Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Calibrar la melodía

La falta de definición se ha convertido en la principal traba de una Pobla de Mafumet que convence en cuanto a juego pero que hoy vuelve a buscar su primera victoria en Segunda B

Iván Alcalá

Whatsapp
El lateral de la Pobla Espasandín pugna por un balón durante el partido de la semana pasada. Foto: Pedro Salado

El lateral de la Pobla Espasandín pugna por un balón durante el partido de la semana pasada. Foto: Pedro Salado

Romper su divorcio con el gol. Esa es la gran meta del CF Pobla de Mafumet, que hoy recibe en horario matinal (12h) al Atlético Baleares en busca de su primera victoria en la categoría. El filial grana llega después de encajar la primera derrota del curso en Sabadell, pero con la sensación de que la falta de definición ha provocado un déficit injusto en su bolsa de puntos.

Y no es por falta de pólvora. La escuadra de Martín Posse ya ha demostrado que, por juego y ocasiones, puede ser un equipo competitivo en Segunda B. Su estilo de mimo al balón y creación para ganar verticalidad ha desatado los elogios de los rivales, aunque la poca fortuna en los últimos metros se ha cebado con los resultados (tres empates y una derrota).

Esta semana, el filial grana ha rescindido el contrato del delantero castellonense Carlos Esteve, que no había llegado a debutar en partido oficial. Además, Posse continúa con las bajas por lesión de Nacho, que arrastra problemas en el pie derecho desde la pretemporada, e Iván Vidal, que se recupera de un esguince en el tobillo izquierdo. Asimismo, Jordi Calavera ha recibido la llamada de Vicente Moreno y podría dejar la banda derecha a Marcelo.

El conjunto insular, por su parte, llega después de encajar dos derrotas seguidas. El domingo pasado perdió su primer partido en liga ante el Cornellà (1-2) y este miércoles cayó 2-0 en casa del Llosetense en la eliminatoria de la Copa Federación. Aun así, el Baleares se encuentra en la zona alta tras arrancar el curso con buen pie, sobre todo a domicilio, donde ha sumado cuatro puntos en sus visitas a Huracán (1-1) y Olímpic (1-2).

El de hoy será un duelo táctico entre dos técnicos argentinos. Tras salvar al equipo balear del descenso en el final de la pasada campaña, Gustavo Siveiro continúa al frente de un bloque configurado para pujar por el play off. Entre sus puntales, un viejo conocido del fútbol tarraconense, Chando. El exjugador del Reus es uno de los máximos artilleros de la categoría con tres goles en cuatro partidos.

Mientras, el central Michael Wimann, que vio tarjeta roja la semana pasada, y el ariete Rubén Jurado, dos habituales en los esquemas de Siveiro, se han quedado en Mallorca por sanción, mientras que David Prieto, Thilo y Riad atraviesan lesiones.

Siveiro teme encontrarse en La Pobla a un rival herido, con hambre, después de que se le haya resistido la victoria en los cuatro primeros asaltos de la liga. «Merece mucho más de lo que tiene», apuntó el técnico blanquiazul en la previa del partido, «su versatilidad es lo que le hace peligroso. No ha ganado y querrá ganar y demostrar que puede competir bien».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También