ERC de Cunit rechaza la laguna para hacer surf por insostenible y elitista

El equipo de gobierno cosidera la inversión como estratégica

| Actualizado a 04 abril 2022 19:33
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Noticias relacionadas:

- El proyecto de la laguna de surf

- Una masía que se perdió al póker

- Rechazo ecologista a la laguna surfera

 

El proyecto para construir una gran  laguna en la que poder practicar surf en Cunit y que está asociado aun camping en la zona de Cal Pla ya había encontrado rechazo de grupos ecologistas por su impacto sobre el territorio y por el y consumo de agua.

El gobierno de Cunit (Impulsem, PSC y En Comú Podem) lo considera una inversión estratégica a nivel turístico, de promoción económica y de generación de empleo. Además señala que permite recuperar una histórica masia, de Cal Pla, que está en ruina y que se destinaría a actividades de promoción económica y empresarial.

En el debate también se ha posicionado el grupo de ERC, en la oposición en Cunit y que está en contra de un proyecto «que está en contra de cualquier criterio de sostenibilidad». Este domingo realizó una visita a los terrenos para denunciar lo que consideran un impacto ambiental de gran calado.


ERC de Cunit alerta de impactos directos e indirectos tanto ambientales como sociales. «Es un proyecto elitista y dudosamente económico que no tiene en cuenta la sostenibilidad ambiental, la emergencia climática, la contaminación acústica y la movilidad».

Camping

La empresa Wavergarden presentó un proyecto que cifra en 40 millones de euros para hacer una gran laguna  donde para aprender, perfeccionar y practicar surf con olas de diferentes dificultades y durante todo año. Además habrá un camping  con 440 unidades de acampada (220 móviles y 220 fijas o semirígidas) y la restauración de la masía.

ERC de Cunit advierte no dejarse llevar por espejismos y señala que proyectros similares han sido desestimados en otras zonas como en Donosti, donde además hay una mayor tradición surfera.

El partido republicano pide que haya un proceso participativo para que los vecinos digan qué modelo de municipio quieren. Ese proceso debería ser vinculante.

Los republicanos plantean que si uno de los objetivos es recuperar y destinar la masía a actividades económicas, el Ayuntamiento puede comprarla ya que en diversos portales inmobiliarios se puede ver que está en venta.

La portavoz de ERC en el Ayuntamiento, Carme Martínez, señala que hacen falta inversiones «pero no a cualquier precio». Reclama proyectos «sostenibles e integradores  con capacidad de atraer otros».

De momento el equipo de gobierno de Cunit apuesta por la inversión de la laguna para practicar surf y el camping. La empresa promotora trabaja para que pueda ser una realidad en un plazo de dos años.

Comentarios
Multimedia Diari