Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Una revolución con encanto y sabor

Reportaje. La nueva edición de los ‘Soletes de verano’ de la Guía Repsol ha reconocido a El Rinconcito de Manel y Terramar, de Salou, y el Casinet de El Vendrell

| Actualizado a 01 julio 2022 11:05
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Auténticos, singulares, con vistas al mar. Lugares con encanto donde sentirse como en casa en vacaciones. Esta es la esencia de los ‘Soletes de verano’ con los que la Guía Repsol ha reconocido esta semana a El Rinconcito de Manel (Salou), Terramar (Salou) y el Casinet (El Vendrell) en la categoría de terraza.

En esta edición más de 250 chiringuitos, terrazas y heladerías, repartidos en las 50 provincias de España, han sido distinguidos en diferentes categorías. Una cifra que la directora de Guía Repsol, María Ritter, percibe con optimismo, por «la fantástica temporada que está viviendo este verano el sector de la hostelería, tan golpeado por la pandemia, y las ganas de los viajeros por exprimir el momento, que tanto está incentivando la gastronomía». Así, Guía Repsol apuesta por esos lugares cercanos y apetecibles, que recomendar a un amigo y que forman parte del día a día.

Innovación al límite

Al frente de El Rinconcito de Manel está María Esteva quien derrocha ilusión por el trabajo bien hecho, fruto del legado familiar. «Primero, el establecimiento se llamaba El Rinconcito del Mar, pero al fallecer mi padre, Manel, en 2014, yo cogí las riendas del negocio y le cambié el nombre para homenajearle», explica la propietaria.

En cuanto a qué tiene de especial el establecimiento, y que le ha merecido ser reconocido con un ‘Solete de verano’, María Esteva destaca «la localización, las vistas y la variedad y la originalidad de todo lo que ofrecemos».

«Nos hemos dado a conocer sobre todo por la preparación de bowls, que combinan fruta con cereales, ofreciendo múltiples opciones en cuanto a ingredientes, como los que llevan yogur, helado, nutella, etc. Todos son personalizados», afirma la propietaria, a lo que hay que añadir los zumos y batidos naturales, así como la hipnotizadora Sweet Twist, una noria giratoria con mini croissants, mini palmeritas, popdots, mini muffins acompañados de nutella y nocilla blanca.

Por todo ello, no es de extrañar que el local se haya vuelto viral en las redes sociales con comentarios como «un trato excelente, una presentación preciosa y un sabor delicioso, y las vistas que son una maravilla».

Reseñas que ponen en valor el trabajo en equipo, ya que, en palabras de la propietaria, «el ‘Solete de verano’ es un reconocimiento a todos nosotros, nos lo hemos ganado, puesto que ponemos mucho cariño y mimo en todo lo que hacemos».

De generación en generación

«Es un agradecimiento al trabajo que venimos haciendo durante los últimos cincuenta años». Con estas palabras, el gerente del restaurante Terramar, Genís Borràs, describe la importancia del ‘Solete de Verano’, una recompensa también a su singular ubicación en el Espigó del Moll. Por su parte, la propietaria del negocio, Juanita Sarroche, celebra con alegría el premio que ha recibido la familia del Terramar, y por el que asegura que han pasado «generaciones de clientes, es decir, abuelos, hijos y nietos».

Celebrar la vida

¡Comer, beber, reunirse, compartir, vivir! ¡Disfrutar del mar! ¡Disfrutar de la vida junto a la brisa marina y el susurro de las olas!. Este es el leitmotiv del Casinet, ubicado a orillas del mar Mediterráneo, en la playa de Sant Salvador (El Vendrell).

Sergi Escolà es el fundador del restaurante y Cristina Ortega su mano derecha, la gerente. «El ‘Solete de verano’ es un reconocimiento a nuestra trayectoria, quince años trabajando, así como la reafirmación de la confianza que tiene la clientela en nosotros», afirma Escolà, quien también brinda la distinción a «todo el equipo que la ha hecho posible».

Una gran familia que se sustenta en «la dedicación, el amor y el mimo que le dedicamos a la oferta gastronómica; una puesta en escena singular con veinte paelleros simultáneos y cocinando frente a los clientes; y las ganas de celebrar la vida con la familia y los amigos». Por todo ello, el reconocimiento de la Guía Repsol es un empujón «para seguir trabajando con fuerza e ilusión».

Comentarios
Multimedia Diari