turística del momento y que cuenten con una exoneración total de la Seguridad Social de quienes queden dentro de los ERTE, no de quienes salgan. Ya en momento reivindicaron unos ERTE activos, como mínimo, hasta la Semana Santa de este año con el objetivo de garantizar que las empresas tengan margen para llegar con garantías a dicha fecha.

Sin apoyo del Govern

No sólo eso. Las empresas y asociaciones turísticas de Catalunya también han expresado su malestar por «no haber recibido hasta ahora el apoyo y la ayuda del Govern» ante la crisis provocada por la pandemia. Además, mantienen que las ayudas de 31 millones aprobadas hasta el momento «son totalmente insuficientes para garantizar la supervivencia de las empresas» del sector. Por ello, piden «una línea de ayudas directas, a fondo perdido y sin contrapartidas que permitan la supervivencia de las empresas hasta conseguir la reactivación del sector», como aseguran que se ha hecho en otras comunidades autónomas.

También aboga por reducir el IVA turístico o la exoneración de algunos impuestos

Ayudas públicas

Entre las peticiones del sector turístico también se encuentra la creación de un IVA turístico reducido y que se garantice el acceso de pymes y autónomos a las líneas públicas de financiación «en condiciones todavía más favorables que las actualmente vigentes» y a los fondos europeos.

En materia fiscal, hablan de articular la exoneración de algunos impuestos que gravan la actividad y representan un alto coste para las empresas en un contexto de prácticamente cero ingresos

Pero los empresarios del sector van más allá y han solicitado subvenciones y ayudas públicas para poder hacer frente al pago de los alquileres hasta que se supere la situación de crisis generada por la pandemia y reclaman que se extiendan también a otras actividades como son los alojamientos turísticos o las agencias de viajes que, «aunque no se les obligó a cerrar, sí se vieron totalmente paralizadas».

En septiembre, el sector ya apuntó cierta incertidumbre en el futuro del turismo en la demarcación. De hecho, el turismo es el principal motor socioeconómico de la Costa Daurada y Terres de l’Ebre, generando un PIB y un impacto del 25,7% respecto al total. Un 45% de los hoteles de Salou, Cambrils y La Pineda, donde están la mayor parte de las plazas hoteleras, no llegaron a abrir en todo el año pasado y, por tanto, acumularon 18 meses sin ingresos.

En el ámbito económico, el sector también reclama que se comiencen a planificar campañas de promoción nacionales e internacionales para activarlas rápidamente una vez se logre el control de la pandemia.

Movilidad

Berta Cabré, presidenta de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT), ya señaló hace cuatro meses que «nos hemos encontrado ante una situación excepcional que nos ha llevado a unos registros que no nos podríamos haber imaginado. Después de los tres meses que estuvimos cerrados –incluyendo Semana Santa–, el verano tampoco fue bien debido a algunos rebrotes en el lugares como Lleida, Aragón, Navarra o Euskadi, nuestros principales clientes nacionales». Respecto al cliente internacional, Cabré remarcó que «entre rebrotes, cuarentenas, recomendaciones de no viajar y fronteras cerradas, prácticamente no ha venido nadie».

A este respecto, los empresarios turísticos subrayan la necesidad de eliminar las restricciones de viajes y permitir una mayor movilidad a través de la obligación de realizar tests de antígenos –y no PCR– y del establecimiento de un pasaporte sanitario y de corredores sanitarios.

Además, reclaman la necesidad de una «mayor colaboración público-privada para establecer estrategias de futuro para un turismo sostenible» y un aumento de la inversión y las ayudas públicas para la digitalización.

También solicitan que se destine el impuesto de estancias turísticas –que piden suprimir hasta el final de este año- a la promoción turística de manera íntegra.

Vacunación

A todo ello, el sector añade la importancia de la campaña de vacunación contra el coronavirus de cara a la temporada de verano, y asegura que «cuanto antes» se vacune en España y sus principales países emisores de turistas «antes será la recuperación» del sector.

«Las previsiones oficiales son que el 70 % de la población en España y en los principales mercados emisores estará vacunada este verano», indican, insistiendo en que hay que asegurarse de que la temporada estival «puede transcurrir con la mayor normalidad posible». De este modo, aunque no será la misma que en 2019, será la de «un país que tiene que tener ya altas cifras de vacunación», dicen los empresarios.

Otra temporada como la pasada supondría gravísimas consecuencias para el sector Por eso, la presidenta la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona, ya señalaba hace unos días al Diari que «no lo podemos asumir. Imposible. Ya hay muchas empresas turísticas expuestas al cese de su actividad. Las que han resistido hasta ahora lo han hecho con sacrificios enormes, que se pagarán durante años, pero no podrán aguantar un año más así».

De ahí que los empresarios reclamen un plan de choque real para abordar la recuperación del turismo, así como implantar un plan de reactivación con medidas sanitarias, laborales, fiscales y económicas concretas y de máxima urgencia.

Comentarios
Multimedia Diari