Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Reus Miró solventa su propio enredo

Los rojinegros terminan goleando a un débil Sant Cugat (10-5), después de meterse en un lío en el primer tiempo del partido 

Marc Libiano

Whatsapp
Reus Deportiu

Reus Deportiu

Los goles madrugones de Salvat y Tiago Rafael parecían otorgarle al Reus una sesión de baño y masaje. El rival no le proporcionaba ninguna dosis de motivación extra, pero el Reus se olvidó de un rasgo innegociable en cuaquier campeonato de élite. Se olvidó de competir y el Sant Cugat de Vadillo le asustó. 

Normalmente cuando te dejas ir y te instalas en el excesivo confort cuesta volver. A veces resulta imposible, porque la noche es fría, porque apetece poco la excelencia. Pretendes cumplir el papeleo y marcharte a casa, donde espera una buena sesión de Netflix. Mientras Garcia se desgañitaba en el banco, su equipo se descosía. 

Si Vadillo logra salvar a este Sant Cugat, en la población barcelonesa ya pueden ir buscándole un lugar para la estatua. Obrará un milagro. Dispone de actores osados, con cero experiencia en la máxima categoría, pero disponen de un condimento extraordinario; el deseo. Suplen sus carencias con el extremo entusiasmo. A pesar de ello, para sobrevivir necesitarán algo más que querer.

El Reus lograron sacarle los colores cuando en un plis plas le remontaron el 2-0. Tres aciertos de Yepes (2) y Claramunt devolvieron la noche a un escenario de emoción. Muy en contra de la voluntad del Reus, que se encontró en un enredo que él mismo se generó. Salvat igualó justo antes del descanso y Carballeira, entre el alboroto y el manicomio, permitió al Reus acudir al descanso con ventaja. Definió con una maniobra a media altura, casi sin ángulo. Ese gol, quizás, finiquitó cualquier atisbo de esperanza para el Sant Cugat, que jamás cambió su plan. Se presentó en Reus dispuesto a jugar, más cerca de la valentía que del miedo. Le acabaron cayendo 10 porque, al final, se olvidó de defender. 

Cuatro goles de Álex Rodríguez decoraron un segundo tiempo más acorde del Reus. Fue un equipo sin estridencias para más conectado al juego. Regresó porque su rival le avisó de que no iba a conceder despistes. A igualdad de intensidad, lo normal fue que pasara lo que pasó. La goleada cayó casi por acoso y derribo. A los cuatro de Rodríguez se sumaron uno de tiro directo de Julià y otro de Carballeira. 
Garcia sujetó a tiempo a su equipo en una de esas veladas peligrosas. Si la ganas, todo es normal. Si la pierdes llueven palos y piedras. El Reus camina firme en el campeonato. No conoce derrotas en el templo.

Reus Miró. Ballart, Tiago, Salvat, Carballeira y Julià. También jugaron: Luca (ps), Rodríguez, Cristian, Bancells y Escala.
Sant Cugat. Xavier Arcas, Pau Gilabert, Joan Farnés, Cesc Maideu, Jordi Gabarra. También jugaron: David Martínez, Borja Ferrer.
Goles. 1-0, Salvat (2’), 2-0, Tiago (7’), 2-1, Claramunt (18’), 2-2, Yepes (18’), 2-3, Yepes (22’), 3-3, Salvat (23’), 4-3, Carballeira (24’), 5-3, Julià (27’), 5-4, Yepes (28’), 6-4, Àlex (32’), 7-4, Àlex (35’), 8-4, Àlex (38’), 8-5, Yepes (43’), 9-5, Carballeira (44’), 10-5, Álex (46’).
Árbitros. Josep Ribó y Burgos. Azules para Ballart y Gilabert.

Temas

Comentarios

Lea También