Más de Cultura

Cultura Reus

Envejecimiento activo para prevenir el Delirium

El Hospital Universitari Sant Joan conciencia sobre este Síndrome Confusional Agudo que afecta a personas mayores

Sílvia Fornós

Whatsapp
M. Montserrat Bonet con los dibujos basados en la enfermedad y que se han instalado en el Hospital Sant Joan. FOTO: Alfredo González

M. Montserrat Bonet con los dibujos basados en la enfermedad y que se han instalado en el Hospital Sant Joan. FOTO: Alfredo González

Coincidiendo con el Día Mundial de la Concienciación del Delirium –también conocido como Síndrome Confusional Agudo (SCA)–, el Servicio de Geriatría y Curas Paliativas del Hospital Universitari Sant Joan de Reus instaló ayer en el hall paneles informativos para concienciar a profesionales, familiares y usuarios sobre la importancia de la prevención y la detección de la dolencia. Junto a los carteles también se puede ver una muestra de dibujos hechos por personas tratadas por el Servicio de Geriatría y Curas Paliativas y de la Residència d’Avis Marià Fortuny de Reus, que interpretan la enfermedad desde un punto de vista personal.

«El Delirium conlleva una alteración de la atención y de la percepción de la realidad que frecuentemente afecta a personas mayores, como consecuencia de un evento que distorsiona su rutina, como un ingreso, una infección de orina o una infección respiratoria, y que hace que estén agitadas, nerviosas y confusas», explica M. Montserrat Bonet, enfermera especialista en Geriatría que desarrolla su actividad profesional en la consulta ambulatoria de Geriatría del Hospital Universitari Sant Joan de Reus y en el equipo de PADES Baix Camp.

En este sentido, hace hincapié en la necesidad de concienciar a los familiares que, ante un episodio de Delirium de un familiar, piensan que «la demencia ha llegado de repente, y no es así, ya que es una dolencia que se puede prevenir y que habitualmente revierte cuando esta persona regresa a su rutina», afirma la enfermera.

En cuanto a si sufrir un episodio predispone a padecer otros en el futuro, la enfermera especialista en Geriatría responde que «las personas que han padecido un episodio, pueden padecer otros, siempre y cuando haya una situación estresante que pueda precipitar el Delirium».

En este sentido, M. Montserrat Bonet añade que «una vez superado un episodio, se debe controlar al paciente, porque un porcentaje podría, a largo plazo, presentar un diagnóstico de demencia», y recuerda que «también hay un porcentaje menor para quien el episodio de Delirium perdura en el tiempo».

Además de la edad, otros factores de riesgo son –según enumera la enfermera– «la medicación, tener varias enfermedades, alcoholismo, …». Por otro lado, se pueden diferenciar dos tipologías de Delirium –dice la enfermera–, «el hiperactivo que es más fácil de diagnosticar porque la persona está desorientada, no reconoce a los familiares, puede mostrar agresividad, ideas delirantes, alucinaciones; y el hipoactivo, en el que la persona ingresada se queda inexpresiva, más dormida y con respuesta lenta a su llamada». Como enfermera de la consulta ambulatoria de Geriatría hace hincapié en «que el manejo farmacológico ayuda a controlar el Delirium , pero desde el Servicio de Geriatría y Curas Paliativas queremos recalcar el manejo no farmacológico, es decir, el ayudar a la recuperación a través de la rutina, ejercicios de estimulación cognitiva para activar la memoria, una dieta equilibrada, ejercicio físico, un entorno tranquilizador, control de los órganos de los sentidos, etc.». Además, M. Montserrat Bonet explica que algunos estudios indican que «entre un 30 y un 40% de las personas de más de 75 años que ingresan en un hospital presentan Delirium, pero que solo en un 10% de los casos se diagnostica. Por ello, es una enfermedad infradiagnosticada». En este sentido, la enfermera pone en valor el «trabajo interdisciplinario entre los profesionales del ámbito de la geriatría, enfermería, fisioterapeutas, auxiliares y psicólogas».

Envejecimiento activo

Por último, para prevenir los episodios de Delirium, la enfermera M. Montserrat Bonet prescribe un «envejecimiento activo a base de unos hábitos de vida saludables, una alimentación equilibrada, estimulación cognitiva, ejercicio físico (de fuerza y de resistencia), con el fin de que llegar al final de la vida en las mejores condiciones posibles».

Temas

Comentarios

Lea También