Más de Deportes

Deportes Jóvenes campeones

Sara Salom, una carrera de obstáculos

La amazona de Altafulla es una de las promesas nacionales de la disciplina de salto formando tándem con Clear Concert, un Holsteiner de 11 años

Francesc Joan

Whatsapp
Sara Salom, saltando a lomos de Clear Concert. Foto: Cedida

Sara Salom, saltando a lomos de Clear Concert. Foto: Cedida

A Sara Salom (Altafulla, 1996) le costó separarse de su familia; del Centre d’Equitació de Torredembarra donde había empezado a montar en poni a los siete años; y de su ‘maestro’ Robert Pons, quien hasta entonces había guiado su trayectoria y cuyo ojo clínico le permitió adquirir a Clear Concert, su inseparable caballo de competición. Pero decidió dar el paso cuando en 2013 se le presentó la oportunidad de trasladarse a Madrid para seguir con su progresión en la especialidad del salto de obstáculos. Tuvo claro que en ningún otro lugar iba a tener las facilidades para combinar entrenamientos y estudios en la residencia Blume, como deportista de élite que es,  con los viajes y competiciones en esta exigente disciplina hípica.
La amazona tarraconense suma ya tres años y medio en la capital española. El Club de Campo Villa de Madrid se ha convertido en su segunda casa, en el lugar donde pasa buena parte del día entrenando junto a sus caballos bajo la atenta mirada de Alejandro Jordà, el hombre que le asesora en cada movimiento y pule sus defectos mientras monta.
Sara se halla ahora en plena pretemporada del que será su último año como joven jinete. Categoría en la que se proclamó subcampeona de España en 2015 y de la que ha formado parte siempre del equipo nacional.  Con la selección  fue cuarta en el último Europeo celebrado en Irlanda  -en el apartado individual se le escapó el podio en el ?último recorrido- y firmó excelentes resultados en algunos de los más prestigiosos concursos internacionales celebrados en Holanda y Bélgica.
En España también dejó muestras de su calidad al imponerse, por ejemplo, en el GranPremio de Madrid y meterse en el desempate final del Madrid Top Ten, donde se batió con los olímpicos en los Juegos de Río Edu Alvarez, a la postre vencedor, y Gerardo Menéndez, tercero por detrás de la altafullense.
Éxitos que Sara siempre comparte junto a ClearConcert, un Hosteiner de 11 años que en los próximos dos/tres debería alcanzar su mayor rendimiento.Con él afrontará los que serán sus grandes competiciones de este 2017, aunque también entrena  con sus dos nuevas adquisiciones, Cosmo77  (7 años) y Dona Granada (5 años), un caballo y una yegua de esa misma raza alemana. Sus dos predecesores, Clerice y Carisso, tienen nuevos propietarios en el Centre d’Equitació de Torredembarra a donde han regresado.
Primera prueba de fuego
La primera gran prueba de fuego de esta nueva temporada para la joven amazona será el concurso de Montenmedio (Cádiz), a finales de este mes de febrero, que reunirá a los mejores profesionales y amateurs del mundo;  para mayo tiene fijado en el calendario el Global Champions Tour de Madrid y posteriormente, la Copa de las Naciones y el Europeo de jóvenes jinetes.
Sara quiere despedirse con buenos resultados de su actual categoría antes de pasar a formar parte de la absoluta, donde se codeará con los mejores jinetes y amazonas del mundo. En 2018, si nada se tuerce, le encantaría competir en los Juegos Mediterráneos de Tarragona -la hípica se celebrará en el Club de Polo de Barcelona- y ser una de las representantes locales.

A Sara Salom (Altafulla, 1996) le costó separarse de su familia; del Centre d’Equitació de Torredembarra donde había empezado a montar en poni a los siete años; y de su ‘maestro’ Robert Pons, quien hasta entonces había guiado su trayectoria y cuyo ojo clínico le permitió adquirir a Clear Concert, su inseparable caballo de competición. Pero decidió dar el paso cuando en 2013 se le presentó la oportunidad de trasladarse a Madrid para seguir con su progresión en la especialidad del salto de obstáculos. Tuvo claro que en ningún otro lugar iba a tener las facilidades para combinar entrenamientos y estudios en la residencia Blume, como deportista de élite que es,  con los viajes y competiciones en esta exigente disciplina hípica.

La amazona tarraconense suma ya tres años y medio en la capital española. El Club de Campo Villa de Madrid se ha convertido en su segunda casa, en el lugar donde pasa buena parte del día entrenando junto a sus caballos bajo la atenta mirada de Alejandro Jordà, el hombre que le asesora en cada movimiento y pule sus defectos mientras monta.

Sara se halla ahora en plena pretemporada del que será su último año como joven jinete. Categoría en la que se proclamó subcampeona de España en 2015 y de la que ha formado parte siempre del equipo nacional. Con la selección fue cuarta en el último Europeo celebrado en Irlanda  -en el apartado individual se le escapó el podio en el último recorrido- y firmó excelentes resultados en algunos de los más prestigiosos concursos internacionales celebrados en Holanda y Bélgica.

En España también dejó muestras de su calidad al imponerse, por ejemplo, en el Gran Premio de Madrid y meterse en el desempate final del Madrid Top Ten, donde se batió con los olímpicos en los Juegos de Río Edu Alvarez, a la postre vencedor, y Gerardo Menéndez, tercero por detrás de la altafullense.

Éxitos que Sara siempre comparte junto a Clear Concert, un Hosteiner de 11 años que en los próximos dos/tres debería alcanzar su mayor rendimiento.Con él afrontará los que serán sus grandes competiciones de este 2017, aunque también entrena  con sus dos nuevas adquisiciones, Cosmo77  (7 años) y Dona Granada (5 años), un caballo y una yegua de esa misma raza alemana. Sus dos predecesores, Clerice y Carisso, tienen nuevos propietarios en el Centre d’Equitació de Torredembarra a donde han regresado.

Primera prueba de fuego

La primera gran prueba de fuego de esta nueva temporada para la joven amazona será el concurso de Montenmedio (Cádiz), a finales de este mes de febrero, que reunirá a los mejores profesionales y amateurs del mundo;  para mayo tiene fijado en el calendario el Global Champions Tour de Madrid y posteriormente, la Copa de las Naciones y el Europeo de jóvenes jinetes.

Sara quiere despedirse con buenos resultados de su actual categoría antes de pasar a formar parte de la absoluta, donde se codeará con los mejores jinetes y amazonas del mundo. En 2018, si nada se tuerce, le encantaría competir en los Juegos Mediterráneos de Tarragona -la hípica se celebrará en el Club de Polo de Barcelona- y ser una de las representantes locales.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También