Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Raqueta de futuro

El joven jugador ampostino Roger Pascual compite desde este 2016 con el Real Club de Tennis Barcelona, debido a su gran proyección.

V. Maigí

Whatsapp
En la imagen el joven jugador ampostino de diez años, Roger Pascual. Foto: Cedida

En la imagen el joven jugador ampostino de diez años, Roger Pascual. Foto: Cedida

Roger Pascual Ferrà es una firme promesa del tenis provincial, y desde este año compite con el Real Club de Tennis Barcelona, entidad que vio en él una gran proyección. El ampostino de 10 años ha sido esta temporada campeón de Catalunya benjamín por equipos con el club barcelonés, y en individuales ha sido campeón alevín del circuito CatVal; subcampeón del Catalán benjamín y subcampeón del Máster TTK.

El padre del joven, Juando Pascual, explica que «Roger empezó a jugar a los 3 años y medio con el Club Esportiu Amposta. Yo fui jugador profesional y posteriormente entrenador y él ha vivido este deporte desde pequeño». Juando sigue diciendo que «el primer regalo que tuvo al nacer fue una raqueta Babolat y desde entonces siempre ha sido su juguete preferido». Roger (categoría benjamín) es miembro del Real Club de Tennis Barcelona, aunque sigue viviendo en Amposta. Su padre se encarga de su preparación y entrena tres días con la Federació Catalana de Tennis.

Este 2016 el joven ha demostrado su calidad, y ya tiene en mente las competiciones que cubrirá en 2017, año en el que disputará todas las pruebas del Circuito Rafa Nadal y cuatro pruebas del Circuito TTK, además de competir a nivel internacional en cuatro torneos del Tennis Europe. Juando apunta que «hay que tener en cuenta que será su primer año como alevín. Los objetivos serán intentar clasificarse para el Máster Rafa Nadal y TTK».

Su ilusión

Roger, como él mismo comenta, tiene la ilusión de «llegar a ser tenis profesional», aunque es consciente de que esta profesión requiere mucho esfuerzo y dedicación. El tiempo dirá si el joven puede cumplir este gran sueño.

A la hora de definir a su hijo, Juando afirma que «su perfil no es el de un jugador talentoso, pero sí trabajador, constante y muy atento a las correcciones; cualidades que favorecerán mucho su desarrollo como tenista. Tiene ventajas interesantes respecto a sus rivales». Roger compite desde los cinco años, utiliza muchos recursos en pista, posee una gran visión de juego y sigue rutinas que hacen que sea muy profesional para su temprana edad. Se puede decir que es un jugador completo.

Respecto al tenista más admirado por Roger, su padre no duda en decir que «en este sentido cabe decir que Roger Federer ocuparía el primer puesto, sin duda, por su elegancia tenística y comportamiento dentro de la pista. Después, de cada jugador admira cualidades diferentes: de Nadal su fuerza mental; de Murray la constancia y de Monfils el hecho de que sea un showman».

Pero no todo es tenis en la vida de Roger, y tener una buena formación es de vital importancia. El pequeño cursa quinto en el Col·legi Consol Ferré de Amposta, y explica que «de mayor me gustaría ser tenista, pero si no puedo serlo, me encantaría ser maestro de educación física porque me gustan los profesores que tengo en el colegio». La anécdota, según explica su progenitor, es que «esto es lo único que pidió con ocho años en su carta a Papa Noel; con el paso del tiempo veremos si se le concede este deseo».

Sobre el rendimiento académico de esta joven promesa del mundo del tenis, Juando explica que «es un niño aplicado y muy responsable y trabaja mucho en clase; por ese motivo, la escuela nos da flexibilidad para que él pueda ir a entrenar a Barcelona. Además, en casa siempre le hemos dicho que los estudios son lo primero, y que si en alguna ocasión baja el rendimiento escolar, lo primero que recortaremos serán horas de entrenamiento».

Roger, a diferencia de otros niños, no centra su foco de atención en el mundo del fútbol, sino que es un apasionado del tenis dentro y fuera de la pista, como demuestra el hecho de que en su tiempo libre mira las mejores jugadas de Monfills o las mejores finales de la historia: «no sabemos si es bueno o malo, pero su vida está rodeada por el mundo del tenis».

Doble faceta

Juando ha estado en muchos clubes de la comarca del Baix Ebre (Tortosa, Roquetes, Ampolla), Montsià (La Ràpita-Amposta) y Baix Maestrat (Vinaròs-Benicarló), y actualmente lleva doce años en el Club Esportiu Amposta. El consejo que Juando da a su hijo como padre es que «disfrute con lo que hace y aproveche estas experiencias tan bonitas que está viviendo». Además, él lleva la preparación de Roger: «soy su entrenador, a pesar de que entrena tres días con la Federació supervisado por muy buenos profesionales con los que compagino las tareas de correcciones y trabajo en pista. Conmigo también se prepara en unas sesiones que él denomina Masterclas. Siempre le digo que escuche todos los consejos que le damos. También hay que destacar que este año hemos incorporado sesiones de preparación física con el técnico Joan Vizcarro».

Más allá de su faceta tenística y de estudiante, Juando destaca de Roger que «es un niño muy querido allá donde va. Transmite alegría, es muy divertido y amigo de sus amigos. Siempre nos han dicho que es un niño muy humilde, constante y trabajador».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También