Y Estanislao de Cunit se hizo visible

Cada día sale a la calle a desinfectar, una tarea que agradecen los vecinos

| Actualizado a 11 abril 2020 19:09
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Un simple gracias da fuerza para seguir.  Porque el miedo debe quedarse en casa cada mañana  junto a su esposa y sus dos hijas pequeñas. Pero ¿quién le hubiese dicho a Estanislao que lo suyo algún día iba a ser imprescindible? Y aplaudido.

Él, que cuando limpiaba las calles de Cunit hace sólo unas semanas se sentía invisible para el resto.

Que si, que limpiar las calles, recoger el cartón y el plástico de los comercios o realizar el mantenimiento de playas era necesario, «pero ¿qué quieres que te diga?, te sentías como inferior, nadie te daba importancia. Casi nadie te miraba», explica Estanislao Aguilar.

Jugársela cada día
Y Ahora por donde pasa Estanislao, no sólo todo queda todo más limpio, sino que da la seguridad de la desinfección. Aunque él, y sus compañeros de Cespa, la concesionaria de limpieza y ahora desinfección de Cunit, se la juegan cada día en las zonas más sensibles por la mayor presencia de personas.

Estanislao es tractorista en Cespa hasta que la alarma sanitaria ha hecho que sea uno de los imprescindibles para desinfectar calles y zonas de riesgo como el entorno de comercios y otros servicios. «La empresa nos ha equipado con todo el material de protección necesario. Tenemos Epis y eso da tranquilidad».

Con tantos que podrían estar en casa
Pero la procesión va por dentro y estar en la calle es estar en la calle. Con tantos que pudiendo y teniendo que estar en casa con toda la tranquilidad, se empeñan en salir a nada.

Esos irresponsables al salir pueden estar más tranquilos porque Estanislao ha pasado por las calles a primera hora de la mañana, a las cinco, enfundado en un traje de protección para desinfectarlo todo.

«Hay recelo cuando sales de casa porque no sabes cómo regresarás». Y cuando se llega  «piensas que has estado fuera y que en casa está tu familia. No sabes lo que traes». Por eso, la seguridad y volverse a desinfectar forma parte de la rutina.

La situación de alarma no ha servido para mucho. Todavía Estanislao y sus compañeros de limpieza se encuentran con el incivismo de algunos que tiran todo tipo de residuos en la vía pública.

'Estás ayudando'

Por eso un simple gracias de parte de un vecino del otro de la calle, ayuda a seguir. «Es cuando piensas que estás protegiendo a tu pueblo. Y eso vale». Y saber que quizá, a partir de ahora esa limpieza viaria, o el mantenimiento de las playas o el recoger el cartón y el plástico de los comercios se haga visible. Porque ahora, más que visible, es imprescindible.

Comentarios
Multimedia Diari