Más de Cultura

Cultura Pop/Psicodelia

Celistia, nueva banda nacida en el confinamiento, estrena single

La formación tarraconense lanza a las plataformas digitales ‘Flores sin jardín’ y estará 
con Ariel Rot en el programa de Televisión Española ‘Un país para escucharlo’

REDACCIÓN

Whatsapp
El quinteto tarraconense Celistia lanzó su primer trabajo el pasado lunes. FOTO: VALENTINA JIMÉNEZ ROJAS

El quinteto tarraconense Celistia lanzó su primer trabajo el pasado lunes. FOTO: VALENTINA JIMÉNEZ ROJAS

Celistia ha aterrizado esta semana en todas las plataformas digitales con su single 'Flores sin jardín'. El primer trabajo de la banda tarraconense, gestada durante las semanas de confinamiento, recoge dos temas propios con letras en castellano que Pau Angulo (Transistor Arkestra), David Cobo (Harrison Ford Fiesta) y Pablo Vidal (Lecirke, Harrison Ford Fiesta y Transistor Arkestra) crearon en estudio en los primeros días de la desescalada. Poco después, la formación se completó con la incorporación de José Manuel Ruiz e Iván Rita.

Con 'Flores sin Jardí'n y su cara B, 'El mar', Celistia propone un sonido claramente fiel a los ritmos independientes de la segunda mitad del siglo XX, aderezado con tintes psicodélicos y sin perder de vista en ningún momento la sed de experimentación, uno de los factores comunes de los cinco componentes de la banda. Entre sus influencias podemos encontrar a Pram, Pink Floyd, Stereolab, The Doors y Velvet Underground.

La primera gran cita de la formación tras el lanzamiento digital será a finales de mes con Ariel Rot en La 2 de TVE. Celistia será uno de los protagonistas de 'Un país para escucharlo' en el programa dedicado a la escena musical de Barcelona y Tarragona.

«Cuando tres viejos amigos se reúnen en un estudio para hacer música después de más de dos meses encerrados en casa porque una pandemia mundial ha parado el mundo, el resultado puede abarcar desde el caos absoluto hasta la belleza que trae consigo el arte como canal de emociones», apunta el grupo en su carta de presentación. Celistia asumió desde el principio como propios ambos conceptos y los convirtió en canciones. Y de estas, eligió dos para presentarse a todo aquel que quiera escuchar.

La cara A, 'Flores sin jardín', es un cuento cantado sobre un mundo interior que convive con lo terrenal. A veces con alegría, a veces con frustración. Así lo narran la letra y las melodías que juguetean dentro de un pop psicodélico agridulce y tibio sin olvidar ni por un segundo la constancia rítmica del Kraut.

Por el otro lado está 'El mar', un oscuro homenaje a Les Baxter que nos sumerge sin ahogarnos en un balanceo suave de música exótica. Casi cuatro minutos de sinceridad descarnada durante los cuales uno casi puede llegar a sentir el calor pegajoso que derraman la guitarra eléctrica, el bombo a negras y los redobles rotos de caja.

Celistia reúne en dos piezas las luces y las sombras, lo clásico y lo arriesgado. Y pasiones y miedos e incógnitas. No sabe exactamente qué pretende con todo esto, pero sí sabe que esto suena como quería hacerlo sonar. Sus canciones «se adentran en la belleza de esas canciones bonitas que no necesitan ser pretenciosas para sonar diferentes», algo que «queda patente en el cuidado de las armonías vocales, en las guitarras luminosas y contundentes y en los arreglos que no te esperas».

Temas

Comentarios

Lea También